Los precios de la energía multiplican por cuatro el déficit comercial español

25 de noviembre de 2022

Los altísimos precios de los productos energéticos durante lo que llevamos de año 2022, derivados de la crisis energética que se vive a nivel mundial, ha disparado el déficit de la balanza comercial española hasta los 53.437 millones de euros en septiembre, un valor cuatro veces superior al registrado un año antes y casi trece veces superior al de septiembre de 2019, el último año de normalidad económica antes de la llegada de la pandemia.

Compartir en:

Los datos de Comercio Exterior de septiembre muestran cómo el sector energético español, siempre dependiente del exterior, ha duplicado el importe de sus transacciones económicas tanto en exportaciones como en importaciones, resultando en un saldo comercial de -40.056 millones de euros, tres veces más que el registrado a estas alturas del año pasado, que fue de -16.392,8 millones.
Hasta el noveno mes del año, el valor de las importaciones españolas ha sido del doble en productos energéticos sobre los exportados. Mientras las importaciones se han elevado hasta los 69.212 millones, una quinta parte (20,4%) del total de bienes traídos al país, las exportaciones acumulan transacciones por valor de 29.175 millones de euros, el 10,2% del total de envíos. En el mismo mes del año pasado, los pesos eran similares, pero los valores eran prácticamente la mitad -14.082 y 30.475 millones, respectivamente-.

Los precios del petróleo y gas disparan la factura

Más del 50% de este déficit comercial corresponde al petróleo y sus derivados, que acumulan un saldo negativo de 22.515 millones de euros, tras importar 44.688 millones frente a 22.172 millones expedidos. El año pasado, este saldo era de -11.304 millones, mientras que en 2019 era hasta cuatro veces menos que a día de hoy. Con estos datos se observa realmente cómo la economía española está pagando mucho más por los productos petrolíferos a consecuencia de la invasión rusa de Ucrania, el veto europeo al crudo ruso y los problemas en las cadenas de suministro.
Esta situación se replica con el gas, el otro gran hidrocarburo cuyo precio se ha encarecido sustancialmente en los últimos 12 meses, principalmente en Europa pero también en el resto del mundo por el efecto contagio y la mayor demanda motivada por los cortes ordenados desde Moscú. En este caso, su balanza comercial registra un saldo negativo de -18.183 millones de euros, mayoritariamente causado por las importaciones: 19.693 millones frente a los 1.510 millones exportados.

España envía más electricidad al extranjero

En este caso se observa especialmente el importante peso que ha cobrado el gas en el mix energético español, al cuadruplicar el volumen de negocio recibido el año pasado, también afectado por su mayor coste. En septiembre de 2021, España importó 4.952 millones en gas, cuatro veces menos, y apenas exportó el equivalente a 711 millones, la mitad que a día de hoy.
El carbón y la electricidad son los únicos productos energéticos que compensan positivamente la balanza, tras registrar 641 millones de euros más en envíos que en productos recibidos, pese a que los precios de la hulla también están tensionados por la dependencia energética del continente europeo. El año pasado, la balanza comercial de esta materia fue negativa (-848 millones), pero los envíos de energía a Francia, Portugal o Marruecos han permitido darle la vuelta a este balance, algo que también se nota en las facturas de los hogares españoles.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda