ENCARECIMIENTO MASIVO DE LAS HIPOTECAS

La subida de tipos no se frenara

11 de noviembre de 2022

"En el primer y segundo trimestre del año que viene se produce el grueso de las revisiones hipotecarias, y ahí se producirá la traslación de la subida de tipos", ha avisado este viernes Ángel Estrada, director general de Estabilidad Financiera, Regulación y Resolución del Banco de España, durante la presentación del Informe de Estabilidad Financiera de la entidad.

Compartir en:

En ese mismo documento, el Banco de España explica que efectivamente que "hasta ahora, la traslación de las subidas de los tipos de interés de mercado al coste medio de su deuda ha sido modesta". Pero "de cara a los próximos trimestres, se espera la intensificación de esta traslación, que afectará en mayor medida a la capacidad de repago de las deudas de las familias", prosigue el BdE, que hace el siguiente ejercicio. "Se estima que un aumento del euríbor a 12 meses de 300 puntos básicos incrementaría los gastos financieros netos de los hogares endeudados en un importe equivalente al 2,3% de su renta, una vez que se actualicen las condiciones de los préstamos vivos a tipo variable. Esta misma perturbación elevaría en 3,9 puntos porcentuales el porcentaje de hogares con deuda con carga financiera neta elevada, hasta el 13,8%"

Los hogares con carga financiera elevada son aquellos que deben destinar más del 40% de sus ingresos al pago de créditos, y lo que evidencia el Banco de España es que la subida de tipos va a tensar, y mucho, la situación financiera de las familias. De hecho, Estrada ha señalado que "que los hogares que cuentan con un colchón de liquidez más holgado estarían absorbiendo el impacto de la inflación mediante un menor ahorro, sin modificar su gasto en otras partidas", pero que los hogares que cuentan con una liquidez más escasa, que son mayoritariamente los de rentas bajas, "estarían compensado el aumento de los precios mediante la disminución de su gasto en bienes no energéticos".

Mayor riesgo de recesión

El informe de estabilidad hace también un análisis de la situación macroeconómica, y en este punto el organismo constata que se "ha incrementado la probabilidad de recesión en las principales economías desarrolladas".

"Estados Unidos experimentó sendos retrocesos del PIB en el primer y en el segundo trimestres de este año, si bien en el tercer trimestre el crecimiento volvió a tasas positivas", explica el BdE. "En el área del euro se ha producido una ralentización de la actividad en el tercer trimestre y se espera una profundización de estas dinámicas en el cuarto trimestre de 2022 y en el primer trimestre de 2023, tras un primer semestre de 2022 expansivo gracias al impulso de la reapertura plena de los sectores económicos más afectados por la pandemia", añade.

El Banco de España ha evitado pronunciarse con datos concretos sobre las probabilidades en España, limitándose a apuntar que la economía española "acusa los efectos económicos de la guerra" y acumula "revisiones a la baja". Pero sí se atiende a las estimaciones de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), por ejemplo, el resultado es que el país sufrirá una recesión técnica ya que encadenará dos trimestres de crecimiento negativo: el último de 2022 y el primero de 2023

Mejora la rentabilidad bancaria

El Banco de España calcula que el impuesto temporal que impondrá el Gobierno a la banca consumirá entre 0,1 y 0,2 puntos porcentuales de capital. Así se refleja en el Informe de Estabilidad Financiera de Otoño que ha publicado este viernes el supervisor, que apunta a una mejora de la rentabilidad de los bancos españoles, pero llama a guardar prudencia y dotar provisiones ante un mayor riesgo de recesión.


“Se ha evaluado el impacto de aplicar un gravamen fiscal del 4,8% en el margen de intereses y las comisiones netas de las entidades financieras con ingresos brutos en estas partidas superiores a los 800 millones de euros en 2019. Este gravamen reduciría la ratio CET1 agregada en 0,1 puntos porcentuales en el escenario base, y en 0,2 puntos porcentuales en el adverso”, indica el documento. “El gravamen supondría una mayor carga relativa, precisamente en un escenario en el que se reducen la rentabilidad y la solvencia”, añade.
Por otro lado, el Banco de España destaca en su informe el aumento de la rentabilidad de la banca española, que tradicionalmente se situaba a la cola europea, y a junio de este año registró un ROE del 10,1%, lo que permite estar por encima del coste de capital que el supervisor estima en el 7%.

No obstante, el Banco de España ha insistido en su recomendación de realizar provisiones ante la posible materialización de los riesgos macroeconómicos y que lo haga “adecuadamente y a tiempo”, tras señalar que la posibilidad de que el país experimente una recesión económica es mayor. El supervisor mantiene su escenario central de crecimiento económico para España, que contempla un aumento del PIB del 4,5% para 2022, del 1,4% para 2023 y del 2,9% para 2024, pero ha advertido de que la posibilidad de que se registre una corrección de la actividad económica ha aumentado en los últimos meses, debido a la alta inflación y la guerra en Ucrania.

En ese sentido, el supervisor explica que aunque las subidas de los tipos de interés tendrán un efecto positivo en forma de incremento de los ingresos, también conllevaría mayores costes de financiación y mayores dotaciones por insolvencias. "Es necesario aplicar una especial cautela por la mayor incertidumbre que se afronta en el ejercicio de este año. En particular, el uso de escenarios con subidas marcadas de tipos de interés supone una ruptura con respecto a las pruebas de resistencia de años más recientes", señala. "Todo ello motiva un posicionamiento cauto del sector al considerar los planes de provisiones y capital, y una vigilancia estrecha de la evolución macroeconómica que permita reaccionar con rapidez si finalmente se materializaran los riesgos considerados", puntualiza.

El Banco de España incluye en su informe unas pruebas de resistencia al sector para comprobar la capacidad de resistencia de los bancos ante un empeoramiento de las proyecciones económicas y las entidades salen bien paradas. La conclusión general es que la solvencia agregada de las entidades se mantendría en "niveles adecuados" frente al impacto económico asumido en el escenario adverso. Sin embargo, el supervisor recalca que este impacto sería "heterogéneo" en función de la entidad.
Para los bancos españoles con presencia internacional, y que están supervisadas por el BCE (entre los que se incluyen Santander, BBVA y Sabadell), el Banco de España calcula que, partiendo de una ratio de capital CET1 del 12,3%, este nivel aumentaría al 12,6% en el escenario base, mientras que en el adverso caería al 10%.

El resto de entidades nacionales supervisadas por el BCE que no cuentan con negocio en el extranjero partirían de una ratio CET1 del 13,1%, y aumentarían su solvencia en el escenario base al 14%. En el peor escenario, la reducen hasta el 9,9% en 2024.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda