REUNION DEL ECOFIN

Calviño pedirá, en unas semanas, otros 10.000 M€

10 de septiembre de 2021

Apenas tres semanas después de recibir el anticipo de 9.000 millones de euros de los 70.000 millones en ayudas europeas a recibir en tres años, España se dispone a solicitar en breve el primer pago semestral de 10.000 millones de euros asociado ya a la consecución de los hitos pactados con Bruselas.

Compartir en:

Así lo ha revelado esta mañana la vicepresidenta Calviño, a su llegada a su llegada a Liubliania (Eslovenial) para participar en la reunión del Eurogrupo y el Ecofin que se celebran entre este viernes y sábado.
“Esperamos que ese desembolso de 10.000 millones se produzca en la segunda parte del año, en lo que queda de año en el curso, y en este mes de septiembre o de octubre realizaremos la solicitud”, ha detallado en declaraciones a los medios difundidas por el Ministerio.
Más allá, Calviño ha avanzado que las reuniones de este fin de semana tendrán como marco general analizar la robustez de la recuperación económica tras la crisis desatada por la pandemia del Covid, marco en el que instará a revisar las reglas fiscales antes de su puesta en marcha, y para avanzar en el desarrollo del pacto para una fiscalidad internacional común sobre las grandes multinacionales.
“España es un país comprometido con la responsabilidad fiscal”, ha reivindicado Calviño, defendiendo a la vez “la necesidad de revisar y modernizar las reglas fiscales que nos hemos dado” en la UE. “Tenemos que abordar esta reforma antes de que salgamos de esta situación excepcional provocada por la respuesta a la pandemia”, ha agregado, detallando que aspira a “una simplificación de las normas para adecuarlas a la realidad que estamos viviendo y a las necesidades de inversión derivadas de la recuperación”.

Una salida de la crisis que debe dejar una economía más “digital, verde y justa”, para que la recuperación “llegue a todos los ciudadanos europeos”, ha agregado. “No es ningún secreto que hay posiciones muy diferentes sobre cómo tenemos que abordar esta revisión de las reglas fiscales, pero es un debate necesario”, ha expuesto.
Las reglas fiscales europeas son las que marcan los objetivos de austeridad que la UE tuvo como catecismo durante la crisis financiera anterior pero que durante la pandemia ha dejado en suspenso desde primavera de 2020, y previsiblemente hasta consolidar la recuperación en 2023. Son las que marcan la senda de reducción de los desequilibrios presupuestarios, con ajustes para reducir el déficit excesivo (cuando supera el 3% del PIB) o para reconducir la deuda a umbrales no superiores al 60%.
España, que antes de la pandemia acababa de rebajar su déficit del 3% y continuaba con una deuda del 95% como consecuencia de la crisis financiera, ha visto saltar por los aires las costuras de sus cuentas públicas en 2020, cuando el agujero fiscal ha llegado al 11% y la deuda al 125% del PIB.

Aunque los denominados países “frugales” prometen plantar batalla en defensa de la ortodoxia, la propia Comisión Europea está decidida a impulsar una revisión de las reglas fiscales que haga “realistas” las sendas de reducción de la deuda pública, tal y como ha avanzado este viernes el vicepresidente de la comisión Europea, Vladis Dombrovskis, que ha abogado por buscar un equilibrio entre la sostenibilidad fiscal y el fomento de la recuperación económica.
“Algunos de los problemas identificados antes de la crisis ahora se han vuelto más pronunciados. Claramente necesitaremos sendas de reducción de deuda que sean realistas para todos los estados miembros, necesitaremos un equilibrio entre la necesidad de sostenibilidad fiscal y la de apoyar la recuperación económica”, dijo, recoge Efe, a su llegada al Eurogrupo.
“Entramos en una nueva fase con cierto grado de optimismo y hoy es importante debatir entre los ministros cómo coordinar mejor la fase que tenemos por delante porque este es el momento correcto, la prefinanciación {del fondo de recuperación europeo] está llegando a los estados miembros en una atmósfera más bien optimista", indicó por su parte el comisario de Economía, Paolo Gentiloni.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda