MAS VARAPALOS PARA CALVIÑO Y EL GOBIERNO

FEDEA: El PIB real crecerá un 1% entre 2018 y 2023 y el gasto subirá un 18%

13 de octubre de 2022

"Las cifras son ciertamente llamativas y apuntan a un patrón claramente insostenible en el tiempo, aunque quizás comprensible en un período tan turbulento como el de los últimos años, marcados por la pandemia de Covid, la guerra de Ucrania y la necesidad de hacer frente a ambas crisis y paliar sus consecuencias económicas y sociales", ha advertido el director de Fedea, de la Fuente.

Compartir en:

En este contexto, la Fundación advierte que el alza del PIB real esperado entre 2010 y 2023 será de algo menos del 1%, mientras que los ingresos públicos previstos, medidos a precios constantes, se incrementarán en más de un 15% y el gasto, en más de un 18%. En su análisis sobre los Presupuestos de 2023, que compara con las principales cifras de 2018, antes del inicio de la pandemia, el director de Fedea, Ángel de la Fuente, afirma que el incremento previsto del gasto real fue 6,6 veces mayor que el del PIB, y el «tipo marginal de gravamen» sobre el incremento de la renta real fue superior al 500%.
Como resultado, el peso del gasto público en el PIB aumentó en casi 6 puntos y el de los ingresos públicos en más de 4 en cinco años. También aumentó el déficit esperado de la Administración Central consolidada, en torno a 1,25 puntos de PIB, hasta acercarse al 4%.

« Las cifras son ciertamente llamativas y apuntan a un patrón claramente insostenible en el tiempo, aunque quizás comprensible en un período tan turbulento como el de los últimos años, marcados por la pandemia de Covid, la guerra de Ucrania y la necesidad de hacer frente a ambas crisis y paliar sus consecuencias económicas y sociales», ha advertido De la Fuente.
Por ello, propone que una vez que se recupere una «cierta normalidad», la propensión marginal al gasto público y la presión fiscal marginal deben volver a valores «más razonables», así como a una política fiscal «más prudente» en los próximos años, que ponga mayor éénfasis en la contención del crecimiento del gasto y la reducción del déficit para asegurar la sostenibilidad de las cuentas públicas.

El análisis de De la Fuente también analiza dos medidas complementarias del crecimiento de las distintas partidas de gasto. La primera es la variación media anual del peso de cada partida en el PIB durante el período considerado y la segunda su tasa media anual de crecimiento a precios constantes.
En este sentido, y en términos absolutos, entre las prioridades reveladas del Gobierno destacan el gasto en pensiones y la financiación autonómica. La primera partida ha crecido a un ritmo medio anual de cuatro décimas de PIB durante el último lustro, pese a que todavía no ha comenzado la jubilación de los ‘baby boomers’, y la segunda se lleva cada año dos décimas más de PIB en promedio.
Ambas partidas, añade Fedea, registran crecimientos «excepcionales» en 2023, que se sitúan en torno a un punto de PIB. En el caso de las pensiones esto se debe a su revalorización con un IPC que crece a un ritmo muy superior al del deflactor del PIB, y en el de la financiación autonómica podría ser en parte «un accidente» que reflejaría la corrección al alza de las previsiones de la participación de las CCAA en los tributos compartidos por el Estado tras el «fuerte e inesperado» tirón de la recaudación tributaria en 2022. Muy por detrás de estas partidas aparecen dos programas de prestaciones sociales y el gasto en defensa, que registra un incremento «muy notable» en 2023, presumiblemente debido a la crisis de Ucrania.

En términos relativos, la partida de gasto que más ha crecido en los últimos años han sido la de dependencia, seguida de la cultura, mientras que la defensa y las subvenciones al transporte aparecen en primer lugar si se analiza sólo en el último año.

2023: Solo creceremos un 1,5%

La economía española crecerá solo un 1,5% en 2023, en comparación con el 4,1% previsto este año, gracias a la sólida recuperación experimentada en el primer semestre, con un dato de empleo ya muy por encima de los niveles anteriores a la pandemia, según las proyecciones de Scope Ratings, que cree que "el Gobierno español se encuentra en un brete entre impulsar el crecimiento y reducir el endeudamiento".

En cuanto a la deuda pública, los analistas destacan que el buen crecimiento reciente ha ayudado a la consolidación fiscal en España. A finales de 2021, la deuda pública en relación con el PIB se situaba en el 118,7%, "una de las más altas de la eurozona y unos 20 puntos porcentuales por encima de los niveles previos a la pandemia, pero debería reducirse gradualmente hasta alrededor del 110% en 2027".
Sin embargo, a medida que se deterioran las condiciones económicas, el reto de la consolidación fiscal se complica. "Los beneficios económicos derivados de las tendencias posteriores al confinamiento, como el fuerte repunte del turismo y la reactivación de las carteras de pedidos, se han desvanecido rápidamente en el tercer trimestre. Además, el aumento de los precios de la energía está lastrando el consumo de los hogares y la confianza de los consumidores. Las fricciones residuales de la cadena de suministro y el debilitamiento de la demanda mundial están haciendo mella en el sentimiento empresarial y en la probable demanda futura". Según el escenario de referencia de Scope Ratings, los tipos de interés reales, comparados con las tasas de inflación general, seguirán siendo negativos a medio plazo, "facilitando así el saneamiento gradual de las finanzas públicas españolas". Mientras, su escenario menos favorable prevé un período más largo de crecimiento económico por debajo de la tendencia en las principales economías y que los tipos de interés reales se vuelvan positivos, "lo que pesaría sobre la inversión y el consumo".

A medida que crece el coste de la vida por la inflación, el Gobierno español se ve presionado a proporcionar ayudas fiscales adicionales. Y la coordinación entre el Ejecutivo central y las CCAA "será otro factor crucial para los presupuestos del Gobierno central, sobre todo teniendo en cuenta las elecciones generales y autonómicas del próximo año".
Hay que recordar que varias CCAA han anunciado rebajas fiscales, que se suman a las reducciones del impuesto sobre la renta anunciadas recientemente por el Ejecutivo nacional.
"La capacidad de España para proporcionar más apoyo presupuestario es limitada debido a los persistentes déficits primarios, por lo que el Gobierno central ha anunciado recientemente la introducción de un impuesto temporal sobre el patrimonio en 2023 para financiar más ayudas contra la inflación, como el transporte público gratuito y la gasolina subvencionada", recuerda la agencia.
Destaca que la desigual trayectoria de los diferentes gobiernos españoles en el cumplimiento de los objetivos de déficit presupuestario y en el registro de un superávit primario hace que el Ejecutivo tenga la responsabilidad de aumentar el potencial de crecimiento del país y, al mismo tiempo, mantener una cuenta primaria ampliamente equilibrada para que la deuda en relación con el PIB siga disminuyendo.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda