DATOS EONOMICOS DEL DIA

La creación de empresas desciende , el PIB se frena y las familia ahorran

08 de julio de 2022

El número de nuevas sociedades mercantiles creadas en mayo desciende un 4,6% en comparación con el mismo mes de 2021, con 9.132 empresas creadas. Por su parte, el número de sociedades disueltas es de 1.728, con un incremento anual del 0,3%, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Compartir en:

El capital suscrito para su constitución supera los 376 millones de euros, con un aumento anual del 12,9%. El capital medio suscrito (41.183 euros) sube un 18,3%. Por otro lado, en mayo amplían capital 2.454 sociedades mercantiles, un 2,6% menos que en el mismo mes de 2021. El capital suscrito en las ampliaciones registra un aumento del 38,6% y alcanza los 1.571 millones de euros. El capital medio suscrito en estas operaciones (639.987 euros) se incrementa un 42,3% en tasa anual.
Del número de sociedades mercantiles disueltas, el 76,3% lo hicieron voluntariamente, el 8,4% por fusión y el 15,3% restante por otras causas.

En 2022, la variación mensual del número de sociedades creadas es del 7,8% y la de las disueltas del 4%. Por actividad económica principal, el 20,9% de las sociedades mercantiles creadas en mayo corresponde al Comercio, y el 15,7% a Inmobiliarias, financieras y seguros. En cuanto a las sociedades disueltas, el 19,4% pertenece al Comercio y el 18,3% a la Construcción. La actividad con mayor capital suscrito de sociedades mercantiles creadas es Inmobiliarias, financieras y seguros, con 151,55 millones de euros. Por su parte, Información y comunicaciones presenta el capital menor, con 2,70 millones.
En relación al capital suscrito medio de las sociedades mercantiles creadas, Inmobiliarias, financieras y seguros registra el más elevado, con 105.704 euros por sociedad. Por su parte, Información y comunicaciones presenta el más bajo, con 7.221 euros.

Por CCAA, las que registran mayor número de sociedades mercantiles creadas en mayo son Cataluña (1.977), Comunidad Madrid (1.944) y Andalucía (1.544). Por el contrario, las que menos sociedades han creado son La Rioja (35), Cantabria (72), Comunidad Foral de Navarra (84).Atendiendo a las sociedades mercantiles disueltas, las que presentan mayor número son Comunidad de Madrid (538), Andalucía (288) y Comunitat Valenciana (167). Por el contrario, las que registran menos sociedades disueltas son Comunidad Foral de Navarra (cero), La Rioja (17) y Extremadura (21).

Illes Balears (30,4%), Cataluña (4,6%) y Comunitat Valenciana (1,9%) presentan las mayores tasas anuales en el número de sociedades mercantiles creadas. Por su parte, Región de Murcia (-27,7%), Extremadura (-25,8%) y País Vasco (-23,7%) registran los mayores descensos.
En cuanto a las sociedades disueltas, las tasas más elevadas se dan en Principado de Asturias (69,6%), La Rioja (30,8%) y Canarias (18,5%). Por el contrario, los mayores descensos se dan en Comunidad Foral de Navarra (-100%), Illes Balears (-44,2%) y Aragón (-30%).

España se quedará con un PIB del 3,5%

Société Générale ha rebajado al 3,5% el crecimiento del PIB español este año y al 3% en 2023, y prevé que a finales del presente ejercicio la inflación se modere a la mitad respecto de sus niveles actuales, para situarse en el 5%.

Así lo ha destacado la entidad en un encuentro con los medios. España crecerá en torno al 3,5% este año y cerca del 3% el que viene, por encima de lo esperado para la Eurozona, que tendrá un crecimiento del 3% y del 2%, respectivamente. El primer semestre ha estado marcado por las presiones inflacionistas y la invasión rusa de Ucrania, "factores que han devuelto la desconfianza de los inversores a los mercados de capitales". Esa falta de confianza, unida a las acciones llevadas a cabo por lo bancos centrales, han provocado una ralentización en el mercado primario.

"Los inversores son ahora más selectos a la hora de elegir en qué nueva emisión participar, buscando operaciones más líquidas, y con preferencia por componentes verdes, sostenible o sociales", ha destacado la entidad. Además, las presiones inflacionistas han generado una reevaluación de los precios del mercado de bonos en general, traducido en mayores costes de financiación en el mercado primario.

La deuda de las familias cae 1,6 puntos

Dado que la renta de las familias aumentó en mayor medida, su ratio de endeudamiento sobre la renta bruta disponible descendió 1,6 puntos porcentuales, hasta el 91,9%, si bien todavía se encuentra por encima del nivel de 2019, según el informe sobre la 'Evolución de los flujos y los balances financieros de los hogares y las empresas no financieras en 2021' del Banco de España.

Esta evolución descendente se explica porque las rentas de los hogares crecieron a mayor ritmo que el saldo de deuda bancaria. En términos del PIB, la ratio se situó en 2021 en el 58,4%, frente al 62,4% de 2020 y al 56,9% en el mismo período de 2019.

La riqueza financiera bruta de los hogares aumentó un 7% en 2021, lo que representa un ascenso significativo con respecto al crecimiento del 3,9 % del ejercicio precedente y al 5,6 % de 2019. Este desarrollo, a diferencia de lo ocurrido el año anterior, es el resultado del avance de sus dos componentes.

Así, las adquisiciones netas de activos financieros contribuyeron en 3,2 puntos porcentuales a este crecimiento, y los restantes 3,8 puntos se explican por la revalorización de la cartera. El aumento de los precios de las acciones y, en menor medida, de los títulos de renta fija, así como la apreciación de las participaciones de fondos de inversión y de pensiones, contribuyó a la mencionada revalorización. En términos de la renta bruta disponible, el patrimonio financiero bruto de las familias aumentó 16 puntos con respecto a 2020 y se sitúo en el 355%, el nivel más elevado desde 2000.

Por lo que respecta a las decisiones de inversión en activos financieros, los hogares mantuvieron la tendencia de los últimos ejercicios de avance de sus tenencias de depósitos bancarios y de participaciones en fondos de inversión, si bien en este ejercicio el grueso de las nuevas inversiones se dirigió a esta última rúbrica. Ello se tradujo en un aumento del peso relativo de los instrumentos cuyo valor depende de la evolución de los precios de los activos financieros, de modo que la riqueza financiera de los hogares es ahora más sensible a las fluctuaciones de los precios negociados en los mercados financieros.

La adquisición neta de activos financieros de los hogares volvió a ser elevada en 2021, aunque inferior a la observada el año anterior. Así, el flujo de inversión en 2021 alcanzó el 10,6% de la renta bruta disponible, frente al 15,2% del año precedente.

En línea con la tendencia de los últimos ejercicios, a lo largo de 2021 las nuevas inversiones financieras de los hogares se concentraron mayoritariamente en depósitos (5,8% de su renta bruta disponible), aunque en menor medida que en el año anterior, y en participaciones en fondos de inversión (4,8% de su renta bruta disponible), partida en la que invirtieron el volumen más elevado de los siete últimos años. Este cambio en la composición de la inversión en activos financieros pudo estar condicionado por la búsqueda de rentabilidad en un contexto de niveles reducidos de los tipos de interés de los depósitos bancarios.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda