Algunas claves de los nuevos ertes

04 de octubre de 2021

El esquema de bonificaciones sociales entre noviembre y febrero para empresas con trabajadores en ertes distinguirá entre compañías de menos de10 empleados y aquellas con plantilla igual o superior a estos.

Compartir en:

Así, para las primeras, las exoneraciones en las cuotas a la Seguridad Social alcanzarán el 80% si realizan acciones formativas y el 50% para el resto; si la empresa tiene 10 o más trabajadores, tendrá una exoneración del 80% si realiza acciones formativas, y del 40% en el resto de los casos.
Por otra parte, el número mínimo de horas de formación de cada persona será de 30, en las empresas de 10 a 49 trabajadores y de 40 a para las que tienen 50 o más. Y estas actividades deberán desarrollarse durante la jornada suspendida.
Además, las empresas que formen a personas afectadas por este tipo de erte tendrán derecho al incremento del crédito para la financiación para actividades formativas, en función de su tamaño. De 1 a 9 personas trabajadoras: 160 euros por persona. De 10 a 49 personas trabajadoras trabajadores: 240 euros por persona. De 50 o más personas: 320 euros por persona
De cualquier forma, se mantienen los erte de impedimento, vinculados a las limitaciones de actividad. Las empresas en esa situación pasan a tener una exoneración del 100% de la aportación empresarial devengada a partir de noviembre de 2021, durante el periodo de cierre, y hasta el 28 de febrero.

En este contexto, los trabajadores acogidos a erte seguirán disfrutando de la exención del periodo de carencia para el acceso a la prestación por desempleo. También del denominado “contador a cero” que se amplía de manera extraordinaria hasta el 1 de enero de 2023.
Para ello, las bases reguladoras de las personas trabajadoras, sobre las que se calculan las prestaciones, se incrementan del 50 al 70% para las personas beneficiarias que hayan consumido 180 días.

Por su parte, para las empresas, se mantienen las garantías de acuerdos anteriores tales como los límites al reparto de dividendos y el acceso a las ayudas a las empresas domiciliadas en paraísos fiscales.
Además, las que se acojan a estos ertes tendrán que respetar restricciones en el acceso a las horas extraordinarias y en las externalizaciones de la actividad.
Igualmente, se extiende la prohibición del despido durante el periodo de vigencia de la norma y también se interrumpe el cómputo de la duración máxima de los contratos temporales para las personas acogidas a ERTE.
Por ultimo, el compromiso de mantenimiento del empleo contará con un nuevo periodo adicional de 6 meses.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda