La estanflación regresa a los titulares economicos

30 de octubre de 2022

Desde un punto de vista puramente económico, la estanflación se conoce como un concepto formado a partir de los términos “estancamiento” e “inflación “, que se utiliza para designar una situación económica dominada por una elevada inflación y un estancamiento del Producto Interior Bruto, bien sea a través de tasas de crecimiento reducidas o incluso negativas.

Compartir en:

Pese a que aún es prematuro afirmar que la economía española, e incluso la europea, pueda entrar en un proceso de estas caracteristicas, los datos adelantados este viernes de inflación y de crecimiento del PIB en España, dan pábulo a que esta posibilidad pueda ser una realidad, especialmente durante los primeros meses del próximo ejercicio.
La economía española pisó el freno en el tercer trimestre hasta registrar un leve crecimiento del 0,2% frente al 1,5% del segundo en tasa intertrimestral, con lo que su tasa interanual cae desde el 6,8% del segundo al 3,8% del tercero, según el avance publicado este viernes por el Instituto Nacional de Estadística. Pese al dato, todo apunta a que estas cifras puedan ir a peor, a lo largo de los dos próximos trimestres.
Tanto Funcas como Airef, prevén que en el cuarto trimestre de este año y el primero de 2023, el producto interior bruto registre tasas negativas, en el caso de Funcas, de una caída del 0,4% intertrimestral, en cada uno de los trimestres, lo que se conoce como “recesión técnica”.Pese a todo, hay que valorar el dato conocido este viernes. Si se tiene en cuenta que la economía ha aguantado el tipo en los meses de verano, cuando la inflación llegó a superar claramente el 10% y a nivel internacional, además de los efectos de la guerra en Ucrania, el BCE ya había emprendido su carrera alcista de tipos. Este jueves cumpliendo con los pronósticos, llevó a cabo un nuevo incremento de 0,75 puntos hasta fijar el tipo de referencia en el 2%, para intentar poner coto a las tensiones inflacionistas.

La economista senior de Funcas, Fernández, considera que no se trata de un dato especialmente negativo, ya que ha sido “una tasa moderada pero positiva, donde el consumo se ha comportado mejor de lo previsto, lo mismo que la inversión y las exportaciones”. Sin embargo, considera que en el último trimestre e inicio de 2023 llegará lo peor, lo que podría fijar el inicio de un proceso estanflacionario. Desde el servicio de Estudios de Cámara de España, anticipan que la actividad continuará ralentizándose a lo largo de 2023, “al menos durante la primera mitad de 2023”, por ello “resulta imprescindible acometer las reformas estructurales pendientes, fundamentalmente desde el punto de vista de la consolidación fiscal, con objeto de reducir la vulnerabilidad ante shocks externos”.
También el jefe de Riesgos del Banco Central Europeo (BCE), Monar, quiso terciar en el debate este viernes, al afirmar que las perspectivas de una posible recesión técnica en el conjunto de la zona euro “sería para el conjunto de países”, incluyendo por tanto a España. “Puede ser temporal, puede ser mayor o menor y es en cierto modo, inevitable” afirmó en declaraciones en RTVE.

Pero su vaticinio no acabó aquí, ya que reconoció que aún existen riesgos importantes para un alza de la inflación, por lo que justificó que el BCE siga con su política de subidas de tipos de interés. Toda esta combinación de circunstancias, pueden estancar la economía del Viejo Continente, por lo que la mayor duda reside en su duración. Para Caixabank Research, “seguimos anticipando que las presiones inflacionistas se extenderán en 2023, debido a la persistencia de la inflación subyacente, arrastrada por un nivel de precios de la energía que continuará elevado a lo largo del año. Mantenemos que en el contexto actual la incertidumbre asociada a cualquier previsión de inflación sigue siendo muy elevada”.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda