Evolución de la catastrofe

20 de septiembre de 2021

La erupción del nuevo volcán de La Palma avanza hacia la costa del valle de Aridane, arrasando a su paso casas, cultivos e infraestructuras. Hasta el momento, no ha provocado daños personales, pero está dejando una situación "desoladora" en la zona, en palabras del presidente del Cabildo, Mariano Hernández Zapata.

Compartir en:

Además de arrasar decenas de viviendas, el volcán ha provocado el cierre de siete carreteras, algunas sepultadas por la lava. Las vías afectadas son la LP301 (El Refugio del Pilar-San Isidro) y la LP212 (Tacande), en El Paso; la LP214 (Los Llanos-Mirador de los Brecitos), la LP211 (Las Manchas-Todoque) y la LP213 (Los Llanos-Tajuya-Todoque-Puerto Naos), en Los llanos, la LP105 (Los Tilos-El Apurón) y la LP2 en Tajuya. Además, el Cabildo de La Palma informa de la suspensión de las líneas regulares de guagua 210 (Los Llanos-Fuencaliente) y la 24 (Los Llanos-Puerto Naos).

La lava también se ha llevado por delante el colegio de Los Campitos en El Paso, donde estudiaban 23 alumnos. En el de Todoque, hacia donde se dirige ahora la lengua, cursan sus estudios otros 25. También peligra el de Todoque, en Los Llanos de Aridane. Educación mantiene, hasta nuevo aviso, la suspensión de las clases en El Paso, Tazacorte y El Paso.
De acuerdo con la información que las administraciones han recibido de los organismos científicos que vigilan el comportamiento del volcán, se espera que la colada de lava entre en el mar en la costa de Tazacorte, posiblemente en Playa Nueva, en Los Guirres. Los ríos de lava sepultarán comunicaciones terrestres, eléctricas y telefónicas y crearán una lluvia ácida cuando, en las próximas horas, lleguen al mar.

Así lo ha explicado el catedrático de Geología de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria José Mangas, quien ha detallado que las coladas de esta erupción de tipo estromboliano, caracterizada por pequeñas explosiones de materiales en estado pastoso, que suceden en pocos minutos u horas, acompañadas por derrames de coladas de lava, arrastran varios metros cúbicos de lava por segundo. El efecto de este fenómeno es la creación de diversas lenguas de lava de varios metros de ancho que van sepultando a su paso carreteras, viaductos, tendidos eléctricos y telefónicos y fundiendo las tuberías de pvc de las conducciones de agua potable, ya que la lava avanza a unos 1.100 grados de temperatura.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda