Según el FMI la inflación tiene un comportamiento desigual en función de cada economia

El IPC frena, pero la inflación subyacente sigue subiendo

30 de agosto de 2022

Los precios frenaron levemente su ascenso en agosto hasta aumentar el 10,4% en términos interanuales, según un primer avance del IPC publicado por el Instituto Nacional de Estadística. Este organismo ha atribuido esta moderación, a la bajada de los precios de los carburantes y, en menor medida, de los combustibles líquidos.

Compartir en:

Por el contrario, en agosto subieron los precios de la electricidad, que sigue en máximos; de los alimentos; de la restauración y de los paquetes turísticos, entre otros. Con todo, en esta primera estimación el instituto no ofrece detalles sobre el impacto de cada partida.

El dato de agosto, que deberá ser confirmado por Estadística a mediados del mes que viene, es cuatro décimas inferior al pico alcanzado el pasado mes de julio, cuando el IPC se situó en el 10,8%, su nivel más alto desde septiembre de 1984. Con esta moderación de cuatro décimas, la inflación acaba con una racha de tres meses consecutivos de ascensos en su tasa interanual: en mayo escaló hasta el 8,7%; en junio superó los temidos dos dígitos (10,2%) y en julio se disparó hasta el 10,8%. Agosto es, por tanto, el tercer mes consecutivo en el que la inflación supera las dos cifras.

Sin embargo, la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos), aumenta tres décimas, hasta el 6,4% y, de confirmarse, sería la más alta desde enero de 1993. Esta tasa refleja un contagio de la espiral inflacionista a los productos menos volátiles y no directamente afectados por la crisis energética o el encarecimiento de los alimentos. El alza del IPC subyacente, tres décimas, es la más baja desde enero.
Esta escalada de los precios, iniciada en el último cuatrimestre del año pasado y agravada desde que estallara la guerra de Ucrania en febrero, está mermando notablemente el poder adquisitivo de los trabajadores en general. En el caso de los asalariados, los salarios pactados en convenio hasta julio reflejan que los sueldos suben una media del 2,5%, con lo que están perdiendo cerca de ocho puntos de poder de compra.

Calviño confía en que la inflación se modere

La vicepresidenta primera Calviño, ha asegurado que el recorte de la inflación hasta el 10,4% en agosto refleja que este indicador "ha empezado a moderarse" y ha vaticinado que seguirá "en esa senda de descensos" en los próximos meses.

No obstante, Calviño, en declaraciones a TVE, ha señalado que todo dependerá de factores exógenos, como la guerra y el funcionamiento de las cadenas de suministro. Por eso, ha dicho, es importante que la política económica del Gobierno siga siendo "coherente y responsable para abordar de la mejor manera esta situación tan incierta". La vicepresidenta ha recordado que los picos de inflación se alcanzaron coincidiendo con el inicio de la guerra y los cortes de gas y petróleo desde Rusia a Europa, y ve "normal" que la inflación subyacente haya escalado hasta el 6,4% en agosto, pues está reflejando los mayores costes de producción por los altos precios de la energía y de otros bienes y materias primas. "Pero esta tendencia tiene que frenarse en los próximos meses para que se cumplan las previsiones del Banco Central Europeo (BCE) y del Banco de España de que volvamos a niveles más normales el año próximo", ha apuntado la vicepresidenta. Calviño ha resaltado que no sólo los carburantes han tenido un papel importante en la moderación de la inflación en agosto hasta el 10,4%, también las medidas del Gobierno, que están ayudando a contener la inflación y a "aliviar" los bolsillos de los ciudadanos.

En este sentido, ha insistido en que el objetivo "de todos" debe ser contener la inflación, por lo que ha abogado nuevamente por un pacto de rentas, de carácter plurianual, que contemple moderación de salarios y de beneficios empresariales para evitar una espiral inflacionista. "Los agentes sociales se han comportado con una enorme responsabilidad y con ellos hemos tomado decisiones y reformas muy importantes, como la laboral, que están ayudando a nuestro país. Yo confío en que sigan actuando con esa responsabilidad (...) Desde el Gobierno vamos a ayudar a ese pacto de rentas, vamos a seguir arrimando el hombro y confío en que todos estén a la altura de las circunstancias", ha subrayado Calviño, que ha añadido que algunas de las medidas que ha adoptado el Gobierno pueden contribuir a que se alcance dicho pacto.

En lo que respecta al salario de los empleados públicos, la vicepresidenta primera ha señalado que se está negociando subirlo entre Hacienda y los sindicatos, pero que dicha subida debe evitar una espiral inflacionista. "Vamos a tratar de encontrar un alza que nos permita proteger los salarios pero evitando una espiral inflacionista. El objetivo de todos debe ser contener la inflación. La moderación tanto de los salarios como de los márgenes empresariales es clave para evitar entrar en una espiral inflacionista y desde el Gobierno todas las medidas que estamos tomando van en esta dirección", ha argumentado.

Por otro lado, preguntada por la publicación el próximo viernes de los datos de paro y afiliación de agosto, la vicepresidenta primera ha señalado que "todos los datos apuntan a una evolución normal en el mes de agosto" y que "nada apunta a una ralentización muy intensa".Calviño ha señalado además que, con los datos disponibles hasta el momento, "que son pocos", los indicadores del tercer trimestre apuntan a que continuó el crecimiento de la economía española.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda