BCE: Ucrania, ¿solución laboral para Europa?

20 de junio de 2022

La fuerza laboral del conjunto de la eurozona se incrementará en un rango de entre 300.000 y 1,3 millones de trabajadores como consecuencia de la llegada de refugiados a causa de la guerra en Ucrania, según las estimaciones del Banco Central Europeo, que espera que este aumento de la mano de obra disponible contribuya a aliviar ligeramente la estrechez del mercado laboral de la región.

Compartir en:

Según los cálculos realizados, la crisis de Ucrania provocaría un aumento medio de entre el 0,2% y el 0,8% en la población activa de la zona euro a medio plazo como consecuencia de la entrada de refugiados en edad de trabajar, lo que corresponde a un incremento de entre 0,3 y 1,3 millones en el tamaño de la fuerza laboral de la eurozona. A pesar de las rápidas medidas adoptadas por las autoridades europeas, el documento publicado por el BCE señala que las barreras al mercado laboral y otras fricciones siguen siendo impedimentos significativos para los refugiados, lo que dificulta su integración en los mercados laborales de los países de acogida, especialmente a corto plazo.

"El aumento de la oferta de mano de obra resultante de la afluencia de refugiados ucranianos podría aliviar ligeramente la estrechez observada en el mercado laboral de la zona del euro", señala el estudio elaborado por Vasco Botelho, economista del BCE, quien advierte de que si estos refugiados pueden acceder al mercado laboral sin un largo proceso de integración, "podrían ayudar a responder a la demanda de mano de obra actualmente en auge y abordar la escasez cada vez mayor de habilidades". No obstante, el economista del BCE advierte de la dificultad de cuantificar precisamente el impacto final, aunque subraya que, al margen del ámbito laboral, la afluencia de refugiados ucranianos también tendrá otras implicaciones importantes para los recursos fiscales, la vivienda y los servicios públicos en los países de la zona del euro.

 

El estudio publicado por el BCE recuerda que, en los años previos a la guerra, los inmigrantes ucranianos tendieron a establecerse en Polonia, la República Checa, Alemania y Hungría, aunque la mayoría de la población total de inmigrantes ucranianos vive actualmente en la zona del euro, con números particularmente elevados en Italia, Alemania y España.

"Ya existe una comunidad ucraniana importante en la zona del euro, y las experiencias recientes de otros refugiados, junto con el hecho de que los países de la eurozona tienen los medios económicos para recibir refugiados, podrían animar a más refugiados ucranianos a establecerse en la zona del euro a lo largo del tiempo". A este respecto, apunta que la proporción de refugiados ucranianos que permanezcan en la zona del euro a medio plazo dependerá de la duración y la gravedad de la guerra en su país de origen, ya que si la lucha se vuelve más prolongada o más intensa, aumentará el número de refugiados. Asimismo, una guerra más larga y más severa probablemente también reducirá la proporción de refugiados que regresarán a Ucrania a medio plazo.

Por otro lado, si bien actualmente las mujeres representan aproximadamente el 80% de todos los refugiados entrevistados y un 80% de las mujeres refugiadas viajan con al menos un hijo, se espera que la proporción de refugiados en edad de trabajar sea mayor si la guerra es más prolongada y más severa, incluyendo hombres en edad de trabajar eventualmente reubicándose para reunirse con sus familias en el extranjero y mudándose a la eurozona en una etapa posterior.

Perfiles laborales más difíciles de cubrir:mecánicos, soldadores y herreros

Para el director del centro de estudios de Adecco, Javier Blasco, las posibles soluciones al problema de las vacantes en España son "variopintas". A su juicio, aunque se hable de pagar más para atraer profesionales, los bajos salarios "no siempre son culpables de las vacantes".

 

Mecánicos y ajustadores de maquinaria y trabajadores especializados en electricidad y electrotecnología son actualmente los puestos de trabajo más díficiles de cubrir, según una encuesta realizada por el centro de estudios del grupo Adecco entre más de 27.000 empresas representativas del mercado laboral español. Así lo declara el 29% de los encuestados por el grupo, que sitúan también entre los perfiles de más difícil cobertura los de soldadores, chapistas, montadores de estructuras metálicas, herreros, elaboradores de herramientas y afines, con el 26% de las respuestas.

Este mismo porcentaje lo presentan también los técnicos especialistas y profesionales científicos e intelectuales y/o de apoyo en el ámbito de las ciencias físicas, químicas, matemáticas y las ingenierías, de acuerdo con la clasificación de perfiles del Catálogo Nacional de Ocupaciones del Instituto Nacional de Estadística. Con el 21% de respuestas se sitúan los técnicos especialistas y profesionales científicos en el ámbito de la salud, y con el 16% figuran los directores de operaciones y los mecánicos de precisión en metales, ceramistas, vidrieros, artesanos y trabajadores de artes gráficas.

Por contra, los puestos de cajeros y taquilleros, exceptuando a los bancos, serían los menos difíciles de cubrir, con un 1% de las respuestas de los encuestados por Adecco. El grupo ha presentado este lunes el informe ‘Necesidades del mercado de trabajo’, un estudio que aborda las profesiones de difícil cobertura en España y que está basado en la mencionada encuesta.

Según Adecco, existe un importante porcentaje de ofertas que se quedan sin cubrir o que son de difícil cobertura en España, con distinta afectación por sectores. Así, transporte y almacenamiento es la actividad económica que concentra un mayor número de puestos vacantes, con el 19,6% del total. Le siguen ‘actividades de las sedes centrales’, donde el porcentaje de ofertas de difícil cobertura asciende al 13,3%; la industria (12,1%); comercio y ventas (11,6%) y servicios técnicos de arquitectura e ingeniería (8%).

Según Adecco, los puestos de trabajo que más se solicitan en las ofertas de empleo publicadas entre enero y mayo son los de administrativo y auxiliar administrativo, con más de 60 vacantes, correspondientes al 8,8% de las ofertas. Les siguen los de peón/operario (7,4%); comercial (5,3%); mozo de almacén/carretillero (4,7%) e informático (2,8%).

«Baile de cifras» y «soluciones varioipintas» al problema de vacantes

El director del centro de estudios de Adecco, Javier Blasco, ha señalado que desde hace semanas, al hablar de la problemática de las vacantes laborales en España, se está produciendo un «baile de cifras».

Según datos de Eurostat, España es el país con menor porcentaje de empleos vacantes (0,7%) frente a la eurozona (3,1%). «Esta cifra podría aliviarnos, al menos en la comparativa de la escasez de talento, si no tuviésemos en cuenta que uno de cada cinco desempleados de la Unión Europea reside en nuestro país. Es decir, que nuestra patología difiere ostensiblemente de la de nuestros vecinos», ha apuntado Blasco. En su opinión, uno de los muchos «nudos» que hay que solucionar es cómo maximizar la ocupación y la generación de riqueza, potenciar sectores y profesiones de valor, garantizar la formación continua en competencias técnicas y en habilidades, mejorar las ratios de productividad, motivar a los ‘ni-nis’ (aquellos que ni estudian ni trabajan) y asegurar la oferta de profesionales que en cada momento demanda el mercado de trabajo.

«Detrás de este largo etcétera de propósitos se esconden enormes desajustes en sectores, territorios, titulaciones, ocupaciones, habilidades, propósitos y nuevos bailes de cifras que nos deben llevar a la reflexión: 110.000 vacantes según el Consejo Económico y Social, de las que 20.000 corresponden al sector transporte, 30.000 en la construcción y 50.000 al empleo público», ha afirmado Blasco.

«Tampoco hay candidatos para puestos de trabajo en la industria o la construcción con salarios en torno a los 40.000 euros/año. En otros, tendremos que centrarnos en cómo conseguir talento fuera de nuestro país».

El turismo ha creado 408.615 en el ultimo año, con 2,6 millones de afiliados hasta mayo

El mes de mayo cerró con un total de 2,6 millones de afiliados a la Seguridad Social vinculados a actividades turísticas, lo que supone 409.615 trabajadores más que hace un año y 32.962 más que en el mismo mes de 2019, según los datos difundidos hoy por Turespaña.

 

En mayo continúa la tendencia de aumento interanual del número de afiliados que se inició en junio del año pasado. Mayo ha sido el segundo mes consecutivo desde que empezó la pandemia en el que el número de afiliados en el sector turismo ha sido superior al del mismo mes de 2019. El total de afiliados en el conjunto de la economía española creció en tasa interanual un 4,8%, mientras que en el sector servicios aumentó un 6%. En mayo los afiliados en alta laboral a la Seguridad Social se incrementaron, en variación absoluta, en 929.095 personas.

«Iniciamos la temporada de verano con buenas perspectivas a pesar del contexto complejo derivado de la guerra en Ucrania. El turismo será uno de los sectores que más va a contribuir a la recuperación económica y a la generación de empleo este año», afirmó la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto.

Aumentó en todas las ramas

El empleo aumentó en todas las ramas de actividad en el último año. La hostelería ganó 306.413 afiliados (183.448 en los servicios de comidas y bebidas y 122.965 en los servicios de alojamiento); las agencias de viaje dieron de alta a 5.662 nuevos trabajadores y el grupo de otras actividades turísticas registró un aumento de 97.540 afiliados.

Los trabajadores asalariados, que representan el 81% del total en el sector, aumentaron un 23,3% con respecto al mismo mes del año pasado, mientras que los autónomos crecieron un 2,2%. Por ramas de actividad, el empleo asalariado se incrementó en agencias de viajes y operadores turísticos (12,3%) y en hostelería (26,8%), y dentro de ésta, aumentó un 20,3% en los servicios de comidas y bebidas y un 51,5% en los servicios de alojamiento.

El empleo autónomo en turismo, que representa el 19% del total de trabajadores afiliados, se incrementó en un 2,2%. La actividad de hostelería muestra un incremento del 1%. En concreto, en los servicios de comidas y bebidas creció un 0,7%, mientras que en los servicios de alojamiento aumentó un 5,8%. En las agencias de viajes se observa un incremento interanual del 6,7% en el número de autónomos.

En hostelería y agencias de viajes/operadores turísticos conjuntamente, sectores que representan el 69,7% del total de afiliados en alta laboral a la Seguridad Social en turismo, los afiliados aumentaron en tasa interanual un 20,7%. Este aumento fue debido tanto al incremento de los asalariados (26,4%) como al de los autónomos (1,3%).

Crecimiento en todas las comunidades

El empleo en el conjunto de los sectores de la hostelería y las agencias de viaje/operadores turísticos aumentó en todas las Comunidades Autónomas con respecto al año pasado. En cifras absolutas, los mayores incrementos se dieron en Islas Baleares, Andalucía, Cataluña, Comunidad Valenciana, Canarias y Comunidad de Madrid.

En términos relativos, destaca el aumento interanual de Baleares, del 81,6%.

Comparando los datos con el mismo mes de 2019, Andalucía, Islas Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Murcia y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla cuentan con más afiliados a la Seguridad Social que en prepandemia.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda