JPMorgan ve España como la pista de lo que le puede pasar a los demas

19 de mayo de 2022

JP Morgan creen que este golpe al consumo puede ser uno de los primeros síntomas del shock inflacionario que ha sufrido España de forma adelantada y, por tanto, debería ser un serio aviso de lo que podría estar por venir en el resto de Europa. Si el motor del consumo se para, no hay duda de que la economía de la zona euro dejará de avanzar.

Compartir en:

La inflación comenzó a dispararse en España antes que en el resto de grandes economías de la zona euro. Los precios, por ahora, han subido con mayor intensidad, sobre todo, en los tres primeros meses de este 2022, presentando tasas de variación (IPC) que han sido de media casi dos puntos porcentuales superiores a las de la zona euro, lo que podría estar detrás del desplome del consumo en España en los primeros meses de 2022.
Según los datos que publicó el Instituto Nacional de Estadística, el gasto en consumo cayó un 2,3% intertrimestral, una caída más que notable. Pero lo más graves es que, desagregando por sectores, el consumo de los hogares se redujo un 3,7%. Parece que no hay duda, algo sucede que las familias españolas han comenzado a ajustarse el cinturón.

Ahora, se cree que la inflación ha tocado techo en España, mientras que seguirá subiendo algunos meses en el resto de grandes economías de la zona euro. De modo que el 'golpe' que ha sufrido el consumo en España podría ser un adelanto de lo que sufrirán Francia, Alemania, Italia o Países Bajos en el segundo trimestre del año. Esto sería la puntilla a un PIB de la Eurozona que ya se tambalea. "Aunque la persistente debilidad del gasto de los hogares españoles es reflejo, en parte, de factores idiosincrásicos, la profunda contracción del consumo en España en el primer trimestre de 2022 también es una señal de alerta para el resto de la región, dado que el choque inflacionario se materializó un poco antes en España", alertan los economistas de JP Morgan.

Estos economistas reconocen en un informe sobre la economía de España que tienen serios problemas para explicar la debilidad del consumo tras la reapertura de la economía en 2021. Sin embargo, todo hace indicar que los problemas en los primeros meses de 2022 están directamente relacionados con el fenómeno inflacionario, que resta poder adquisitivo a los hogares y genera gran incertidumbre. Los precios suben, mientras que los salarios no lo hacen ni de lejos de la misma forma. Las familias estarían reaccionando con precaución y ajustando gastos, lo que estaría lastrando el consumo y el crecimiento de la economía.

Aún así, desde JP Morgan esperan que los datos de contabilidad nacional se revisen algo al alza, porque no parece normal que el consumo se esté comportando de una manera tan negativa en España respecto al resto de países europeos. "Las revisiones al alza de los datos anteriores son posibles, pero dudamos que sean lo suficientemente grandes como para cambiar sustancialmente la imagen existente".

La confianza del consumidor se hunde

"Ahora existe el riesgo de que la debilidad del consumo en la zona del euro se prolongue hasta bien entrado el trimestre actual. La caída de la confianza del consumidor se alinea con esa hipótesis, aunque la caída ha sido mucho más pronunciada en España que en otros países. No obstante, la relajación de las restricciones covid en Alemania, Francia e Italia deberían proporcionar cierto respaldo al respaldar el gasto en servicios de elevado contacto social (posiblemente gracias al exceso de ahorro acumulado)", comentan los analistas de JP Morgan.

El misterioso caso de España

Pese a que la caída del consumo en España tiene explicación en el primer trimestre de 2022 (la fuerte inflación erosiona el gasto real), los economistas de JP Morgan siguen sin explicarse lo que ha pasado desde que la economía reabrió tras el covid. Todos los expertos preveían una poderosa recuperación económica sostenida en la demanda interna. Por desgracia, el resultado ha sido bien diferente. "Los datos macroeconómicos españoles han sido desconcertantes durante bastante tiempo. En particular, el consumo sigue obstinadamente débil, a pesar de la fuerte recuperación del mercado laboral. Los riesgos a la baja para el crecimiento parecen equilibrados por las noticias recientes sobre un aumento del apoyo de la política fiscal", asegura el informe publicado esta semana por JP Morgan.
Desde el comienzo de la pandemia, España se ha destacado como el alumno rezagado de la zona del euro, principalmente por mostrar un crecimiento decepcionante tras el proceso de reapertura en la primavera de 2021, aseguran desde JP Morgan. "Nuestra principal preocupación es la desconcertante debilidad en la demanda interna española, tanto en consumo como en gasto de capital. Creíamos que, con el tiempo, estos problemas se resolvería con una recuperación de la demanda interna y posibles revisiones al alza de los datos anteriores... sin embargo, el consumo sigue mostrando una debilidad difícil de explicar en su totalidad", sentencia estos expertos".

Compartir en:

Crónica económica te recomienda