TINSA: el precio de la vivienda mantiene su espiral alcista

13 de octubre de 2022

El precio medio de la vivienda nueva y usada registró un ascenso del 0,4% en septiembre en tasa mensual, lo que corrige parcialmente el retroceso de ocho décimas que se produjo en agosto, si bien es un 8,4% superior al de hace un año (septiembre de 2021) y se sitúa un 20,9% por debajo de los máximos de finales de 2007, según refleja la estadística Tinsa IMIE General y Grandes Mercados publicada este jueves.

Compartir en:

Con el cierre definitivo de los datos del mes de septiembre, la variación interanual en el tercer trimestre del año se sitúa en el 8,6%, frente al 8,5% anunciado provisionalmente el pasado 30 de septiembre en la estadística trimestral Tinsa IMIE Mercados Locales. Según Tinsa, el contexto macroeconómico apunta hacia una moderación en la tendencia alcista del precio de la vivienda. «La demanda residencial, impulsada por el ahorro acumulado y la revalorización del espacio durante el confinamiento, continúa activa en 2022, si bien el incremento continuado de los tipos de interés derivado de la política monetaria contractiva del BCE y las expectativas de desaceleración económica asociadas van dificultando el acceso a la financiación y actúan como elementos ralentizadores», ha explicado la directora del Servicio de Estudios de Tinsa, Arias.
El precio de la vivienda se ha revalorizado un 32,6% desde los mínimos registrados en 2015 y se mantiene un 20,9% por debajo de los máximos de 2007.
En concreto, las áreas metropolitanas destacan en septiembre con el mayor avance en tasa mensual (+1,2% respecto a agosto), mientras que
el resto de grupos analizados registran incrementos entre el 0,3% y el 0,5% en tasa mensual.

Capitales y grandes Ciudades (+0,3% mensual) y resto de municipios (+0,4 %) pierden fuerza con respecto a las variaciones registradas durante los últimos meses (excluyendo agosto, que tiene un componente estacional). En el balance anual, las áreas metropolitanas y resto de municipios son los grupos que presentan la mayor subida de precios respecto a septiembre del año pasado, con un incremento del 10% y del 8,5 %, respectivamente, confirmando la revalorización del espacio que se produjo tras la etapa de confinamientos.
El grupo con una variación anual más moderada son Baleares y Canarias que, tras ser el mercado más activo desde comienzos de la pandemia, muestra estabilización.
«El incremento del coste de financiación también afecta a la oferta, que durante el último año y medio ya ha estado limitada por la elevada incertidumbre para la construcción en un entorno de demoras en las cadenas de suministros y costes de construcción al alza», ha subrayado Arias.
«La limitación de la oferta mantiene tensión al alza en los precios residenciales, que aun así irán moderando sus incrementos a medida que se ralentice la demanda».

Desde agosto de 2015, cuando el precio medio en España alcanzó su mínimo tras la crisis financiera, el valor se ha incrementado 32,6%, con desigual intensidad según los mercados. El mayor avance acumulado corresponde a las capitales y grandes ciudades (+38,4%) y a las áreas metropolitanas (+34,2%), mientras que en las localidades más pequeñas de interior el crecimiento se limita a un 20,1%.
El índice general sigue recortando lentamente su distancia respecto a los máximos de 2007, con un descenso acumulado del 20,9 % desde el punto álgido del ciclo anterior.
La costa mediterránea y resto de municipios rondan el 30% de caída desde el máximo de 2007-2008, mientras que en el grupo de los territorios insulares (Baleares y Canarias), la vivienda está un 12,4% por debajo de los máximos.


La oferta de viviendas se reduce

La oferta de viviendas en venta se ha reducido un 7% durante el tercer trimestre en comparación con el mismo periodo del año pasado. En el segundo trimestre, la reducción de la oferta fue del 8%, "por lo que el fenómeno podría estar ralentizándose ligeramente", según apunta un estudio publicado por idealista.

Por capitales, la mayoría tiene ahora menos viviendas en venta de las que había hace un año. La reducción es del 28% en Santander y alcanza el 26% en Alicante. Le siguen las caídas de Valencia (-24%), Valladolid (-24%), Santa Cruz de Tenerife (-22%), Guadalajara (-22%), San Sebastián (-21%) y Málaga (-20%).
De entre los grandes mercados la oferta se ha reducido también en Palma (-19%), Bilbao (-14%), Sevilla (-13%), Madrid y Barcelona (-9% en ambos casos).
Aún así, el stock en venta ha crecido en otras 10 ciudades con Jaén a la cabeza (23%). Le siguen León (13%) y Cuenca (12%). Con incrementos de un solo dígito les siguen Ourense (7%), Córdoba (7%), Girona (6%), Albacete (6%), Soria (4%), Zamora (4%) y Cáceres (3%). En Palencia el stock de vivienda en venta se ha mantenido estable durante el último año.
A nivel provincial la situación ha sido similar en el último año. Valladolid registra la mayor caída de oferta, con un 25% menos que hace un año. Le siguen Huesca (-23%), Baleares y Guipúzcoa (-21% en ambos casos). A continuación se sitúan los descensos de Las Palmas (-18%), Vizcaya (-14%), Segovia, Málaga, Valencia, Santa Cruz de Tenerife y Álava (-13% en los 5 casos). En la Comunidad de Madrid la oferta se ha reducido un 8%, mientras que en la provincia de Barcelona ha sido del 3%.

Jaén, por su parte, ha visto cómo su stock de viviendas en venta crecía un 17%, seguida por Cáceres (16%), Córdoba (12%) y León (9%). La lista de provincias donde la oferta ha crecido se completa con Albacete (7%), Cuenca (6%), Ciudad Real (5%), Teruel (4%), Ourense (4%), Granada y Murcia (3% en ambas provincias). En Zamora, Almería, Tarragona y Badajoz no se han producido cambios en el tamaño del stock

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda