CRISIS ENERGETICA

El precio de la electricidad sigue desbocado 

15 de septiembre de 2021

El precio de la electricidad ha vuelto a experimentar otro aumento espectacular y llegará el jueves a 188,18 euros el megavatio hora (MWh), pulverizando el anterior máximo histórico, los 172,12 de este miércoles. El precio máximo, que se producirá entre las 22.00 y las 23.00 horas, se aproxima a los 200 euros (198,85) y el mínimo llegará a los 180 euros entre las cuatro y las siete de la mañana. 

Compartir en:

Las previsiones, pese a que las lluvias y tormentas que se han producido en gran parte de España podrían haber augurado un alivio, son peores por los precios que marca el gas, en sus cotas más altas.
La crisis energética está provocando ya cierta alarma social y una tormenta política a cuenta del aumento del recibo de la luz, que en agosto fue un 35% más caro que el mismo mes del año pasado. Las oscilaciones en el precio diario afectan a los consumidores acogidos a la tarifa regulada (PVPC), unos 10,5 millones, mientras que están exentos los que están en el mercado libre (unos 17 millones) y que negocian el precio con las comercializadoras. No obstante, los consumidores de este segmento también verán la repercusión de la subida en sus contratos más adelante, normalmente referenciados a una serie de cláusulas. Además, el aumento de los precios ha elevado la ponderación del consumo de energía en la factura de la luz y ya representa cerca del 50% del importe, frente al tercio escaso que representaba antes de la crisis energética. El resto del recibo está compuesto por impuestos (IVA e impuesto especial de la luz) y cargos (costes extrapeninsulares) y peajes.

Ante la situación, que afecta a toda Europa, el Alto Representante para la Política Exterior de la Unión Europea y vicepresidente de la Comisión, Borrell, ha abogado este miércoles por reformar el sistema europeo de fijación de precios de la electricidad, que está basado en un modelo marginalista en el que se toma como referencia el precio de la última energía en entrar a la subasta y, por tanto, la más cara. “Tarde o temprano, Europa tendrá que decir algo. El sistema tiene que ser revisado porque tiene demasiadas disfunciones. La traslación del coste del gas a otras energías cuyo coste de producción no tiene nada que ver con el precio de gas es algo que no tiene una justificación económica clara”, ha subrayado en declaraciones a RNE. Borrell afirma que finalmente este debate se abrirá en el seno de la Comisión Europea, dado que la subida de los precios de la electricidad afecta a todos los países, no solo a España. “En España tenemos un sistema donde se factura al precio de cada día y los incrementos de precios los notamos inmediatamente. En la mayoría de los países europeos, los contratos son a precio fijo anual y por tanto no lo notarán hasta finales de año, pero lo notarán, porque el precio del gas sube para todos”, ha explicado.


 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda