Turismo del pesimismo a la contratación acelerada

15 de febrero de 2022

El optimismo cunde en el sector turístico tras dos años de travesía por el desierto. Hoteles, aerolíneas y hostelería descuentan de forma mayoritaria que la recuperación de la demanda arrancará en Semana Santa y están empezando a sacar a sus trabajadores de los ERTE ante las buenas perspectivas de negocio, que invitan a pensar en la posibilidad de regresar a niveles precrisis al cierre de 2022 si no hay otro episodio de pandemia.

Compartir en:

La única actividad que no comparte esas buenas perspectivas entre las ramas ligadas al turismo es la de las agencias de viajes, la más golpeada por la crisis. De los 24.942 empleados en ERTE que tenía a principios de 2021, el sector de agencias de viajes solo logró desafectar a 14.150 trabajadores a finales de enero y aún cuenta con 11.358 personas (un 43,2% del total) fuera del mercado laboral. Y el fin de los ERTE de fuerza mayor, que vencen el 28 de febrero sin posibilidad de nueva prórroga si el Gobierno no lo remedia, hará que esa cifra crezca de forma exponencial a principios de marzo. Tres de los mayores grupos de agencias de viajes (Ávoris, Viajes El Corte Inglés y Nautalia) se han adelantado a ese escenario pesimista y ya están negociando con los sindicatos nuevos ajustes que afectarán a 8.600 personas, entre despidos y suspensiones de empleo.

Ávoris está condicionada por los 320 millones recibidos en ayudas de la SEPI

El mayor recorte corresponderá a Viajes El Corte Inglés, en el que de los 4.500 trabajadores, un 95,5% del total (4.300) se verán afectados por algún tipo de ajuste. En la negociación, de la que apenas han transcurrido dos jornadas, la firma ya ha planteado 620 despidos en el área de negocios, que han sido rechazados por las organizaciones sindicales, y un ERTE por causas productivas, técnicas y económicas (Etop) para el resto de la plantilla, con la excepción del área de tecnología. El porcentaje de suspensión oscilaría entre el 40% y el 60% de la jornada. Tras dos jornadas de negociaciones, los sindicatos han mostrado su rechazo a las propuestas de la filial de viajes de El Corte Inglés y exigen renegociarlas desde el principio.
Tanto desde SPV como desde CC OO, los dos sindicatos presentes en la negociación de los ajustes, se han rechazado los despidos al considerarlos “injustificados” e incluso han ido más allá al exigir paralizar los ERTE por causas productivas a la espera de certificar si finalmente los ERTE por fuerza mayor decaen. Incluso ambas centrales sindicales instan a esperar para comprobar el encaje que tiene la nueva figura de ajuste aplicada en la nueva reforma laboral.

Avoris y la SEPI

El segundo mayor recorte lo protagonizará Ávoris, que está negociando un ERTE por causas económicas, técnicas, operativas y de producción (Etop), que afectará a 4.000 de los 6.000 trabajadores con que cuenta en plantilla, tras haberse hecho con la división de viajes de Globalia (Halcón Viajes y Viajes Ecuador) y todos sus trabajadores .
Nautalia propone suspender 331 empleos, más de la mitad de la plantilla, hasta el 28 de febrero de 2023.El grupo recibió una inyección de la SEPI de 320 millones de euros para la citada integración. Una fusión que traerá cola por la necesidad de reducir el tamaño de ambas compañías en un contexto de ajustes como el actual. De este modo, ambas compañías se verán obligadas posteriormente a analizar en qué localizaciones se duplican los puntos de venta para proceder a su cierre ante la presión de la Sepi para cumplir con el plan de viabilidad.
Nautalia, integrada dentro del grupo Wamos, que está a la espera de que la SEPI apruebe el rescate de 50 millones solicitado el pasado otoño, también está negociando con los sindicatos para ver cómo quedará el nuevo escenario laboral tras el 1 de marzo. La primera propuesta de la compañía es aplicar un ERTE Etop a 331 trabajadores, más de la mitad de su plantilla, que se extendería hasta el 28 de febrero de 2023. Tanto W2M (Iberostar) como Ávoris (Barceló) ya han mostrado interés en los últimos meses por hacerse con los 200 puntos de venta de Nautalia en un hipotético proceso de venta.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda