ANALISIS  LABORAL 

El crecimiento el 2º trimestre fue muy elevado

23 de septiembre de 2021

La EPA del segundo trimestre reflejó un  crecimiento muy elevado del empleo, con un aumento trimestral de 464.900 ocupados, lo que  elevó su cifra hasta los 19,67 millones. El aumento trimestral fue ligeramente más intenso entre los trabajadores asalariados (+2,50%, frente a un 2,33% entre los profesionales por cuenta propia). 

Compartir en:

El incremento fue especialmente intenso entre los asalariados temporales, con un crecimiento trimestral de un 7,96%, entre los ocupados a tiempo parcial (+5,17%), entre los trabajadores más jóvenes (menores de 25 años) y entre las mujeres.
Por su parte, la afiliación a la Seguridad Social también ha experimentado significativos crecimientos durante los últimos meses, pasando de 18,92 millones de afiliados medios en el mes de marzo a 19,59 millones en julio, un aumento de 670.826 afiliados en los últimos cinco meses. 
En paralelo a la recuperación de la afiliación se ha ido reduciendo el número de trabajadores en ERTE, pero no debe olvidarse que dentro de la cifra de trabajadores en alta de Seguridad Social se contabilizan aquellos que aún se encuentran en 
situación de ERTE.
La actual crisis ha incrementado el número devariables relevantes en el análisis del mercado laboral. Una de dichas variables es el número de trabajadores en ERTE, que en los peores meses de la crisis (abril y mayo de 2020) se situó por encima 
de los 3 millones de personas, con un máximo de 3,62 millones el 24 de abril del año pasado. En estos momentos la cifra está muy alejada de esos máximos, ya que totalizó 331.486 al cierre del mes de julio.
La dinámica de los ERTE refleja distintos comportamientos a lo largo de este último año y medio. Tras los máximos mencionados, se produjo un fuerte descenso hasta octubre de 2020, cuando la cifra se redujo hasta los 599 mil afectados. Pero a partir de entonces repuntó y se mantuvo estable entre noviembre de 2020 y enero de este año en el entorno de los 750 mil afectados. Tras un nuevo repunte en febrero (899 mil), lleva cinco meses consecutivos de descensos ininterrumpidos, lo que es indicativo de una progresiva recuperación y vuelta a la actividad de los trabajadores afectados. 
De hecho, desde principios de 2021 la cifra de afectados por ERTE se ha reducido en 424 mil personas, pasando de 755 mil al inicio de año a los actuales 331 mil.Aun así, todavía preocupa la composición sectorial, ya que una proporción muy elevada de trabajadores en ERTE se concentra en sectores relacionados con la actividad turística y existe el riesgo de un empeoramiento en su situación tras la campaña de verano. A final de julio se encontraban en ERTE 55.443 trabajadores en Servicios de alojamiento, 78.015 en Servicios de comidas y bebidas, 15.536 en Agencias de viajes y operadores turísticos y 45.844 en Comercio, lo que totaliza 194.838 trabajadores. Es decir, casi 6 de cada 10 (el 58,7%) de los afectados por ERTE proceden de un núcleo de sectores muy condicionados por el dinamismo del turismo. 

Durante el segundo trimestre del presente año el número de trabajadores en el sector público aumentó en 42.200 personas, hasta alcanzar un total de 3,44 millones de ocupados, la cifra más alta de empleo en el sector público de toda la serie histórica. Dicha cifra supone el 17,5% del total de ocupados del país. Pese a encontrarnos en momento de récord y a que esta última proporción en relación con el empleo total es elevada, el 17,5% no es la proporción más alta de la historia del empleo público en España, ya que en la anterior crisis se alcanzó el 18,0% (2012T1), como consecuencia de la fuerte destrucción de empleo en el sector privado, lo que elevó la proporción del empleo público en el total.
En el momento previo al inicio de la actual crisis, el empleo público se situaba en 3,23 millones de personas y equivalía al 16,3% del empleo total en España. Desde el inicio de la crisis se ha producido un fuerte aumento del empleo público -no solo en actividades vinculadas a Sanidad o Educación, sino en otros ámbitos y administraciones-, al mismo tiempo que sucedía lo contrario con el empleo 
privado. Dentro del conjunto del empleo público actual, el nivel de temporalidad es elevado, ya que un 30,6% de los ocupados públicos desarrollan su actividad contratados de manera temporal -un total de 1,05 millones de ocupados, lo que 
convierte al sector público en el mayor sector generador de temporalidad en España-, una proporción que se ha elevado casi tres puntos respecto a los niveles precrisis (27,8% en 2019T4). reducción del paro durante la  primavera y verano
El segundo trimestre del año se ha caracterizado por el inicio de un período de significativo descenso del desempleo, en paralelo con la recuperación de la actividad económica en numerosos sectores. Entre abril y julio las cifras de paro registrado se han reducido en más de medio millón de personas, al pasar de 3,95 millones a final 
del mes de marzo a 3,42 millones a final de julio 
Es cierto que en dichos meses la estacionalidad es siempre positiva para el desempleo -lo que no sucede en los meses de otoño, en los que no es extraño medir incrementos del paro registrado-,  pero también en términos desestacionalizados la 
evolución del paro registrado se ha caracterizado por descensos en estos últimos meses.

También la EPA del segundo trimestre se caracterizó por un descenso del paro, aunque mucho más modesto que el medido a través del paro registrado. Según el INE, en el segundo trimestre el desempleo se redujo en 110.100 personas, lo que situó la cifra de parados EPA en 3,54 millones y la tasa de paro, que se redujo siete 
décimas durante el trimestre, alcanzó un valor de un 15,26%. Además, se ha reducido en 68 mil el número de hogares con todos sus miembros activos en paro, aunque todavía su cifra se eleva hasta los 1,16 millones de hogares. 
Aunque la senda del paro marca una clara tendencia descendente, no debe olvidarse que la tasa de paro todavía se encuentra casi un punto por encima de la existente en el momento previo al inicio de la crisis y que, por tanto, la vuelta a escenarios precisis todavía está lejana en el tiempo.la contratación, aunque creció 
respecto a 2020, se mantuvo todavía lejos de años precrisis
La contratación ha crecido de manera muy intensa en términos interanuales durante todos los meses de la primavera y verano, especialmente en abril y mayo, cuando el mes de comparación en 2020 reflejaba el momento más bajo de actividad 
Informe trimestral predicciones mercado laboral. 

Pese a la intensidad de la recuperación mencionada, es destacable resaltar que el volumen de contratación se ha mantenido por debajo, en los meses referidos, a los medidos en 2019. Entre abril y julio de dicho año se firmaron 8,03 millones de contratos, lo que supone un 18,6% más de lo firmado en 2021. El mercado laboral, también en términos del dinamismo que refleja la contratación, se encuentra aun lejos de los años inmediatamente anteriores a la crisis. En este sentido se observa cierta asimetría en función de las modalidades de contratación, puesto que en los últimos cuatro meses la contratación indefinida se ha situado un 8,4% por debajo de la medida en los mismos meses de 2019, mientras que la contratación temporal se sitúa un 19,6% por debajo
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda