BdE: La falta de trabajadores es ya una realidad

14 de diciembre de 2021

La falta de trabajadores comienza a ser una realidad en la mayoría de sectores empresariales de la economía española. Según la encuesta de actividad del Banco del España, el porcentaje de compañías con dificultades para reclutar empleados se dispara del 13,2% al 27,2%, en el último trimestre del año.

Compartir en:

El repunte se produce en todas las ramas empresariales, pero principalmente en agricultura, comunicaciones y transporte. Solo el sector administrativo se libra de la escasez de mano de obra. Las compañías temen que esta situación provoque "mayores presiones sobre sus costes laborales, lo que denotaría que esa escasez de fuerza laboral tendría un reflejo sobre la cuantía de los incrementos salariales".

En algunos sectores de la economía española casi la mitad de las empresas tiene problemas para encontrar trabajadores. Se trata de empresas con un elevado componente de uso intensivo de capital humano como la hostelería, la agricultura y la construcción. En concreto, cerca del 40% de las empresas dedicadas a la agricultura y construcción reconoce que pasa apuros a la hora de realizar contrataciones en la Encuesta a las empresas españolas sobre la evolución de la actividad del Banco de España.
Se trata de sectores que aportan el 7% del PIB y que están siendo claves en la recuperación del empleo. Por encima del 30% las ramas de actividad que encuentran problemas son hostelería (36,2%), información y comunicaciones (34,7%), y transporte (31,1%). Sectores del que dependen el 20% del PIB y que son uno de los pilares de la economía.

Los datos que publica el Banco de España apuntan a que en todos los sectores se sufre la presión de un marco laboral en el que falta la mano de obra. Solo la rama administrativa se mantiene en los mismos niveles que hace un año. La encuesta del organismo es un sondeo realizado sobre un panel de 15.000 empresas, que se llevó a cabo entre el 10 y el 24 de noviembre pasados, justo los días previos a que estallara mediáticamente la preocupación por la variante ómicron. El supervisor bancario realiza un seguimiento sobre las sociedades no financieras españolas en el trimestre corriente y las perspectivas a corto plazo. En concreto, la encuesta ha recopilado información cualitativa proporcionada por las empresas sobre su facturación, su empleo y los precios pagados y cobrados. Además, al igual que en los trimestres pasados, el cuestionario incluyó preguntas sobre los principales condicionantes a los que está sometida la actividad empresarial y, en particular, sobre el impacto de la pandemia. Otra parte interesante de la encuesta es el análisis cualitativo de esta situación de escasez de mano de obra que realiza el Banco de España. "Las empresas que perciben en la actualidad mayores dificultades en la disponibilidad de mano de obra anticipan mayores presiones sobre sus costes laborales, lo que denotaría que esa escasez de fuerza laboral tendría un reflejo sobre la cuantía de los incrementos salariales", recoge el documento.

Las presiones inflacionistas han sido el principal foco de preocupación de la recuperación y se está cumpliendo el peor escenario: una subida de precios permanente que termine dañando a la economía. El propio gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ya advirtió del peligro que el incremento de la inflación se traslade a los salarios. Si todas estas alzas de precios se convierten en unos precios finales mayores y en unos salarios superiores, se corre el riesgo de generar un proceso inflacionista más severo y duradero. "Se podría alentar una realimentación de precios y costes con efectos adversos para la competitividad, la actividad económica y el bienestar de los ciudadanos", dijo el máximo responsable de la institución.

El Banco de España vincula los problemas en la cadena de suministros y el encarecimiento de los consumos energéticos con mayores perspectivas de costes laborales por parte de las empresas. Ayer alertaba que la mayor parte de empresas iban a trasladar la presión inflacionista a los precios de venta. "Cuando se incluyen en la regresión variables adicionales, relativas a la evolución reciente y a las perspectivas a corto plazo acerca de los costes y precios de venta, se observa una relación positiva entre ellas y los costes laborales esperados a un año", explica en su análisis.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda