Las anergias, cada una a su bola

18 de enero de 2022

Mientras la tarifa eléctrica española e mantiene muy por encima de los doscientos euros , en concreto mañana miércoles estará en el entorno de los 213 € MWh, el petróleo vive gran subida por el miedo a posibles enfrentamientos en la frontera rusa, por su parte el butano ha pegado un estirón brutal y sin embargo, el gas cae cera de un 19%, Es decir, estamos ante una situación incomprensible fruto de la mas pura especulación.

Compartir en:

El petróleo supera ya los 88 $/b

El petróleo ha vuelto a revalidar nuevos máximos. El barril de referencia en Europa, el Brent, ha superado los 88 dólares, un nivel que no alcanzaba desde octubre de 2014, en plena escalada de los precios (la inflación se situó en diciembre en el 7%) que ha llevado a la Reserva Federal de EE UU a acelerar la retirada de estímulos para subir tipos en marzo.


A medida que se va apagando el temor a que ómicron provoque una ralentización de la economía global, el consumo de combustibles se está disparando en Asia, la región más consumidora de materias primas, mientras la tensión geopolítica crece entre Rusia y Ucrania y se enciende en el Golfo Pérsico. La ralentización de la economía de China, que en el creció un 4,1% en el cuarto trimestre del año pese a registrar una subida del 8,1% anual, la más alta en una década, no se ha dejado sentir por ahora en la demanda de petróleo.
Los expertos apuntan que en el mercado se están viendo primas en los contratos de futuros con fechas más cercanas, patrón que suele indicar una escasez de petróleo y al mismo tiempo un fuerte aumento de la demanda. A ello se suman además las predicciones de los analistas de Goldman Sachs, que apuntan que el Brent escalara a los 100 dólares por barril durante el tercer trimestre del año. La firma de análisis ha optado por elevar sus estimaciones para 2022 y 2023.
En lo que va de año el Brent se revaloriza un 13%, presionado no solo por el aumento de la demanda en Asia sino también por el aumento de la demanda por parte del sector aéreo europeo, toda vez que ómicron no está teniendo el efecto pernicioso vislumbrado en un primer momento.

En el punto de mira están también los niveles de producción de los países integrantes en la OPEP, a los que se suman aliados como Rusia. El estallido de la pandemia provocó una fuerte caída de los precios que motivó un tijeretazo en sus niveles de producción del 10%. Reducción que se está aminorando desde el pasado mes de julio pero que aún está muy lejos de volver a los niveles previos a la crisis. La OPEP+ continúa evaluando mes a mes los niveles de producción y pese a los intentos de países consumidores como EE UU, China e India porque elevara su producción, se mantiene en un aumento de 400.000 barriles diarios.
Los analistas apuntan además al miedo a un agravamiento de la tensión entre Rusia y Ucrania, a problemas en la producción petrolera de Libia, que están interrumpiendo el suministro y a tensiones políticas en el Golfo Pérsico, que concentra el 40% de las reservas petroleras, y donde se habría producido un ataque con drones por parte de los rebeldes hutíes de Yemen a unas instalaciones de almacenamiento de Adnoc a las afueras de Abu Dabhi que habría provocado una explosión y el posterior incendio.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda