Las ayudas al turismo  en el limbo

26 de agosto de 2021

Las empresas turísticas no terminan de recuperarse. El alivio de julio y agosto solo ha servido para dejar de perder dinero y frenar la sangría de las tesorerías de los distintos grupos turísticas tras más de 15 meses sin dejar de perder recursos, pero por detrás de esas grandes compañías hay otras muchas que están al límite y requieren que el rescate que solicitaron hace varios meses a la SEPI se materialice en algo concreto y útil .

Compartir en:

En la actualidad hay 17 compañías turísticas, de las cuales la mitad son hoteleras, que están esperando con urgencia que la SEPI, el organismo que gestiona el Fondo de Solvencia de Empresas Estratégicas, dotado con 10.000 millones de euros, conceda el visto bueno definitivo para recibir ayudas por valor de 1.110 millones, cifra superior a los 1.080 millones que se han concedido hasta el momento a cinco empresas: Air Europa (475 millones), Avoris (320), Duro Felguera (120), Tubos Reunidos (113) y Plus Ultra (53).
La lista la encabeza Hotusa, que reclama 320 millones de euros. La hotelera, cuya petición inicial fue de 190 millones, la tuvo que incrementar ante la prolongación de la crisis sanitaria desde principios de año. La cadena cuenta con una cartera de 200 hoteles en 20 países, opera con dos marcas (Eurostars y Exe) y cuenta con más de 4.000 trabajadores. La cadena llegó a ser el mayor grupo de Cataluña por facturación en 2019, superando los 1.000 millones de euros. El principal problema que se ha encontrado en la crisis es que una parte importante (en torno al 60%) de los hoteles que gestiona lo hace con contratos de arrendamiento, que, pese a renegociarlos a la baja, se han convertido en una losa en un escenario sin ingresos. Mientras que los ingresos de los hoteles vacacionales se han recuperado con la llegada de la temporada alta, los de los urbanos tardarán varios trimestres en volver hasta que la situación sanitaria no permita que los grandes eventos empresariales y las convenciones se celebren sin riesgos.

De las 17 compañías que esperan en la puerta de la SEPI a que la petición de liquidez sea atendida, siete, además de Hotusa, son hoteleras. Por el importe de las ayudas solicitadas, la siguiente en la lista es Hesperia, con 55 millones, que ya ha puesto en marcha un plan para que sus 28 hoteles y sus 4.500 habitaciones estén operativos en septiembre.En tercer lugar figura Room Mate, la hotelera fundada por Kike Sarasola, que al problema de la pandemia ha unido el de la salida del capital de Sandra Ortega. La firma solicitó 52 millones a la SEPI y todavía está a la espera de recibir el visto bueno.
En el grupo de las grandes hoteleras también figuran las cadenas Hoteles Playa y Selenta, con 50 millones cada una. Hoteles Playa cuenta con 36 establecimientos y 8.505 habitaciones, lo que le sitúa como la decimosexta cadena española por tamaño, la que mayor presencia tiene en Andalucía y la número 166 en todo el mundo. El grupo, cuyas marcas principales son Senator y Playa Hoteles, fue protagonista del último escarceo de Amancio Ortega, el fundador de Inditex, en el sector hotelero a través de su family office Pontegadea. En febrero, Cinco Días avanzó que Ortega abonó 25 millones de euros por la compra del hotel Senator Playaballena ubicado en Rota (Cádiz). El hotel de cuatro estrellas y 324 habitaciones está situado en una zona turística llamada Costa Ballena, entre Chipiona y Rota, donde se ubican urbanizaciones de apartamentos destinados a clase media-alta y un campo de golf.
El futuro de Selenta.la hotelera dirigida por Mestre, fundador y único propietario, cambió radicalmente este verano. Ahogada por la falta de ingresos y la deuda, la compañía solicitó 50 millones a la SEPI y a principios de 2021 arrancó las negociaciones con distintos fondos para vender su cartera de hoteles. Las conversaciones culminaron a finales de julio con la venta al fondo canadiense Brookfield de cuatro hoteles (Expo y Sofía en Barcelona, Don Carlos en Marbella y Mare Nostrum en Tenerife) por 440 millones. En enero ya vendió el hotel Nobu al fondo alemán ASG por 80 millones. El único activo que retuvo Mestre fue el hotel Expo Valencia. La lista de hoteles la culminan Soho Hotels, Abba Hotels y Hotelatelier, que han pedido 32,31 y 25 millones, respectivamente.

Fuera del sector hotelero destacan la petición de Naviera de Armas (Trasmediterránea), con 125 millones de euros y de la aerolínea Air Nostrum, con 103 millones. En el caso de la naviera, bonistas, bancos y empresa cerraron un pacto para salvar al mayor operador naviero entre la Península y Canarias con una inyección de 160 millones, a cambio de que los bonistas controlaran la compañía y tutelarán la reestructuración. Air Nostrum, una de las mayores empresas valencianas con 1.400 trabajadores, basó su petición en los 129 millones perdidos en 2020.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda