OCDE: el conflicto ya esta teniendo consecuencias económicas

17 de marzo de 2022

La OCDE ha publicado este jueves una primera valoración sobre el impacto de la invasión de Ucrania por parte de Rusia. El organismo apunta que aunque las economías rusas y ucranianas son relativamente pequeñas en términos de producción, el conflicto ya está teniendo consecuencias a nivel de exportaciones y en los mercados financieros.

Compartir en:

Por ello, la OCDE insta a desarrollar políticas que amortigüen el impacto de la inflación, aupada por los precios energéticos. No obstante, apuesta porque las medidas que se adopten sean "temporales y estén bien dirigidas".
La OCDE distingue entre las bajadas de impuestos y la limitación de precios y las transferencias de crédito. En el caso de los primeros, el organismo reconoce que "reducen el coste de la energía" pero advierte que estos afectan tanto a los hogares con rentas altas como a aquellos que necesitan "ayuda a causa de la pobreza energética". En cambio, con respecto a los cheques directos señala que se pueden ser más específicos y "tienen mayores efectos multiplicadores en los hogares con rentas medias y bajas". Señala, sin embargo, que lleva más tiempo ponerlos en marcha y que no afectan al mercado de los precios.Precisamente estas dos medidas son las que habría puesto sobre la mesa el Gobierno en la negociación con los grupos políticos para aprobar un plan de choque para paliar el impacto de la guerra. Tal como publicó este periódico, el Ejecutivo habría descartado las bajadas generales de impuestos, como ha solicitado el Partido Popular, y apostaría por ayudas fiscales para colectivos particularmente afectados por la crisis energética agravada por la invasión de Ucrania. En esta línea, Moncloa estaría ofreciendo la posibilidad de crear unos cheques directos para pagar los gasto energéticos extraordinarios. En cualquier caso, aunque la vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha pedido urgencia en la puesta en marcha del plan, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ya anunció que no se aprobaría hasta el 29 de marzo.

En cuanto a la financiación de estas medidas, la OCDE abre la puerta a que sean los beneficios caídos del cielo de las empresas energéticas las que costeen las políticas que, según consta en el documento, contrarrestarían el impacto negativo en el producto interior bruto (PIB) y tendrían un efecto limitado sobre la inflación. Según los cálculos de la institución económica, si los efectos del conflicto perduran durante un año, el PIB de la zona Euro se reducirá en 1,4 puntos porcentuales y lo hará en un punto a nivel global. Por el lado de la inflación, las consecuencias del ataque ruso pueden provocar que la inflación crezca en dos puntos por encima de lo previsto.

Además de las consecuencias macroeconómicas, la OCDE asume que este conflicto tendrá otras derivadas a largo plazo. Por ejemplo, "presiones para aumentar el gasto en defensa". Esta es otra de las medidas que ya anunciado el Gobierno de España, que se ha comprometido a que el gasto en defensa alcance el 2% del PIB. Por otra parte, el organismo cree que se producirán cambios en las estructuras de los mercados energéticos y esto es algo en lo que llevan trabajando muchos países, comprometidos con la transición ecológica. En el caso de España, Sánchez tiene como objetivo que el gas se desacople del precio de la electricidad y para ello busca el acuerdo con otros líderes europeos.Más allá de la energía, la OCDE alerta de que las exportaciones de Rusia y Ucrania pueden provocar problemas de abastecimiento en mercados emergentes y en economías en vías de desarrollo. Esto, subraya, puede derivar no solo en crisis económicas sino en desastres humanitarios con incrementos de la pobreza y el hambre. El organismo pone el foco en países como Turquía, Egipto o Túnez, países que importan más de un 70% del trigo desde Rusia y Ucrania. En España, estas importaciones superan el 10%, según datos de la OCDE.

La consecuencia más importante del conflicto es la crisis humanitaria, a ojos del documento presentado este jueves. Alrededor de tres millones de personas han huido de Ucrania en las últimas tres semanas y la OCDE asume que la cifra seguirá en aumento. El coste de la asistencia y el alojamiento de los refugiados es difícil de calcular por "la incertidumbre sobre el número de refugiados, el tiempo que estarán y la cantidad gastada", pero teniendo en cuenta los datos de la crisis de refugiados que originó la guerra de Siria, la OCDE calcula que el 0,25% del PIB de la Unión Europea se destinará a este fin, una cifra que será mayor en Polonia, Hungría y otros países cercanos

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda