El coronavirus y la nueva ola preocupa a los expertos.

21 de noviembre de 2021

Las altas tasas de vacunación en gran parte de las mayores economías del mundo no están evitando los serios repuntes de contagios que se están registrando durante las últimas semanas. Alemania es un claro ejemplo de ello. Ha marcado varios récords de nuevos positivos en los últimos días, llegando a superar los 50.000 el pasado jueves.

Compartir en:

En Austria incluso han confinado a la población no vacunada por el avance de los contagios. Ante esta situación, muchos se preguntan si el crecimiento económico está en peligro. Ante todos estos datos, los analistas de Berenberg lo tienen claro: "La situación desde el punto de vista de la salud pública es difícil, y probablemente empeore en las próximas semanas. Desde el punto de vista económico, tenemos que seguirlo de cerca". De hecho, creen que incluso los países con mayores tasas de inmunizados deben estar alerta.
La vacunación está consiguiendo aminorar los problemas que causa el Covid-19, sobre todo a nivel hospitalario. Los sistemas no están tan tensionados como en las olas anteriores. Asimismo, la situación médica pesa ahora menos en la economía que al principio de la pandemia.

Pese a ello, desde Berenberg instan a estar pendientes de la evolución, ya que los contagios se están disparando en las últimas semanas. Mientras en EEUU vuelven a repuntar ligeramente después de algunos días de estabilización, en Reino Unido se mantienen tras el pico registrado en septiembre, a causa de la población más joven que estaba sin inmunizar.

En el conjunto de la Eurozona, la tendencia no está del todo clara al haber dos grupos distintos. Por un lado, los que lo pasaron peor en las primeras olas, como España o Italia, con cifras al alza aunque en menor medida que los que no se vieron tan afectados, como es el caso de Alemania y Austria. Asimismo, estos últimos sirven también de ejemplo de cómo una menor tasa de vacunación media influye directamente en el número de nuevos casos de coronavirus. Desde Berenberg creen que a la hora de volver a aplicar posibles medidas restrictivas para atajar la expansión del virus, "los responsables políticos se enfrentan a una resistencia mucho menor contra las estrictas normas de los pasaportes Covid y la vacunación obligatoria para las profesiones sanitarias y de enfermería de primera línea", en el caso de aquellos estados donde la pandemia hizo estragos al principio.

Por otro lado, también opinan que el escepticismo hacia las vacunas está relacionado con la confianza de los ciudadanos en sus gobiernos. "En algunos casos, esto parece coincidir en parte con el apoyo a los partidos de derecha, como la AfD en Alemania", argumentan. Los analistas de la entidad estiman que es posible que la situación médica retrase los resultados económicos en Europa y Estados Unidos, "solo ligeramente en los próximos meses". Sin embargo, ponen el foco en aquellos países con política de cero contagios, como China. Las duras medidas del Gobierno asiático exacerban la crisis de suministros, aumentando los giros de la oferta y la demanda que provocan temores de estanflación entre los expertos. "En este sentido, la pandemia sigue proyectando una oscura sombra incluso sobre los países más vacunados", sostienen.

Para aminorar el peligro de infección a la economía, desde Berenberg opinan que se debe vacunar a los niños una vez lo aprueben las agencias pertinentes, ofrecer y promover esfuerzos para aquellos que se hayan vacunado antes y mantener o agudizar las restricciones de forma selectiva para aquellos que hayan declinado la inyección de alguna de las dosis.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda