industria coches

La automoción incrementa las dudas sobre su futuro

22 de septiembre de 2021

Los proveedores de automoción, han señalado la difícil situación que atraviesan ante la falta de algunos componentes, el encarecimiento de las materias primas y el incremento de los costes energéticos y logísticos.

Compartir en:

En el mes de junio, Sernauto ya alertó sobre dos problemáticas importantes que están afectando la recuperación de la industria de automoción como es el desabastecimiento de algunos productos claves para la fabricación de los componentes y sistemas de los vehículos y el sustancial incremento del precio de las materias primas. En una segunda encuesta realizada entre sus asociados, las empresas declaran que en los últimos meses siguen observando subida de precios en las materias primas que utilizan como son metales férreos y no férreos, plásticos, productos químicos y otros (por ej. cartones y embalajes). Aunque desciende el número de empresas que tienen problemas de desabastecimiento de componentes y materias primas, todavía cuatro de cada diez proveedores afirman que tienen desabastecimiento de microchips, semiconductores y componentes electrónicos.

Adicionalmente, en torno al 80% de las empresas han sufrido problemas de logística y casi el 90% de ellos no aprecia una mejoría respecto a los últimos meses. A estas cuestiones que siguen vigentes, se añaden ahora el alto precio de la energía que está impactando significativamente en la competitividad de los fabricantes de componentes. A más del 90% de las empresas que contestaron la encuesta les está afectando significativamente el incremento de los costes energéticos de las últimas semanas.

La caída de producción de vehículos originada por la falta de semiconductores y componentes electrónicos afecta a casi 9 de cada 10 empresas, existiendo una importante incertidumbre y volatilidad en la gestión de pedidos.Por todo ello, en términos de facturación, siete de cada diez empresas esperan una caída entre el 0 y 20% de sus ingresos, mientras que un 9% espera que la reducción sea superior al 30%. Solamente un 6% de los encuestados cree que no le afectará.
 
Esta situación de incertidumbre y volatilidad está provocando que las perspectivas del sector para el 2021 sean peores que las previstas antes del verano. Según las estimaciones de la Junta Directiva de SERNAUTO, la facturación crecerá en torno a un 6% respecto a 2020; y en lo que respecta al empleo, se estima que se lograrán mantener las cifras de empleo de 2020. La industria de componentes esperaba recuperar en 2021 gran parte de lo perdido en 2020 (con respecto a 2019), pero, dadas las circunstancias, no se prevé una recuperación hasta, al menos, mediados de 2022.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda