UE: la industria continúa recuperándose, no sin obstáculos

01 de febrero de 2022

El sector manufacturero de la zona euro recuperó cierto impulso en el primer mes de 2022, ya que la producción, los nuevos pedidos y el empleo aumentaron a ritmos más rápidos, según el índice PMI, con lo que los fabricantes de la eurozona parecen estar capeando Ómicron mejor que las olas anteriores.

Compartir en:

El Índice PMI del sector manufacturero de la zona euro, publicado este martes y elaborado por la consultora Markit, subió de 58 registrado en diciembre a 58,7 en enero, su nivel más alto desde agosto del año pasado. De hecho, los últimos datos también mostraron un mayor impulso de crecimiento después de que el índice PMI cayera hasta su mínima de diez meses en el mes anterior.
Las mejoras en las variables se produjeron en medio de nuevas señales tentativas de que los problemas de las cadenas de suministro están comenzando a disminuir, ya que el deterioro del desempeño de los proveedores alcanzó su nivel más bajo en doce meses. La tasa de inflación de los precios pagados también disminuyó, hasta el nivel más bajo en nueve meses, pero las tarifas cobradas aumentaron a la segunda tasa más rápida en casi veinte años de recopilación de datos. Los tres grandes grupos de mercado registraron fuertes mejoras en las condiciones industriales en enero, aunque los fabricantes de bienes de capital siguieron mostrando los mejores resultados por segundo mes consecutivo.

El análisis de los datos por países de la zona euro reveló que el sector manufacturero de Austria registró el mayor crecimiento en enero, mientras que también se observaron expansiones más rápidas en el sector industrial de los Países Bajos, Alemania e Irlanda. Por otra parte, el crecimiento manufacturero en España fue fuerte y sin cambios desde diciembre de 2021, mientras que se observaron crecimientos más lentos en Italia, Grecia y Francia.
La producción manufacturera de la zona euro aumentó de nuevo en enero, extendiendo la secuencia actual de crecimiento a 19 meses. De hecho, la expansión se aceleró al ritmo más rápido desde septiembre del año pasado. Las condiciones de la demanda también mejoraron, y los nuevos pedidos aumentaron al ritmo más rápido en cuatro meses. Los datos de la encuesta también mostraron un mayor crecimiento de las ventas en los mercados extranjeros, ya que el incremento de los nuevos pedidos para exportaciones se aceleró ligeramente durante el mes.
Sin embargo, las presiones de la capacidad siguieron siendo evidentes, tal y como lo demuestra un nuevo aumento de los trabajos por completar. En general, el nivel de pedidos pendientes de realización creció con fuerza y a una tasa que estuvo por encima de su promedio histórico, pero el ritmo de acumulación fue el más lento desde febrero del año pasado. En un esfuerzo para poner al día los trabajos por completar y gestionar la creciente entrada de nuevos pedidos, los productores de la zona euro contrataron más personal en enero. La tasa de creación de empleo fue la más rápida desde agosto del año pasado y una de las más rápidas en más de veinticuatro años de recopilación de datos.

A pesar de ello, los problemas relacionados con la oferta que afectan al sector manufacturero continuaron obstaculizando la eficiencia de las operaciones comerciales. Los últimos datos de la encuesta mostraron otro fuerte deterioro en el desempeño de los proveedores en enero. No obstante, como nota más positiva, los plazos de entrega de los proveedores se alargaron al ritmo más lento en doce meses.
En consecuencia, la menor incidencia de demoras en las entregas facilitó un mayor aumento en la actividad de compras, que se incrementó al ritmo más rápido en cinco meses. Dicho esto, la tasa a la que se acopiaron insumos se atenuó frente al récord del estudio, registrado en diciembre de 2021.
Con respecto a los precios, los últimos datos mostraron que los fabricantes de la zona euro se enfrentaron a presiones de costes aún importantes en enero. No obstante, la tasa de inflación de los precios pagados disminuyó hasta su mínima de nueve meses. A pesar de ello, las empresas adoptaron un enfoque más agresivo de fijación de precios y las tarifas cobradas aumentaron a un ritmo más rápido. De hecho, la tasa de inflación de los precios cobrados fue la segunda más rápida registrada, solo superada por la observada en noviembre del año pasado.

"Los fabricantes de la zona euro parecen estar capeando la tormenta Ómicron mejor que las olas anteriores de Covid-19 hasta la fecha, ya que las empresas informaron en enero de los mayores aumentos de la producción y de la cartera de nuevos pedidos en cuatro meses" destacan desde Markit, que añaden que "las perspectivas también han mejorado y la nueva moderación de los retrasos en las cadenas de suministro fue uno de los factores clave que llevó a los productores a revisar al alza sus expectativas de crecimiento para los próximos doce meses, hasta el nivel más alto desde junio del año pasado".
No obstante, señalan que "la mejora no se distribuyó uniformemente en toda la zona euro. Un crecimiento resurgente en Alemania, los Países Bajos y Austria contrasta con una desaceleración en Italia, España y Grecia. Por su parte, en Francia, la producción estuvo casi estancada".
"De hecho, aunque el número de retrasos en el suministro ha caído desde el pico del año pasado, los plazos de entrega siguen siendo extensos para muchos insumos críticos y para una amplia variedad de bienes de equipo, lo que limita la producción y genera persistentes presiones de precios al alza. Los precios medios cobrados por los productos fabricados aumentaron a la segunda tasa más alta en casi dos décadas, señalando que la inflación probablemente seguirá siendo elevada en los próximos meses"
.
Concluyen que "la escalada de las tensiones en torno a Ucrania, la crisis de los precios de la energía y la perspectiva de un endurecimiento de la política global del Banco Central suman nuevos obstáculos adicionales a las perspectivas, lo que sugiere que, aunque la crisis de suministro mundial puede estar disminuyendo, las condiciones de la demanda pueden ser menos favorables para los fabricantes en los próximos meses".

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda