Ómicron amenaza el aforo del fútbol

26 de diciembre de 2021

La Bundesliga alemana y la Liga belga cierran sus estadios y disputarán todos sus partidos a puerta cerrada a partir de ahora. La Premier League ya suspendió la mitad de la jornada pasada por brotes en clubes como Liverpool, Manchester United, Wattford, o Tottenham, y exige el pasaporte Covid a todos los espectadores que asistan a sus estadios.

Compartir en:

Incluso, la competición futbolística más rica del mundo debatió intensamente si celebrar unas jornadas tan futboleras y tradicionales en los estadios británicos como las navideñas y su mítico ‘Boxing day’, del 26 de diciembre, cuando los 10 partidos de la jornada se juegan todos a la misma hora para que acudan las familias enteras a los estadios.

En España se suspendió este lunes el partido de la Liga Smartbank, Lugo-Almería, por un que afectó a 20 jugadores del conjunto gallego. Equipos como el Real Madrid, Athletic Club de Bilbao y Osasuna acumulan positivos entre sus plantillas. Fuentes de LaLiga admiten que si ómicron sigue desbocada en las próximas jornadas se suspenderán “inevitablemente” algunos partidos y no quieren “ni oír” sobre la posibilidad de tener que jugar a puerta cerrada, aunque también son conscientes de que si la sexta ola sigue desbocada “habrá restricciones para acceder a los estadios y, por lo menos, las autoridades harán que se pida el pasaporte Covid para entrar en los recintos. Y solo eso y el miedo al contagio harán que disminuya la afluencia a los campos”.

Según un estudio de la Asociación Europea de Clubes (ECA) los equipos europeos perdieron 4.000 millones de euros de ingresos en año y medio por tener los estadios vacíos y si éstos vuelven a tener que cerrarse nuevamente el negocio del 'ticketing' es el que se vería más afectado y la merma de ingresos por club podría ser del 40%, ya que a los ingresos por venta de entradas y abonos hay que sumarle las ventas de camisetas y merchandising, que se producen principalmente en los propios estadios y en día de partido, y la comercialización de bares, restaurantes, etc... “Volver a jugar a puerta cerrada durante un tiempo prolongado sería la ruina. Igual la mitad de los clubes no sobrevivíamos”, reconoce a La Información el directivo de un club que disputa actualmente LaLiga.

De los casi 5.000 millones de euros que los clubes de LaLiga ingresan habitualmente cada año, 787 millones (esa fue la cantidad en la última temporada ‘normal’ la 2018-2019) provienen de la venta de entradas y abonos, el 'ticketing', y eso sin contar el resto de ingresos del 'matchday', como bares, restaurantes, venta de camisetas y 'merchandising'. Ya en la temporada 2019-2020, cuando media temporada acabó jugándose a puerta cerrada, las pérdidas por falta de taquillaje fueron de 300 millones de euros entre los clubes profesionales españoles, y ascendieron a casi 800 millones en la 2020-2021. Si unimos los dos conceptos, ticketing y macthday, los clubes recaudan por ellos cerca de 1.500 millones anuales. Poco menos que los 1.994 millones que el fondo americano CVC hará llegar a 39 de los 42 clubes del fútbol profesional -todos menos Real Madrid, Barcelona y Athletic Club, que han denunciado el acuerdo- en el marco del programa de financiación acordado a cambio de parte de los derechos televisivos de los equipos.

El secretario de Estado para el Deporte, Franco, no habla todavía de cerrar estadios, pero sí de endurecer las restricciones y de ser “más estrictos”. Así, sería “partidario de ser más exigentes en la obligatoriedad del uso de mascarillas y la distancia para no llegar a suspender competiciones. Hemos dado muchos pasos adelante e igual habría que retroceder en este terreno. Espero que no sea necesario tomar medidas más drásticas si hay prudencia”, añadía, en referencia a una posible reducción del aforo o cierre de estadios, como la que existía hasta noviembre de este año.

Mientras, el presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Tebas, que acaba de aprobar un nuevo protocolo más estricto para evitar contagios entre jugadores y técnicos, afirma que la competición española "está preparada" para afrontar la nueva ola de la pandemia de la COVID-19. “Siempre que hay positivos por Covid-19 hay que estar preocupado”, asegura Tebas, “sean jugadores o ciudadanos normales. Estamos en una ola diferente a otras y esperemos que los jugadores se recuperen. "El coronavirus nunca no se fue, aquí está, de otra forma diferente, pero buscamos soluciones para lo que hay. Esperemos que si tenemos que suspender partidos sean los menos posibles y no nos afecte al devenir de la competición", asegura. Tebas, sobre los positivos: "Estamos preparados, la Covid no se fue". Igualmente, el máximo responsable de la patronal de clubes no quiere “ni pensar” lo que podría suceder si se reducen los aforos de los estadios o, directamente, se cierran. Recuerda que “ahí no podemos entrar. Lo que sí, en los protocolos de los entrenamientos, las entradas de los equipos a los estadios para evitar los contagios".

De momento, algunos rumores apuntan que debido a la situación de la pandemia en Navarra, la más alta de España con una IA a 14 días de más de 1.500 casos por 100.000 habitantes, las autoridades de la Comunidad, su presidenta María Chivite acaba de afirmar que en la próxima semana se pueden reducir “horarios y aforos”, el partido entre el Osasuna y el Athletic Club de Bilbao del 3 de enero podría tener que disputarse, aunque el club navarro no tiene ninguna notificación todavía en este sentido, con aforo reducido o a puerta cerrada. Lo que sería “una ruina” para el club pamplonés, que ha presupuestado, este año, más de 6 millones de euros solo en concepto de taquilla y se ha embarcado, en plena pandemia, en una remodelación y ampliación de su estadio, en la que se ha gastado 25 millones de euros hasta elevar su deuda neta en 58 millones de euros. Cifras insostenibles sin público en las gradas. Como les sucedería a muchos de los clubes del fútbol profesional español.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda