BATERIA DE DATOS

El déficit público cae al 0,6%

30 de junio de 2022

El déficit del conjunto de las administraciones públicas, excluida la ayuda financiera, se situó en 7.884 millones de euros hasta abril, lo que supone restar 18.651 millones a la cifra registrada un año antes, un 70,3% menos, por lo que desciende al 0,6% del PIB, según los datos facilitados por el Ministerio de Hacienda.

Compartir en:

En lo que respecta al déficit del Estado hasta el mes de mayo, el dato se sitúa en el 1,36% del PIB, frente al 2,87% existente en el mismo periodo de 2021. De esta forma, el déficit se sitúa en 17.837 millones, lo que supone un descenso del 48,5% respecto a los 34.629 millones del mismo periodo del ejercicio anterior.
Este resultado se debe, según Hacienda, a un incremento de los ingresos no financieros del 19,2%, frente al comportamiento de los gastos, que se moderan a un ritmo del 3,3%. «Continúa la senda de descenso del déficit del Estado iniciada en 2021 como consecuencia de la reactivación económica y la creación de empleo», ha destacado el Ministerio.


 Continúa la senda de descenso del déficit del Estado iniciada en
2021 como consecuencia de la reactivación económica y la
creación de empleo
 En abril el déficit consolidado de las Administraciones Públicas,
excluyendo las Corporaciones Locales, se sitúa en el 0,60% del
PIB al reducirse un 70,3%, excluida la ayuda financiera, respecto al
mismo periodo del ejercicio anterior
 Las CCAA presentan en los cuatro primeros meses de 2022 un
déficit de 1.906 millones, por lo que se reduce en un 46,7% el
déficit registrado el año anterior
 Los Fondos de Seguridad Social registran hasta abril un déficit
del 0,12% del PIB, lo que supone un descenso del 34% respecto a
abril de 2021
 El déficit del conjunto de las Administraciones Públicas, incluidas
las Corporaciones Locales, se sitúa en el primer trimestre en el
0,36% del PIB, lo que implica una reducción del 77,1%

MAS DATOS ECONOMICOS

El ahorro de los hogares, en negativo (-0,8%): la balanza por cuenta corriente en déficit: precio export/import, por las nubes

Los hogares españoles situaron en el primer trimestre su tasa de ahorro en el -0,8% de su renta disponible, registrando así su primera tasa negativa desde el primer trimestre de 2019. En el trimestre previo, la tasa de ahorro de los hogares fue del 8,3%, según las Cuentas Trimestrales no Financieras de los Sectores Institucionales el del INE.


La caída de la tasa de ahorro de los hogares hasta el -0,8% se debe a que gastaron más de lo que ingresaron. Así, su renta disponible aumentó un 3,8% interanual, hasta los 181.147 millones de euros, mientras que su gasto en consumo totalizó 181.618 millones de euros, un 14% más. Además, incrementaron un 33,4% su inversión, hasta los 19.379 millones de euros, de forma que ésta alcanzó el 7,6% de su renta disponible, el mayor porcentaje desde finales de 2012. Como consecuencia de todo ello, los hogares recortaron su ahorro en el primer trimestre en 1.427 millones de euros, en contraste con el ahorro de 14.516 millones del mismo periodo de 2021, lo que en términos relativos supone un retroceso del 109,8%.

Si se eliminan los efectos estacionales y de calendario, la tasa de ahorro de los hogares alcanzó en el primer trimestre el 7,5% de su renta disponible, tasa 2,1 puntos inferior a la del trimestre anterior y la más baja desde el cuarto trimestre de 2019, justo antes de que se declarara la pandemia.

Los hogares no pudieron financiar con su ahorro la inversión que realizaron en el primer trimestre del año, por lo que mostraron una necesidad de financiación de 21.535 millones de euros, frente a los -574 millones del primer trimestre de 2021.

El déficit por cuenta corriente alcanza los 4.100 millones entre enero y abril


La balanza por cuenta corriente, que mide los ingresos y pagos al exterior por intercambio de mercancías, servicios, rentas y transferencias, registró un déficit de 4.100 millones de euros en los cuatro primeros meses del año, frente al superávit de 500 millones del mismo periodo de 2021, a pesar del avance del turismo, según los datos del Banco de España publicados este jueves.

Este resultado es consecuencia de la caída del superávit de la balanza de bienes y servicios, que registró hasta abril un saldo de 300 millones de euros, frente al los 3.900 millones de un año antes. No obstante, dentro de la balanza de bienes y servicios, la rúbrica de turismo y viajes presentó hasta abril un superávit de 12.400 millones de euros, muy por encima del saldo positivo de 700 millones de euros del mismo periodo de 2021.De su lado, la balanza de rentas primaria y secundaria (rentas de trabajo, de la inversión, impuestos sobre producción y la importación y subvenciones) y secundaria (transferencias personales, impuestos corrientes, cotizaciones y prestaciones sociales, etc.) elevó su déficit hasta los 4.400 millones de euros, frente al saldo negativo de 3.300 millones de euros de los cuatro primeros meses de 2021.

El saldo de la cuenta de capital, por su parte, elevó su superávit hasta abril hasta los 2.200 millones de euros, frente a los 1.600 millones de euros del mismo periodo del ejercicio anterior.

Así, el saldo agregado de las cuentas corriente y de capital, que determina la capacidad o necesidad de financiación de la economía española, registró un déficit de 1.900 millones de euros hasta marzo, frente al superávit de 2.200 millones de euros del mismo periodo de 2021.

Datos de abril: déficit corriente de 500 millones

Los datos correspondientes únicamente al mes de abril muestran un déficit por cuenta corriente de 500 millones de euros, frente al superávit de 900 millones registrado en el mismo mes de 2021. Este comportamiento se debe principalmente al aumento del déficit de la balanza de rentas primaria y secundaria, que alcanzó los 2.000 millones, frente a los 700 millones de abril de 2021.

De su lado, la balanza de bienes y servicios registró un saldo positivo de 1.500 millones de euros, 100 millones menos que en abril de 2021. Dentro de éste, el supéravit de la rúbrica de turismo y viajes se amplió hasta los 4.700 millones de euros, en contraste con el saldo positivo de 300 millones de euros del mismo mes del año pasado. La cuenta de capital, por su parte, presentó en abril un superávit de 700 millones de euros, lo que suponen 200 millones más que en el mismo mes de 2021. Con todo ello, la economía española registró en el cuarto mes del año una capacidad de financiación de 300 millones de euros, en contrate con los 1.500 millones de euros que presentaba en abril de 2021.

Entrada de capitales de 22.300 millones hasta abril

Por otro lado, en los cuatro primeros meses de 2022 España registró entrada de capitales por valor de 22.300 millones de euros, frente a los 12.300 millones de un año antes. La salida o entrada de capitales es un saldo que resulta de tener en cuenta lo que los residentes españoles invierten fuera del país y lo que los extranjeros destinan a España en ese mismo periodo.

Atendiendo sólo a los datos mensuales y no al acumulado del año, en abril se produjeron entradas de capitales por importe de 34.800 millones de euros, frente a la salida de 11.000 millones de un año antes.

 

Las exportaciones industriales elevan un 21,6% sus precios en

El Índice General de Precios de Exportación de los productos industriales registró un aumento interanual del 21,6% el pasado mes de mayo, cinco décimas por encima de la tasa de abril y su mayor repunte interanual desde el inicio de la serie, en enero de 2006, según el INE.

Los precios de exportación de los productos industriales llevan once meses consecutivos batiendo récord. La tasa de mayo se ha visto impulsada especialmente por los bienes intermedios, los bienes de equipo y los bienes de consumo no duradero, que incrementaron su tasa interanual respecto a abril. Por contra, la energía la recortó más de 4,5 puntos, hasta el 142,2%, por el abaratamiento de la producción, transporte y distribución de energía eléctrica.

Por su parte, los precios de importación de los productos industriales se incrementaron un 30,1% en comparación con mayo de 2021, tasa más de 1,5 puntos inferior a la del mes anterior. Por destino económico, los sectores industriales con influencia negativa en la variación de la tasa anual del IPRIM son: Energía, que disminuye su tasa casi 15 puntos y medio, hasta el 116,9%, debido a la bajada de los precios de la Extracción de crudo de petróleo y gas natural, que subieron en mayo de 2021. Cabe destacar también, aunque en sentido contrario, el aumento de los precios de las Coquerías y refino de petróleo, mayor este mes que el año anterior.

En el caso de los bienes intermedios, cuya variación desciende más de un punto y medio y se sitúa en el 21,6%. Destaca en esta evolución el descenso de los precios de la Extracción de minerales metálicos, que se incrementaron el mismo mes del año pasado.

Por su parte, entre los sectores con influencia positiva destaca: Bienes de consumo no duradero, con una tasa del 11,8%, más de un punto y medio superior a la del mes anterior, causada por las subidas de los precios de la Industria de la alimentación, mayor este mes que en 2021, y de la Confección de prendas de vestir, frente a la bajada registrada el año anterior.

Herrero la evaluación será fundamental en el futuro marco fiscal


La presidenta de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), Cristina Herrero, aseguró hoy que la evaluación será fundamental en el futuro marco fiscal para asegurar la calidad de las finanzas públicas. La sostenibilidad, el crecimiento económico y las finanzas de calidad, que estarán en el centro del futuro marco, necesitarán de la evaluación para permitir la adopción de decisiones basadas en la evidencia.

Herrero inauguró hoy la presentación de la nueva edición de la revista ‘Papeles de Economía’, elaborada por la Fundación de Cajas de Ahorro (Funcas), dedicada en esta ocasión a la Evaluación y en cuya redacción ha participado, entre otros autores, el director de la División de Evaluación del Gasto Público de la AIReF, José María Casado, como coautor del primer artículo del número. La presidenta de la AIReF comenzó su intervención resaltando las señales que permiten mirar con optimismo el futuro de la evaluación en España, tal y como recoge la publicación de Funcas. En concreto, resaltó la puesta en marcha de la División de Evaluación del Gasto Público en AIReF en el año 2021, que ha consolidado la actividad que venía desarrollando la institución con el Spending Review desde el año 2017.

Asimismo, destacó la buena oportunidad que supone el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) para profundizar en la práctica evaluadora, puesto que en su componente 29 se compromete a mejorar e incrementar la calidad del gasto público e incorporar los resultados de los procesos de revisión y evaluación a la toma de decisiones, haciendo un seguimiento activo, pormenorizado e insistente de su implementación. Además, señaló también el avance que supone el proyecto de Ley de Evaluación, a pesar de que habrá que ir concretando algunos de sus aspectos. El proyecto está actualmente en el Congreso de los Diputados y fue aprobado por el Consejo de Ministros con posterioridad a la elaboración de este número de ‘Papeles de Economía’. Según Herrero, en este contexto de impulso a la evaluación es importante recordar que el rigor tiene que seguir siendo la seña de identidad de las evaluaciones y que se necesitan datos fiables, disponibles y tratables; un desarrollo continuo de las técnicas de evaluación que aseguren la solidez metodológica de los trabajos; y conocimiento y experiencia. A su parecer, la atención creciente a la evaluación de las políticas públicas es una buena noticia siempre que sea la expresión de una apuesta decidida y real por mejorar la calidad de las finanzas públicas.

La presidenta de la AIReF aseguró que los pasos dados son importantes y permiten mirar al futuro con cierto optimismo. Sin embargo, queda camino por recorrer, puesto que las políticas todavía se diseñan sin tener en cuenta la necesidad de ser evaluadas y los datos, fundamentales para la evaluación, aún son dispersos, están mal sistematizados, poco interconectados y con problemas de acceso. Además, es necesario impulsar una verdadera cultura evaluadora en España. Aunque la Ley de Evaluación trata de promover la evaluación en la Administración General del Estado, al mismo tiempo se ponen en marcha planes como el PRTR prácticamente sin evaluación en el ámbito nacional.

La evaluación en AIReF

La evaluación se ha convertido en una actividad central y permanente de la AIReF, tal y como comprometió Cristina Herrero en el Plan Estratégico 2020-2026, en el que definía las líneas de trabajo de su mandato. Es una actividad con evidentes sinergias con la supervisión fiscal y con la que la Institución pretende aportar evidencia para ayudar a la toma de decisiones. La AIReF tiene capacidad para evaluar políticas que afectan a las distintas administraciones y ha demostrado que es capaz de hacer evaluaciones realistas, objetivas y basadas en datos. Sin embargo, la AIReF no puede ser el único actor evaluador. La AIReF ha publicado ya los resultados de la primera y segunda fase del pimer Spending Review. Actualmente, trabaja en los estudios de la tercera fase y en el siguiente encargo, aprobado en diciembre de 2021. Además, ha realizado o está en proceso de desarrollo de diferentes estudios para un total de 10 comunidades autónomas y tiene previsto publicar en el mes de julio la evaluación sobre el Ingreso Mínimo Vital (IMV) y lanzar más adelante un Observatorio que permita realizar un seguimiento de la implementación de las propuestas hechas hasta la fecha. De cara al futuro, la presidenta señaló que las evaluaciones de la AIReF, sin renunciar a encargos puntuales de administraciones particulares, deberían centrarse en políticas de relevancia y corte transversal en las que la Insitución tiene ventaja comparativa ya que su ámbito de actuación se extiende a todas las AAPP. Sanidad, educación, políticas de empleo, medio ambiente, dependencia, lucha contra la pobreza, administración de justicia o I+D son algunos ejemplos de las políticas que pueden ser objetivo de estudio por parte de la AIReF.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda