RANDSTAD, INFOJOBS,FUNCAS: claroscuros de lo datos de paro

02 de febrero de 2022

El comportamiento del mercado laboral durante enero ha sido en general positivo, ya que se ha mejorando el comportamiento de dicho mes en años anteriores, pese a que estacionalmente es el peor mes del año.

Compartir en:

La afiliación ha registrado el mejor comportamiento desde 2018. Además, aumenta de manera significativa en términos desestacionalizados. Los ERTE causados por la crisis del COVID-19 han dado una mala noticia, al repuntar en enero. A final de enero, los afectados por ERTE ascendían a 117 mil afectados. El paro registrado, por su parte, ha experimentado en enero el menor aumento en dicho mes en los últimos 25 años. Finalmente, la contratación ha crecido de manera intensa en términos
interanuales.
La afiliación a la Seguridad Social en enero descendió en 197.750 personas, un descenso de un 1,00%, el mejor comportamiento de esta variable en dicho mes desde 2018. Debe tenerse en cuenta
que los afectados por ERTE, que se incluyen dentro del total de afiliados, se han situado a final de enero en 116.821 trabajadores, y que también se incluyen 110.831 autónomos con actividad reducida. La serie desestacionalizada de afiliados refleja, no obstante, un aumento notable de la afiliación en enero y
se vuelve a acelerar su variación interanual, hasta un 4,24%. La cifra total de afiliados desciende hasta los 19,63 millones de personas.
La contratación descendió un 5,07% respecto a diciembre, con un total de 1,59 millones de contratos. En comparación con el mes anterior, el descenso de la contratación se ha producido solo en
la temporal (-9,96%) ya que ha crecido la indefinida (+37,34%). En términos interanuales, la contratación indefinida creció un 92,18% mientras que la temporal aumentó un 15,23% respecto a las
cifras de enero de 2021.
El paro registrado creció en enero en 17.173 personas (+0,55%), el menor aumento del paro en dicho mes de los últimos 25 años. En términos desestacionalizados el comportamiento es positivo,
puesto que refleja un gran descenso del paro registrado en el mes. La cifra total de parados registrados queda situada en los 3,12 millones de personas.
El paro registrado descendió, en términos desestacionalizados, en 75.210 personas durante el mes de enero, lo que refleja un comportamiento positivo en dicho período. La serie desestacionalizada de la afiliación a la Seguridad Social refleja en enero un aumento de 70.814 personas respecto a diciembre, equivalente a un incremento del 0,36%, lo que afianza el comportamiento positivo que también se midió en el mes anterior y encadena nueve meses consecutivos con mejoras en la serie desestacionalizada.
En términos interanuales, la afiliación desestacionalizada crece un 4,24%, al compararse enero de 2022 con el mismo mes de 2021, un mes todavía muy afectado por la crisis. El crecimiento anual referido supone una aceleración de 1,6 décimas respecto a las cifras del mes de diciembre.

Hostelería y Comercio, los sectores con mayor caída del empleo.

Solo creció la afiliación en Información y Comunicaciones
La afiliación a la Seguridad Social ha descendido en todas las comunidades autónomas en enero, mientras que ha crecido en las dos ciudades autónomas. Los mayores descensos se han medido en Cataluña (-36.617), Andalucía (-31.741) y Comunidad Valenciana (-28.624). El paro registrado aumentó en 14 comunidades y en Ceuta. El mayor aumento se midió en Andalucía (+19.924) y el mayor descenso, en la Comunidad Valenciana (-12.188).
Por sectores, la afiliación en enero registró caídas casi sin excepción, siendo las más notables en Hostelería (-56.663), Comercio (-39.331) y Actividades Administrativas (-26.226). Por el
contrario, los únicos sectores en los que que ha crecido el empleo en enero fue el de Información y Comunicaciones (+1.229) y Educación (+471).
El crecimiento anual de la contratación, 22,57%, mucho más intenso en el caso de la Indefinida La contratación ha descendido respecto al mes de diciembre. El descenso, de un 5,07%, ha venido explicado en exclusiva por la contratación temporal, ya que ha crecido la indefinida. En total, en el mes de enero se firmaron 1,59 millones de contratos, mientras que en enero de 2021 solo se firmaron1,30 millones de contratos.
En el caso de la contratación indefinida se firmaron 238.672 contratos en enero, lo que supone 64.888 más que en diciembre (+37,34%), mientras que la contratación temporal, con 1,36 millones de contratos en enero, registró un descenso intermensual de 150.106 contratos (-9,96%).
En términos interanuales, la contratación ha crecido de manera significativa, al compararse con enero de 2021, un mes todavía muy afectado por la crisis, y refleja un aumento de un 22,57%, con crecimientos tanto en la indefinida (+92,18%) como en la temporal (+15,23%).

Hostelería, el sector más penalizado por la sexta oleada

Desde mediados de diciembre de 2021 la sexta oleada se empezó a sentir de manera muy intensa en las cifras de contagios por COVID-19 y muchas regiones volvieron a adoptar medidas restrictivas en determinados sectores de actividad, muy especialmente en el de Hostelería, con la introducción del
pasaporte covid y restricciones de aforo y horarios. Esta circunstancia, unida a la propia estacionalidad del mes de enero, que es negativa para dicho sector, ha provocado que sea la Hostelería el sector más penalizado en términos de pérdida de empleo en el pasado mes. En concreto, las cifras de afiliación se redujeron en 56.663 personas en el sector, lo que redujo la cifra de empleos en el mismo por debajo del millón y medio, hasta los 1,46 millones.
Además, el sector de Hostelería sigue siendo el que cuenta con un mayor número de trabajadores
afectados por ERTE a final de enero. Del total de 116.821 afectados por ERTE a final del pasado mes, 38.962 proceden del sector de Hostelería. Y, de hecho, supone un aumento de más de 2 mil afectados en solo un mes, ya que a final de diciembre los trabajadores del sector que se encontraban en ERTE se cifraban en 36.577, lo que constituye una senda negativa que solo se corregirá cuando se alivien las restricciones fruto de la mejora en las condiciones sanitarias

INFOJOBS: Un mal mes para el empleo femenino

El mes de enero nunca trae buenos datos para el mercado laboral y este año 2022 no ha sido una excepción. De acuerdo con los datos publicados hoy por los ministerios de Trabajo y de la Seguridad Social, la afiliación ha bajado en 197.750 (un 1 %) y el desempleo se ha incrementado en 17.173 personas (un 0,55 % más que en diciembre).

Este dato del paro es el segundo mejor en enero de toda la serie histórica, pero tiene una cara negativa: todas las afectadas han sido mujeres (17.431 paradas más), mientras que entre los hombres el desempleo ha bajado (258 parados menos). Un desequilibrio por género muy acentuado. En general, estas cifras responden a la previsible lógica de este periodo, con la finalización de los refuerzos del periodo navideño en comercio y hostelería. Si se eliminan estos factores, con las series desestacionalizadas, la afiliación alcanza los 19,9 millones de trabajadores y suma su noveno mes consecutivo de subidas. Esa cifra, que roza la barrera psicológica de los 20 millones, es la más alta de toda la serie histórica. Se puede, por tanto, concluir que, pese al esperable bache de enero, el mercado laboral continúa por la buena senda.

Pero al margen de estos grandes indicadores, hay un detalle que merece la pena observar ahora que la reforma laboral está a las puertas de su tramitación parlamentaria. Se trata de la tipología de los contratos que se han firmado en enero: han sido casi 1,6 millones, de los cuales 238.672 son indefinidos y 1.357.660 son temporales. Eso significa prácticamente un 15 % de contratos fijos y un 85 % de duración determinada. Aunque haya una desproporción tan grande entre ambos tipos de contratos, lo cierto es que ese 15 % de indefinidos es la tasa más alta registrada hasta ahora y supone cinco puntos porcentuales más que los meses de enero de los tres años precedentes.

Ese desequilibrio entre contratos temporales e indefinidos es lo que pretende corregir la reforma laboral aprobada el pasado mes de diciembre y que ahora inicia su tramitación parlamentaria. Pero atribuir a este cambio legislativo todo el incremento de la contratación indefinida en el primer mes de vigencia de la norma es demasiado apresurado. En parte, porque las empresas tienen hasta el 30 de marzo para adaptarse. Y, además, existe una tendencia de fondo en los últimos meses que apunta a la conversión de los dubitativos contratos indefinidos firmados a lo largo de la pandemia en contratos fijos a medida que la situación socioeconómica se estabiliza. Habrá que esperar un plazo razonable y disponer de una cantidad suficiente de datos para sacar lecturas útiles sobre el mercado laboral, al margen de euforias y negativismos propios del debate político.

FUNCAS: El número de ERTEs se estanca

El número de afiliados a la Seguridad Social se redujo en 197.000 en enero, un mes estacionalmente muy negativo para el empleo. Una vez eliminado el efecto de estacionalidad, la afiliación se incrementa en 70.000 (cifras desestacionalizadas por Funcas). Esta es la cifra más elevada de la serie histórica que arranca en 2002 –aunque inferior a los fuertes ascensos mensuales registrados entre junio y noviembre del pasado año.

El empleo privado no agrícola aportó la mitad del incremento total de enero (según estimaciones de Funcas), y supera el nivel prepandemia ya desde el mes de noviembre. No obstante, en términos efectivos, es decir descontando los que se encuentran en ERTE, aún faltan unos 20.000 para recuperar dicho nivel.
Por otra parte, el número de trabajadores en situación de ERTE apenas descendió en 2.700 a lo largo del mes, hasta 117.070 (si bien el descenso de la media mensual ha sido de 11.500), y el número de autónomos con prestación se mantiene en cifras incluso algo superiores a las de los meses anteriores.
La afiliación ha aumentado en todos los grandes sectores salvo en la agricultura. No obstante, dentro de los servicios, en el caso concreto de la hostelería, la afiliación en términos desestacionalizados descendió en enero, y el número de trabajadores en ERTE aumentó con respecto al mes anterior.
El paro registrado sigue descendiendo con intensidad
El número de desempleados registrados aumentó en 17.173, un incremento muy reducido para un mes de enero. En términos desestacionalizados equivale a un descenso de unos 70.000. Se trata, al igual que ocurre con la afiliación, de una cifra muy relevante en comparación histórica, aunque sensiblemente inferior a las registradas entre junio y noviembre del pasado año.
El número de contratos registrados creció un 22,6% interanual, aunque con cifras desestacionalizadas se redujo un 7% con respecto al mes anterior. En esos mismos términos desestacionalizados, los contratos indefinidos aumentaron un 8% y los temporales bajaron un 9%. No obstante, aún es pronto para saber cuál es el impacto de la reforma laboral en la contratación, habida cuenta del periodo transitorio previsto en la nueva normativa.
El número de beneficiarios de prestaciones por desempleo es inferior al del mismo mes de 2019
El número de beneficiarios de prestaciones por desempleo en diciembre de 2021 fue de 1,8 millones, una cifra inferior a la del mismo mes de 2019. No obstante, el gasto en prestaciones por desempleo aún supera la de entonces. La tasa de cobertura fue del 62,6%, inferior a la del mismo mes del año anterior y de 2019. En el conjunto de 2021, el gasto en prestaciones por desempleo fue de 26.360 millones de euros, un registro inferior en un 27,6% al de 2020, pero aún superior en un 38,5% al de 2019.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda