El transporte de mercancías por carretera repuntó

25 de enero de 2022

Según el Observatorio Sectorial DBK la pandemia de la COVID-19 rompió en 2020 la tendencia al alza que el valor del mercado ibérico de transporte de mercancías por carretera había mantenido en ejercicios anteriores.

Compartir en:

Así, la facturación del sector disminuyó en ese ejercicio un 5,1%, situándose en 17.550 millones de euros. El mercado español mostró un comportamiento algo más desfavorable, registrándose una tasa de variación negativa del 5,2%, frente a la caída del 4,6% en Portugal.
La reducción de los desplazamientos internacionales y del comercio exterior provocada por la pandemia provocó que el segmento de transporte internacional mantuviese en 2020 la evolución más negativa, contabilizándose un descenso de facturación superior al 7% en el conjunto del mercado ibérico.

Para el cierre de 2021 se estima un volumen de negocio global de 18.800 millones de euros, lo que supone un crecimiento de alrededor del 7% con respecto a 2020, superándose ligeramente la cifra contabilizada en el año 2019. A pesar del repunte de la demanda, a corto plazo se espera una fuerte presión sobre los márgenes de rentabilidad, derivada de la tendencia alcista de los costes, principalmente de los carburantes y de la mano de obra. La oferta sectorial se caracteriza por la elevada atomización, existiendo un elevado número de empresas de pequeño tamaño. Se observa, además, una alta participación de trabajadores autónomos, que por lo general explotan un único vehículo. En 2020 operaban en el conjunto del mercado ibérico 112.142 empresas transportistas, un 1,2% más que las existentes en el ejercicio precedente. De ellas, 104.424 eran operadores domiciliados en España, mientras que en Portugal existían 7.718 empresas.

El parque de vehículos de transporte público de mercancías se cifró en 275.864 unidades, de los que 257.462 pertenecían a empresas españolas y los 18.402 restantes eran propiedad de compañías portuguesas. Resulta, por tanto, una media en el conjunto del mercado ibérico de 2,3 vehículos por empresa, cifra que refleja el pequeño tamaño medio de las flotas y la atomización de la oferta.

A este respecto, la cuota de mercado conjunta de los cinco primeros grupos del mercado ibérico se situó en 2020 en torno al 13%, en tanto que los diez primeros reunieron tan solo el 19%.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda