El 54% de las empresas valora negativamente las consecuencias de la reforma laboral

09 de noviembre de 2022

Más de la mitad de las empresas (54%) valora negativamente las consecuencias de la reforma laboral que entró en vigor el pasado 1 de enero. Es una de las conclusiones del estudio 'Reforma laboral: un año de camino' que ha elaborado InfoJobs, y que recoge también que 1 de cada 3 compañías asegura que contratará menos personal debido al incremento de costes.

Compartir en:

La nueva reforma laboral ha transformado el modelo de contratación del mercado de trabajo, de forma que ahora se prioriza la incorporación indefinida y fija-discontinua frente a los contratos temporales, entre otros cambios. La medida no ha sido muy bien acogida por el ámbito empresarial, a menos a tenor de los resultados de la mencionada encuesta. En palabras de Pérez, directora de comunicación y estudios de InfoJobs, "a pesar de que el significativo aumento de los contratos indefinidos es una excelente noticia para nuestro mercado laboral, no cabe duda de que las empresas españolas tienen una visión diferente acerca de la aplicación e impacto de la reforma". Y es que, comenta, "la flexibilidad y las diferentes opciones contractuales siguen siendo indispensables para que los empresarios generen empleo, y hace falta también un sistema capaz de adaptarse a las necesidades de sus diferentes actores y a la evolución de la economía, sobre todo en un contexto como el que atraviesa España actualmente".

De hecho, la desaparición del contrato de obra y servicio y el fomento del contrato indefinido y del fijo-discontinuo es la medida que más ha afectado a las empresas. De hecho, hay dos tercios de las empresas (65%) afectadas. Y entre las empresas pequeñas (de menos de 50 trabajadores) la incidencia de este cambio normativo es ligeramente más alta y alcanza el 68%.

InfoJobs también destaca la repercusión que tiene la limitación del nuevo contrato eventual por circunstancias de la producción. La mitad de las empresas (54%) aseguran haberse visto afectadas por esta medida. Idéntico porcentaje (54% de empresas afectadas) registran los cambios en la regulación temporal: la incidencia de los nuevos ERTE y el mecanismo RED de flexibilidad y estabilización del empleo está siendo importante, sobre todo para las empresas medianas y grandes (60%).
Pese a todo, más de la mitad de las empresas (54%) piensan mantener el crecimiento de la contratación previsto. En el caso de las compañías de más de 50 trabajadores, el porcentaje aumenta hasta suponer los dos tercios (65%) de las entidades medianas y grandes con previsiones de seguir aumentando la plantilla.

No obstante, el 30% de las empresas señalan que contratarán menos personal debido al incremento de los costes que supone aplicar el nuevo modelo de contratación. Pero este dato tiene significativas diferencias en función del tamaño de la empresa: entre las que tienen menos de 50 trabajadores hay un porcentaje más alto (36%) que han reducido sus perspectivas de contratación; mientras que en las medianas y grandes (50 o más trabajadores) solo el 22% prevén incorporar menos personal. Y los cambios no solo tienen que ver con el volumen de contratación: también los procesos de selección pueden verse afectados. Así, el 30% de las compañías subcontratarán a especialistas que les ayuden en la selección, la cual se espera más exigente que antes. Esta tendencia aumenta hasta el 34% de las medianas y grandes (las de 50 o más trabajadores). Por otro lado, el 18% de las empresas ampliarán la contratación de personal dedicado a la selección.

Además de los cambios en los modelos contractuales, la nueva filosofía de contratación puede favorecer que aumenten las incorporaciones de ciertos perfiles profesionales. Los datos apuntan a que, al apostar por la contratación indefinida, las empresas arriesgarán menos y buscarán personas que les ofrezcan más garantías: el 39% incorporarán en sus plantillas perfiles más cualificados y otro 39% se decantarán por perfiles con más experiencia. Los porcentajes de las compañías que contratarán perfiles más jóvenes o con menos experiencia (25%) o menos cualificados (17%) son sensiblemente más bajos, lo que confirma esa apuesta conservadora en la captación de personal.

Díaz: el SMI subirá «de manera relevante para 2023»


La vicepresidenta Díaz, ha afirmado que el Gobierno va a subir el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) «de manera relevante para 2023» y además ha respaldado las reivindicaciones de los sindicatos en el ámbito salarial.

En un acto de la plataforma Sumar en Pamplona, la ministra ha afirmado que en esta materia el Gobierno de España «sólo tiene una capacidad, que es la fijación del SMI acogida en el artículo 27 del Estatuto de Trabajadores». «Los salarios en nuestro país los fijan los agentes sociales y no el Gobierno de España, pero como vengo defendiendo hace mucho tiempo, y no sólo en mi país, a veces llevando muchas tortas, aunque creo que hemos avanzado muchísimo, España tiene un enorme problema justamente por los bajos salarios que tenemos», ha señalado.
Díaz ha asegurado que cuando llegaron al Gobierno el SMI estaba en 735 euros y ahora en mil euros. «Ya os anticipo que sí lo vamos a subir de manera relevante para 2023, pero en lo que no le compete al Gobierno, también digo, y aquí quiero apoyar absolutamente a los sindicatos que están defendiendo el interés general, que necesitamos subir los salarios en nuestro país, necesitamos salarios dignos, que permitan vivir con dignidad, que se desbloqueen las negociaciones colectivas, que los empresarios vuelvan a la mesa del AENC, de la que se han levantado el 5 de mayo», ha dicho.

La vicepresidente ha insistido en que «necesitamos corregir una enorme deficiencia que tiene España, y hablar de salarios dignos es hablar de la vida de la gente, de que puedan vivir en una casa con dignidad, que puedan comer y practicar una alimentación sana, es hablar de pensiones y cotizaciones que permitan tener en el futuro una pensión decente, cosa que no pasa en millones de pensionistas en nuestro país». «Cinco millones de pensiones en España están entre 600 y 800 euros al mes y sigo diciendo que con 800 euros o mil euros en España no se puede vivir con dignidad, por tanto, hay que hacer pedagogía positiva como sea a favor de subir los salarios en nuestro país».

500.000 parados al borde de la jubilación con subsidios de 463 euros


Un total de medio millón de ciudadanos mayores de 55 años afrontan los últimos años antes de su jubilación percibiendo subsidios de desempleo que apenas alcanzan los 463 euros. Son las ayudas que prevé el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) para los desempleados que han dejado de cobrar la paro y, en el caso, de la ayuda para mayores de 52 años, también para los que agotaron otros subsidios con duración limitada.

Mientras, hay otros 150.000 desempleados a pocos años del retiro recibiendo la prestación de desempleo, que en su caso es de 900 euros de media. Casi ocho cada diez de estos parados llevan más de un año buscando empleo. El subsidio de 52 años se ha convertido en el último recurso para un total de 419.000 españoles, que son incapaces de encontrar un trabajo, debido principalmente a su edad y que, mayoritariamente, llegarán a los 65 años recibiendo esta ayuda, mínima, que supone el 80% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), que en 2022 está fijado en 592 euros. A diferencia de los otros subsidios del SEPE, cotiza a la Seguridad Social de cara a la jubilación; es compatible con un puesto de trabajo bajo determinadas condiciones; y además tiene duración indeterminada y se puede seguir cobrando hasta la edad ordinaria de retiro.

Quién tiene derecho al subsidio para mayores de 52 años

El subsidio de mayores de 52 años es uno de los mecanismos más demandados, pero de esta ayuda se excluyen los trabajadores fijos discontinuos -en otras si se admite esa posibilidad-, es necesario ser demandante de empleo y 'querer' trabajar y, además, de no tener rentas propias que mensualmente sean superiores al 75% del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Por su parte, hasta 108.000 personas cobraron en septiembre la Renta Activa de Inserción (RAI). Este subsidio está pensado para desempleados de larga duración de más de 45 años y personas con discapacidad -que deben acreditar la búsqueda activa de empleo-, emigrantes retornados y víctimas de violencia de género.

Requisitos de la Renta Mínima de Inserción

Es necesario estar en desempleo, ser menor de 65 años, no tener ingresos mensuales superiores del 75% del SMI, excluidas las dos extras, y no haber sido beneficiario de la RAI en los 365 días naturales anteriores a la fecha de la nueva solicitud. La Renta de Inserción dura, como máximo, 11 meses. Su cuantía mensual es el 80% del IPREM. En el caso de las víctimas de violencia de género y si ha tenido que cambiar de casa en los 12 meses anteriores a la solicitud de la ayuda, pueden solicitar tres meses extras que se abonarían en un único pago.

Qué es el Subsidio Extraordinario de Desempleo

Mientras, el subsidio Extraordinario por Desempleo (SED) se puso en marcha para sustituir el anterior Plan Prepara y está pensado para parados de larga duración con cargas familiares. Se cobran casi 452 euros mensuales, pero la prestación está limitada a seis meses. Los solicitantes deben estar en paro, pero con la prestación agotada, debe acreditar las rentas inferiores al 75% del SMI. Además de ser parados de larga duración deben demostrar que ya han solicitado y agotado alguna de las siguientes prestaciones: la ayuda por desempleo o el subsidio por desempleo, el Programa de Renta Activa de Inserción (RAI) y el Programa temporal por Protección por Desempleo e Inserción (PRODI) o el Plan Prepara.
En el mes de septiembre de 2022, último dato disponible, hasta 1,7 millones de personas se han beneficiaron de la protección por desempleo, 97.816 personas menos que el mes pasado y 136.388 menos que hace un año. Los perceptores de prestaciones contributivas se redujeron en 108.149, pero los beneficiarios de subsidios por desempleo aumentaron en 9.524 con respecto al mes anterior.

Meta (Facebook) despide a 11.000 empleados, el 13% de su plantilla

 

Meta, la matriz de Facebook, Instagram y WhatsApp, acaba de anunciar el despido de 11.000 empleados, el 13% de su plantilla en todo el mundo. Una noticia que ya había sido anticipada este mismo lunes y que ahora se ha confirmado.

En una carta abierta dirigida a sus empleados y a los inversores, el fundador y consejero delegado de Meta, Mark Zuckerberg, ha comentado que "he decidido reducir el tamaño de nuestro equipo en aproximadamente un 13% y despedir a más de 11.000 de nuestros talentosos empleados". Meta contaba, al cierre de septiembre, con más de 87.000 empleados. El directivo ha añadido que "también estamos tomando una serie de pasos adicionales para convertirnos en una empresa más ágil y eficiente mediante la reducción de los gastos discrecionales y la extensión de nuestra congelación de contrataciones hasta el primer trimestre".
"Quiero asumir la responsabilidad de estas decisiones y de cómo llegamos aquí. Sé que esto es difícil para todos, y lo siento especialmente por los afectados", ha reconocido Zuckerberg.

La decisión de Meta se produce después de que Elon Musk haya despedido al 50% de la plantilla de Twitter (cerca de 3.700 empleados), tras hacerse con la compañía, a través de un correo electrónico. Los últimos resultados de Meta, publicados el pasado 26 de octubre, ya hicieron saltar las alarmas. La empresa se desplomó más de un 20% en bolsa tras anunciar un beneficio en el tercer trimestre un 52% inferior, hasta 4.395 millones de dólares. Los ingresos se situaron en 27.714 millones de dólares, un dato que mejoró los 27.380 millones anticipados por el mercado. Sin embargo, con respecto al mismo periodo de 2021, fueron un 4% inferiores (29.010 millones de dólares).
Zuckerberg ya había pedido paciencia a los inversores al afirmar que los esfuerzos de Meta y su desarrollo del metaverso tardarían aproximadamente una década en despegar por completo. Y hace semanas anunció, coincidiendo con esta presentación de resultados, que en el próximo año la empresa será muy selectiva con sus objetivos.

“En 2023, vamos a centrar nuestras inversiones en un pequeño número de áreas de crecimiento de gran prioridad. Eso significa que algunos equipos de trabajo crecerán significativamente, pero la mayoría se mantendrán estables o se reducirán durante el próximo año. En conjunto, esperamos terminar 2023 con el mismo tamaño, o incluso una organización ligeramente más pequeña que la actual”, declaró

Compartir en:

Crónica económica te recomienda