La energía y los alimentos aceleran la inflación en la OCDE

04 de octubre de 2022

La tasa de inflación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, la organización que engloba a las economías más desarrolladas del mundo, avanzó una décima en agosto hasta situar su tasa anual en el 10,3%. La energía (que se encareció un 30,2% en relación al mismo mes del año previo) y los alimentos (que costaron de media un 15% más que un año antes) fueron los principales responsables del incremento de los precios entre los miembros del club.

Compartir en:

La organización capitaneada por el australiano Mathias Cormann ha destacado que entre julio y agosto de este año, la tasa de inflación disminuyó en 16 de los 38 países miembros debido principalmente a incrementos menos intensos en los precios de la energía. Sin embargo, todavía hay otros 15 países de la OCDE que siguen registrando una inflación de dos dígitos, con Estonia, Letonia, Lituania y Turquía registrando las tasas más elevadas.

La inflación subyacente, que excluye de su cómputo las variaciones de precios de alimentos y energía por su mayor volatilidad, se elevó en cuatro décimas, hasta el 7,2%. El dato interanual de inflación del G7 en el octavo mes del año se redujo en una décima, hasta el 7,5%, mientras que en la zona euro se aceleró en dos décimas, hasta alcanzar el 9,1%. En el conjunto del G20 se mantuvo estable por tercer mes consecutivo en el 9,2%.

El país de la organización que registró la tasa más elevada de IPC fue Turquía, con un 80,2% (seis décimas más), seguida de Estonia, con un 24,8% (casi dos puntos más), y Lituania, con un 22,4% (ocho décimas más). Por el contrario, las menores tasas de inflación se dieron en Japón, con un 3% (cuatro décimas más), Suiza, con un 3,5% (una décima más); e Israel, con un 4,6% (seis décimas menos).

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda