VIVIENDA : inflación y pandemia hacen subir los precios de sus reformas

07 de julio de 2022

En un año el precio medio de una reforma estándar ha pasado de 500 euros/m^2 a los 650 euros/m^2 actuales. Los materiales relacionados con la madera, el cobre, el aluminio y el cristal son los que más han subido de precio al ser importados de China.

Compartir en:

No obstante, la reforma integral de una vivienda para su posterior venta puede generar una revalorización de hasta el 50% del precio del inmueble y una rentabilidad de hasta un 14% para el inversor. Además, el periodo medio de venta se reduce a la mitad. Según los datos del informe, de donpiso, el tiempo medio de un proyecto de reforma en una vivienda media en España está fijado en torno a los 2-3 meses en función de la superficie del inmueble. Si en un piso de 70 m^2 una reforma integral puede finalizarse en 2 meses, para un piso de 200 m^2 serán necesarios alrededor de 6 meses.

En este contexto, la compañía subraya que todos los materiales relacionados con la madera, el cobre, el aluminio y el cristal son los que más han subido de precio precisamente porque se importan de China o, en el caso de reformas de alta gama, de Italia. “Hay algunos materiales que aún no han tocado techo en su precio”. Según los datos del informe de la inmobiliaria, el tiempo medio de un proyecto de reforma en una vivienda media en España está fijado en torno a los 2-3 meses. No obstante, esta cifra irá en función de la superficie del inmueble. Si en un piso de 70 m^2 una reforma integral puede finalizarse en 2 meses, para un piso de 200 m^2 serán necesarios unos 6 meses.

Los inversores rentabilizan su inversión e invierten entre el 15 y el 18% sobre el total

La inmobiliaria informa de que invertir en la reforma de una vivienda para su posterior venta es rentable por el interés de los compradores en adquirir una vivienda “para entrar a vivir”, estando dispuestos a pagar el sobrecoste y evitando así iniciar una reforma con presupuesto y plazos indeterminados. En este sentido, desde la inmobiliaria indican que la operación siempre va a ser rentable salvo si el inmueble se ha comprado por encima de su valor de mercado.

“Evidentemente, la decisión del propietario también irá en función de la prisa que tenga por vender y el presupuesto del que disponga para llevar a cabo la obra. Cada caso es un mundo. Un particular que necesita vender cuanto antes para contar con liquidez no hará reformas. Pero si un vendedor dispone de tiempo y de capacidad financiera, reformar para después vender acelera el proceso de venta y revaloriza el activo”, afirma Vázquez, socio fundador y subdirector general de donpiso. La inversión recomendada en la reforma oscila entre el 15% y el 18% sobre el valor total del inmueble, aunque puede ser más en función de las necesidades de cada caso. Como es lógico, el coste de la reforma sobre el total tenderá a la baja cuanto más alto sea el valor del activo.

Por otra parte, el experto avisa de que, si la compra de la vivienda se hace para un posterior arrendamiento, la rentabilidad de la reforma es mucho menor. “Si el piso a alquilar no está en condiciones sí que será conveniente reformarlo para que tenga una habitabilidad mínima aceptable. Pero si el piso ya es habitable, una reforma integral no tiene sentido para el propietario, pues la vivienda estará tres meses vacía durante la obra y una reforma no garantiza la posibilidad de cobrar una mayor renta, pues el mercado del alquiler es más cortoplacista que el de la venta y la demanda busca cosas diferentes”, indica el subdirector general de donpiso.

Revalorización de hasta el 50%, rentabilidad de hasta un 14% y venta en la mitad de tiempo

Por ejemplo, si una vivienda a reformar cuesta 200.000 euros y se invierten unos 50.000 euros en la reforma, el inmueble es fácilmente vendible por 300.000 euros. A eso habrá que restar los gastos de la operación, evidentemente. Así pues, en un piso de unos 75-80 m^2 ubicado en un barrio residencial se puede obtener una rentabilidad de la reforma del 12-14%. Además, los plazos de venta se verán reducidos a la mitad: un piso sin estar reformado se vende en un periodo de entre 2-4 meses por 1-2 meses de un piso reformado y en perfectas condiciones.
Si la compra se realiza como inversión, Miguel Ángel Vázquez lo tiene claro: “Hay que hacer una reforma integral, no se puede dejar el piso a medias. No tiene sentido cambiar suelos y puertas, por ejemplo, y no renovar unas instalaciones que tienen 30 años o más. Sólo puede servir una pequeña reforma a modo de ‘lavado de cara’ en el caso de que el piso tenga 10-15 años y algún desperfecto menor”.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda