El turismo español salvo el año turístico

18 de enero de 2022

El viajero residente en España ha sido en 2021 el tanque de oxígeno para el sector. Mientras el turismo extranjero cerró el año con un descenso de los ingresos del 56% respecto a 2019, el gasto de los nacionales se situó dos puntos por encima, según los datos dados a conocer esta semana por BBVA Research en su observatorio regional.

Compartir en:

En total, 36 de las 50 provincias españolas superaron el nivel de gasto con tarjeta bancaria previo al estallido del Covid-19. A nivel comunitario fue el 76,4% de los territorios. Andalucía, Castilla-La Mancha y Galicia lideraron el avance. Por contra, Madrid, Baleares, Navarra y La Rioja siguen sin alcanzar los niveles de hace dos años. Tras un 2020 nefasto para la movilidad a causa de la irrupción de la pandemia, 2021 ha sido el año en que se volvió a viajar, aunque de las cifras se deduce que muchos españoles optaron por quedarse en su país en lugar de ir al extranjero, en gran medida por una pandemia que no termina de evaporarse. Por destino turístico, en la estadística del observatorio bancario destaca Girona, en Cataluña, como la provincia con mayor avance en las cotas tradicionales de consumo, con un crecimiento del 26,6% respecto a 2019. Le siguen Huelva, en Andalucía y Tarragona, también en Cataluña; ambas con un aumento en el gasto del 18%.

A pesar del buen desempeño en gran parte del mapa, hubo territorios que se vieron especialmente afectados por la falta de turismo de negocio y urbano. Es el caso de Madrid, que se quedó junto a Melilla, a la cola de la recuperación del gasto de turistas nacionales. En concreto, sigue 17 puntos porcentuales por debajo de las cifras registradas en 2019. La reapertura de fronteras interiores sin duda ha jugado en contra de la capital, exportadora de visitantes al resto de España, pero tradicionalmente receptora de turistas extranjeros y empresarial.
Barcelona, otro destino por excelencia, también evolucionó peor que la media. Si la recuperación del gasto se situó en el promedio global anual 4 puntos por encima de la tasa registrada previo a la pandemia, en el caso de la capital catalana el nivel de desembolsó se quedó 8,5 puntos por debajo de la plena recuperación. De hecho, Cataluña fue una de las tres comunidades autónomas que cerró el año con los incrementos más modestos respecto a 2019. Las otras dos fueron Extremadura y País Vasco.
Más allá del turismo nacional, se observa que el sector sigue sin despertar por completo del batacazo que sufrió por la pandemia. En el acumulado del año, el gasto realizado fuera de la residencia habitual (gasto nacional y extranjero) se situó siete puntos por debajo de los registros de 2019. Esto como consecuencia de la paralización de los viajes durante los cinco meses del año y en última instancia, por la ola de contagios que explotó a finales de año con la variante omicrón.
La rápida propagación del virus rompió de golpe con la tendencia de las primeras tres semanas de diciembre, en las que el gasto superó en un 10% los niveles prepandémicos gracias al efecto del puente de la Constitución. En la última semana del año la cifra cayó de manera estrepitosa hasta un 10% por debajo de la tasa de 2019, como consecuencia de la incidencia por covid, según señala BBVA Research.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda