funcas

Los nuevos empleos en la banca

22 de septiembre de 2021

La pandemia ha acelerado la transformación en que estaba inmerso el sector bancario, principalmente en lo que a digitalización y exigencias regulatorias se refiere. Como consecuencia de este proceso, el empleo en el sector sufrirá cambios sustanciales en los próximos años, según The Future of Banking Jobs, elaborado por Funcas.

Compartir en:

El documento anticipa más fusiones y ajustes de plantilla, en especial fuera de España, en un contexto de necesidad de mejora de la rentabilidad y la eficiencia y de creciente competencia. Pero al mismo tiempo prevé que surjan nuevas oportunidades de empleabilidad y formas de organización del trabajo.
Los perfiles tecnológicos y los expertos en regulación y cumplimiento normativo serán los más demandados. Según datos recogidos por la publicación, los puestos de relación con el cliente aún son los más solicitados, seguidos por las ofertas de empleo en tecnologías de la información y análisis. No obstante, si se suman las actividades relacionadas con este ámbito que el sector suele externalizar, el tecnológico ya sería el perfil más demandado.
Los cambios relacionados con la tecnología generan nuevos empleos en las áreas de ciberseguridad, análisis crediticio, especialistas en programación de robots, arquitectos de blockchain y científicos de datos, entre otros, lo que implica reeducar a los empleados actuales y dar entrada a otros con conocimientos nuevos y con gran demanda.
De igual manera que la irrupción de las Bigtech y las fintech en el campo financiero es un reto para la banca, puede suponer una oportunidad de recolocación para empleados que abandonen el sector a medida que estas empresas vayan entrando en nuevos mercados y atraigan roles de banca tradicional, como servicios al cliente o asesoramiento financiero. Todo ello en el marco de una nueva estructura competitiva donde las plataformas, el trabajo en remoto y la flexibilidad son clave.
Como ya ocurrió tras la crisis financiera, la ingente regulación del sector ha provocado un incremento de empleos de compliance. Los datos del mercado suizo, por ejemplo, muestran que este perfil regulatorio, que incluye áreas como legal, compliance, auditoría y gestión del riesgo, ya es el tercero en el ranking de los más demandados.

Más allá de la digitalización y la regulación, el futuro del empleo en la banca también estará condicionado por factores exógenos y extraordinarios como los cambios demográficos -el envejecimiento de la población y un aumento en el enfoque a factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG)-, las excepcionales condiciones monetarias o las nuevas formas de competencia que afectan a todos los canales de distribución.

Durante esta crisis, las entidades financieras han actuado como un mecanismo clave para proporcionar créditos garantizados por los gobiernos tanto a particulares como a empresas. También se ha ampliado el papel social del sector, lo que podría crear nuevos puestos de trabajo y modificar la segmentación de los empleados dando lugar a la reorganización de equipos e incluso de departamentos. Ello supondrá un aumento de la demanda de personal con determinadas aptitudes que antes se pasaban por alto. Aquellas entidades que encuentren formas de generar efectos positivos para sus empleados y la comunidad en la que operan lograrán mayores tasas de fidelidad de los clientes, lo que reforzará tanto los ingresos como el empleo en el sector.
La publicación también advierte de que las divergencias regionales se intensificarán después de la pandemia. La recuperación posterior a la crisis será diferente según el área en la que opere cada banco. Estados Unidos, Asia y Europa ya han empezado a divergir en cuanto a la velocidad y resistencia de sus recuperaciones económicas. Esto significa que la evolución del empleo en el sector puede depender más de dónde se ubiquen los puestos de trabajo que de la propia institución.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda