BdE: DISCREPANCIAS ECONOMICAS CON EL GOBIERNO

Los datos ni se parecen

05 de octubre de 2022

• La tasa de ahorro de los hogares de la Eurozona cae a mínimos • EIOPA critica a la banca por la venta obligada de seguros • La inflación y la guerra de Ucrania provocaron la desaceleración del turismo

Compartir en:

El Banco de España no se cree las grandes cifras de las cuentas públicas aprobadas por el Gobierno y así prevé que tras un crecimiento del PIB estimado del 4,5% para este año, la economía española se desacelerará hasta el 1,4% en 2023 para retomar un mayor dinamismo en 2024, avanzando un 2,9%.

Esta tendencia provocará que los niveles de prepandemia se trasladen a primeros de 2024, en lugar de finales de 2023 como se esperaba. Esta tendencia se ha producido, según el Banco de España, como consecuencia del debilitamiento de los indicadores de confianza que ha dañado las perspectivas a futuro de las empresas. En sentido positivo el empuje del sector turístico que pese a su vigor no ha contrarrestado las fuerzas negativas. De hecho el Banco de España estima un leve crecimiento del PIB del 0,1% en el tercer trimestre tras el registro conocido del 1,5% en el segundo, tendencia que se mantendrá en los meses siguientes hasta la primavera de 2023, donde podrían apreciarse signos de recuperación, según el director general de Economía y Estadística, Gavilán.
También modifica, en este caso al alza, el ritmo de avance de los precios a lo largo de todo el horizonte de proyección respecto a las presentadas en julio. Se contemplan tasas de inflación significativamente más elevadas y persistentes que las anticipadas unos meses atrás. En particular, se prevé una inflación media en 2022 del 8,7%, que se moderará gradualmente hasta el 5,6% y el 1,9% en 2023 y 2024, respectivamente.

Como es lógico, estas perspectivas acerca de la evolución de la inflación también están sometidas a una extraordinaria incertidumbre y dependerán, entre otros aspectos, de la trayectoria de los precios de las materias primas y de la reacción de los salarios y de los márgenes empresariales ante el aumento de los precios de consumo y los costes de producción, según Gavilán.
Estas cifras contrastan con las anunciadas ayer por el Gobierno, que bajó seis décimas la previsión de crecimiento para el próximo año, hasta el 2,1%, debido principalmente a la elevada inflación, ya que el deflactor del consumo privado, un indicador similar al índice de precios de consumo se ha revisado al alza, del 2,9% al 4,1%.

Pese a que hasta ahora no se ha realizado un estudio profundo de las cuentas presentadas ayer, Gavilán quiso resaltar que el dinamismo de los ingresos públicos que se recogen en los presupuestos, están influenciados por la evolución de la inflación, "por lo que no serán permanentes", señala. Otro mensaje que quiso destacar Gavilán, es que a pesar de estos mayores ingresos no se aprecian efectos notables en la reducción del déficit.

Pacto de rentas implícito

A pesar de que considera que las tensiones inflacionistas siguen siendo elevadas en España, no se aprecia, por el momento, efectos de segunda vuelta significativos sobre la inflación vía salarios, si bien es cierto que se aprecian incrementos salariales pactados algo superiores en aquellas ramas de los servicios que presentan una mejor evolución del empleo desde el comienzo de la pandemia.
Por lo que se refiere a los márgenes empresariales, se mantienen relativamente contenidos en términos agregados, aunque muestran una notable heterogeneidad entre sectores y empresas. Según los datos de la autoridad monetaria, los margenes de muchas compañías están comportándose en línea a como lo viene realizando la demanda. Como conclusión, puede afirmarse que de la evolución de salarios y márgenes se desprende que se está produciendo un "pacto de rentas implicito".

Otro de los mensajes lanzados por el Banco de España se refirió al menor ritmo de lo previsto en la filtración de los fondo europeos Next Generation al conjunto de la actividad económica, medidos en términos de contabilidad nacional, lo que sin duda tiene su reflejo en el crecimiento del PIB y una relativa pérdida de intensidad, que se trasladará en parte a 2024, según Gavilán.
Según se desprende del informe trimestral de la economía española del Banco de España, la actividad económica global ha perdido dinamismo en los meses de verano, como consecuencia de una serie de factores adversos que interactúan entre sí. El repunte de la inflación mundial “se ha intensificado hasta niveles inéditos en varias décadas” recoge el estudio, lo que está motivando una reacción contundente de los bancos centrales, que, a su vez, está dando lugar a un tensionamiento de las condiciones financieras.
Además, una porción muy elevada de la aceleración de los precios de consumo está viniendo determinada por el incremento del coste de muchas materias primas importadas, lo que está comprimiendo el poder de compra de las rentas de hogares y empresas no financieras.

También en España se han multiplicado en los últimos meses las señales de pérdida de dinamismo de la actividad económica. El levantamiento de la mayor parte de las restricciones frente a la pandemia, que ya había impulsado la actividad en el segundo trimestre, ha favorecido la continuación de la reactivación del turismo internacional en los meses de verano. Sin embargo, el ritmo de crecimiento de la afiliación a la Seguridad Social, cuyo vigor había sorprendido al alza durante la primera mitad del año, se desaceleró en el tercer trimestre.
El encarecimiento de la energía, que se ha ido extendiendo gradualmente a una proporción creciente de los bienes y servicios de la cesta de consumo de los hogares, ha reducido el poder de compra de estos agentes, lo que se ha traducido en un debilitamiento de los indicadores que miden su gasto. El elevado coste de las materias primas energéticas y la inseguridad con respecto al suministro están afectando a la producción de las industrias más electrointensivas.
El principal riesgo para la UEM es que se acentúen los problemas derivados de los cortes de suministro de gas. Ante la prolongación y escalada de la guerra en Ucrania, las proyecciones de septiembre del BCE plantean un escenario hipotético más adverso, en el que se, entre otros factores, la pérdida total de acceso al gas ruso, una intensificación de los problemas de suministro, por ejemplo, como consecuencia de un invierno más frío de lo habitual, y un aumento de la incertidumbre económica y financiera que daría lugar a una elevación de los costes de financiación bancaria. Bajo dichas condiciones, el PIB del área del euro podría llegar a contraerse un 0,9% en 2023.

La tasa de ahorro de los hogares de la Eurozona cae a mínimos

La tasa de ahorro de los hogares de la zona euro se situó en el 13,7% en el segundo trimestre de 2022, por debajo del 15,2% de los tres primeros meses del año y del 19,3% del mismo periodo del año pasado, según los datos publicados por Eurostat.

De este modo, la agencia estadística comunitaria señala que la tasa de ahorro de las familias de la zona euro en el segundo trimestre de 2022 fue la más baja desde el cuarto trimestre de 2019, el último trimestre completo antes de la pandemia de Covid-19, cuando la tasa fue del 13,2%. En el momento de mayores restricciones por la pandemia de Covid-19, durante el segundo trimestre de 2020, la tasa de ahorro de los hogares de la eurozona llegó a alcanzar el 25,3%.
Por otro lado, la tasa de inversión de los hogares de la zona del euro se mantuvo prácticamente estable en el 10,1% en el segundo
trimestre de 2022.

Entre abril y junio, el crecimiento de la formación bruta de capital fijo y de la renta bruta disponible fue del +1,1% y del +1,7%, respectivamente.

 

EIOPA critica a la banca por la venta obligada de seguros

Eiopa, el supervisor europeo para las aseguradoras, ha divulgado un informe en el que señala que hay bancos que condicionan la venta de hipotecas o créditos al consumo a la suscripción de pólizas de vida. Eiopa ha detectado una serie de prácticas que son "claramente perjudiciales para los consumidores".


Tras realizar una exhaustiva evaluación de este tipo de prácticas comerciales, el supervisor ha detectado "riesgos significativos para los consumidores" por los bajos estándares de venta y suscripción de seguros, así como pocas "salvaguardias para evitar conflictos de interés". Una de las malas prácticas es hacer creer al consumidor que tienen que contratar el seguro cuando suscriben un crédito. "En teoría, el cliente puede combinar un producto del banco con un seguro de vida de otro proveedor, pero eso no ocurre porque el 83% de los bancos ligan estas pólizas a sus principales créditos". Además, estas pólizas de vida suelen ser tan dispares, en cuanto a sus condiciones y coberturas, que el particular puede tener serios problemas en comparar productos de diferentes proveedores. Esto hace que también haya grandes discrepancias en los precios.

Los conflictos de interés en este tipo de ventas de seguros de vida son evidentes. Las pólizas de vida son "muy rentables", tanto para el banco como para la aseguradora con quien mantiene el acuerdo de bancaseguros. "Buena parte del dinero que paga el cliente en primas se lo acaban repartiendo entre el banco y su compañía de seguros diferencia, mientras que el cliente recibe poco dinero de indemnizaciones". Eiopa considera que el sector bancario no está cumpliendo adecuadamente la directiva de distribución de seguros y que podría empezar a sancionar a algunas entidades.

La Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) emitirá un informe similar en los próximos días alertando de este tipo de prácticas en España.

 

La inflación y la guerra de Ucrania provocaron la desaceleración del turismo

UniversalPay, entidad especializada en soluciones de pago, ha analizado los datos de facturación a través de tarjeta de los comercios españoles vinculados al turismo, tanto hoteleros como de restauración, realizando una comparativa con los datos de los dos años anteriores.

Si en el 2021 se observaba una fuerte subida resultado de la vuelta a la “normalidad” tras la pandemia, este año se ha registrado un retroceso del crecimiento en casi todas las comunidades autónomas derivado de la caída del consumo propiciada por la escalada de precios. La impresionante subida del 2021, donde el volumen de facturación a nivel nacional creció un 73% respecto al año anterior, se ha detenido en seco. Aunque las cifras siguen siendo positivas, este año el crecimiento ha sido de un apenas perceptible 1%.

Las únicas comunidades que han aumentado su facturación este verano han sido Madrid (33%), Islas Canarias (16%), Cataluña (6%) y Extremadura (6%). El resto de regiones, se han mantenido estables respecto a los datos del año anterior o han sufrido fuertes bajadas. Eso sí, a pesar de la caída en el consumo nacional, se ha registrado un fuerte incremento en el gasto extranjero, donde el aumento en el volumen de facturación medio ha sido del 40%. Llama la atención que los picos más altos de crecimiento se hayan dado en la zona norte del país, una tendencia incentivada por el cambio climático que, parece, ha venido para quedarse.

Los extranjeros muestran interés por el norte de España

A pesar de la desaceleración del sector turístico a nivel nacional, los datos de facturación con tarjeta extranjera son esperanzadores y reflejan un interés cada vez mayor por los destinos del norte de España.
Galicia ha triplicado los resultados del año pasado y el País Vasco los ha duplicado. También destacan Cantabria (62%), Navarra (19%) y Asturias (18%), entre las comunidades autónomas donde se ha registrado el mayor aumento en las transacciones con conversión de divisa. Es posible que, este nuevo paradigma en la zona norte, haya sido impulsado también por la ampliación del año Xacobeo. En abril de este mismo año ya se anunciaba que 2022 sería un gran año para el Camino de Santiago, constatando un récord en el número de peregrinos que visitan nuestro país. Muchos de ellos, provenientes de fuera de la Unión Europea.

Por otro lado, llama la atención la caída en la facturación extranjera en destinos de atractivo histórico para estos turistas, especialmente británicos y nórdicos, es el caso de Murcia (-95%), Islas Baleares (-58%) o la Comunidad Valenciana (-23%). Otros, como Andalucía (3%), han mantenido un leve crecimiento, aunque sigue liderando el ranking de destinos favoritos de los viajeros internacionales, junto a las Islas Canarias donde se ha duplicado la facturación del año anterior.

Julio y agosto siguen siendo los meses preferidos a nivel nacional

En junio (-19%) y septiembre (-36%), ha bajado el volumen de facturación en el sector turístico a nivel nacional respecto al 2021. Algo que contrasta con los datos positivos del año anterior, donde se duplicó en ambos meses si lo comparamos con los resultados del 2020. Eso sí, mantienen la tendencia al alza los periodos tradicionales a nivel vacacional, en julio se registró un crecimiento del 30% y en agosto del 12%

Compartir en:

Crónica económica te recomienda