Sanidad "aumenta la evidencia" de que ómicron "escapa a la inmunidad por la vacuna"

05 de diciembre de 2021

El Ministerio de Sanidad ha advertido de que «aumenta la evidencia» de que la variante ómicron de la COVID-19 «escapa a la respuesta inmunitaria originada por las variantes previas y por las vacunas».

Compartir en:

«Desde la última actualización, se han detectado numerosos casos de ómicron a nivel mundial y aumentan las evidencias de que esta variante escape a la respuesta inmunitaria originada por las variantes previas y por las vacunas», recoge el Ministerio en la actualización de la Evaluación rápida de riesgo de ómicron, publicada este viernes. Plantea una gran preocupación de que pueda estar asociada con una reducción significativa en la efectividad de la vacuna y un mayor riesgo de reinfecciones»

El informe, firmado por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), dirigido por el doctor Simón, apunta que ómicron «es la más divergente genéticamente» de las que se ha detectado durante la pandemia, lo que «plantea una gran preocupación de que pueda estar asociada con una reducción significativa en la efectividad de la vacuna y un mayor riesgo de reinfecciones». Al respecto, los expertos del CCAES detallan que «varios» de los cambios en la secuencia que codifica la proteína de la espícula (puerta de entrada del virus) de la variante ómicron se han descrito anteriormente y «están asociados con el escape inmunológico de los anticuerpos neutralizantes u otras propiedades».
En este punto, citan el ejemplo de una variante sintética descrita previamente con 20 mutaciones en la proteína de la espícula que «se asoció con un escape casi completo de la neutralización por sueros convalecientes y vacunados». «Como ómicron porta aún más mutaciones en el gen S en comparación con la variante sintética, se espera un efecto muy significativo sobre la neutralización», alertan los técnicos.

¿Protección por las células t?
Sin embargo, los técnicos del CCAES aclaran que «el potencial de escape inmunológico de los anticuerpos no neutralizantes y las células T de memoria dirigidas a proteínas no superficiales es más difícil de determinar». En diversos estudios, se ha comprobado que las vacunas también aumentan las células T de los pacientes para hacer frente al virus, de forma que se podría contar con un tipo de inmunidad diferente a los anticuerpos.
«Las respuestas de las células T de memoria pueden ofrecer una ruta hacia la inmunidad duradera y la protección contra el desarrollo de enfermedad grave, incluso en situaciones en las que la evolución del virus conduce a mutaciones de proteínas de la espícula que escapan a los anticuerpos neutralizantes preexistentes», esgrimen.

El informe recoge los datos de un análisis de reinfección en Sudáfrica que ha analizado datos de la vigilancia epidemiológica con 2.796.982 casos con muestras entre el 4 de marzo de 2020 y el 27 de noviembre de 2021. Aunque se observaron aumentos en el riesgo de infección primaria después de la introducción de las variantes Beta y Delta, no se observó un aumento correspondiente en el riesgo de reinfección. Por el contrario, la propagación reciente de la variante ómicron se ha asociado con «una disminución del riesgo de infección primaria y un aumento del riesgo de reinfección». «Este hallazgo de confirmarse, tendría importantes implicaciones para la planificación de la salud pública, particularmente en países como Sudáfrica con altas tasas de inmunidad a infecciones previas», resaltan los expertos.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda