UNA SEMANA DE ERUPCION

La situación se agrava

26 de septiembre de 2021

El volcán de La Palma, cumple una semana desde su erupción, y mantiene activos al menos cuatro centros emisores y la lava fluye en dos coladas, si bien el magma ha reducido su velocidad. En efecto, según el balance oficial, la intensificación de la actividad eruptiva registrada desde el viernes sigue los cánones habituales de una erupción volcánica fisural de carácter estromboliano típica de Canarias.

Compartir en:


Por lo tanto, los fenómenos explosivos que se están produciendo dentro del proceso eruptivo son normales, aunque no se pueden descartar situaciones de peligro. Los dos centros emisores surgidos el viernes se fusionaron en uno y la rotura parcial del cono del volcán causó una colada con mayor fluidez y se estudia si la nueva boca abierta durante la mañana del sábado es una de las antiguas por las que ha vuelto a emerger lava.
Se mantiene en rojo el semáforo volcánico y el nivel 2 de la situación del Plan Especial de Protección civil y atención de emergencias por riesgo volcánico de Canarias (Pevolca).

Según las estimaciones del programa de satélites de observación de la Tierra de la Unión Europea, Copernicus, desde el inicio de la erupción del volcán de Cumbre Vieja el pasado domingo hay 212 hectáreas cubiertas por la lava y 461 edificaciones destruidas, a fecha 25 de septiembre a las 06:50 UTC. Además, el volcán ha afectado a 17,7 kilómetros de carreteras, de los que 16,4 kilómetros están destruidos.


Este domingo se reúne de nuevo el Pevolca y va a evaluar la posibilidad de que las últimas personas desalojadas en la tarde del viernes de Tajuya, Tacande de Abajo y Tacande de Arriba puedan regresar a sus casas. Alrededor de 6.000 vecinos han tenido que ser desalojados desde el pasado domingo, según el recuento del Departamento de Seguridad Nacional.
La sismicidad continúa en bajos niveles, aunque no se descarta que pudieran producirse movimientos sísmicos que alcancen magnitud 4, superiores a los registrados en las últimas horas, el mayor de magnitud 2.7.

Los científicos de la Red Geodésica Canaria han registrado un proceso de deflación en las últimas 24 horas en la zona del volcán, lo que indicaría una disminución de la presión en el sistema magmático. Así lo ha informado el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), que ha matizado que estos datos no implican que la erupción se esté acercando a su finalización.

En cualquier caso, ha señalado que se precisan de más datos y de diferentes parámetros para poder hacer previsiones correctas sobre la evolución a medio plazo de la actividad eruptiva.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda