MIENTRAS EL GAS CAE

La luz de agosto la mas cara de la historia

30 de agosto de 2022

El precio medio de la electricidad en el mercado mayorista en el mes de agosto ha sido de 307,80 euros el megavatio hora, lo que supone un 19,3% más que en el mes de julio, cuando alcanzó los 258,1 euros, y el mes más caro desde que hay registros por encima del mes de marzo, según los datos del Operador del Mercado Ibérico de la Electricidad (OMIE).

Compartir en:

El precio medio de la electricidad supera, así, por primera vez los 300 euros de media en un mes, ya que el precio más elevado hasta la fecha era marzo, cuando se alcanzó un precio medio de 283,3 euros el megavatio hora.
De hecho, este miércoles acabará el mes con la luz en 476,39 euros, lo que convertirá la jornada en la segunda más cara de la historia sólo por detrás del 8 de marzo, cuando se llegó al máximo histórico del 'pool' de 544,98 euros. Además, con el incremento respecto al mes de julio, se acumulan tres meses seguidos de subidas, ya que en junio el precio medio fue de 218,83 euros y en mayo, último mes en el que el precio de la electricidad descendió, 187,11 euros. Mayo sigue siendo, además, el más barato del año 2022.

Todo ello a pesar de la introducción de la conocida como 'excepción ibérica' el pasado 15 de junio, que desacopló el gas del mercado mayorista para rebajar el precio del 'pool', aunque incorporó una compensación a las empresas gasísticas por vender su materia prima más barata.

Durante el mes de agosto, el precio del 'pool' fue de 154,89 euros el megavatio hora, lo que supone un 8,58% más que los 142,65 euros el megavatio hora del mes de julio. Ambos precios son inferiores a los de los meses anteriores, cuando en abril, mayo y junio, se registraron precios medios de 191,5, 187,11 y 169,64 euros, respectivamente. Hay que recordar que el mes de junio ya se vio influido en los últimos 15 días por el tope al gas. Este mecanismo, por su parte, ha alcanzado un precio medio 152,91 euros el megavatio hora, por lo que ha experimentado un incremento del 33,25% respecto a los 114,75 euros de media de compensación que se pagaron en el mes de junio. En los 15 últimos días de junio, el precio medio de la compensación fue de 92,23 euros el megavatio hora.

Este incremento en el mes de agosto se ha producido por días como mañana, 31 de agosto, donde la compensación será de 289,09 euros el megavatio hora (máximo de la serie) y representará un 60,7% del precio final de electricidad. De media, la compensación ha representado en el mes de agosto un 48,2% del precio, con un máximo del 64,8% el 28 de agosto y superior al 44,3% del mes de julio. Además, en comparación interanual, los 307,8 euros el MWh del mes agosto suponen un encarecimiento del 190% respecto a los 105,99 euros del mismo período de 2021, primer mes en el que se superó los 100 euros de promedio. También se ha encarecido un 750% respecto a agosto de 2020 (36,23 euros) y un 585% en comparación con agosto de 2019 (44,96 euros).

PRECIOS DEMASIADO VOLATILES: El gas cae un 25%

Los precios del gas natural en Europa se desploman por segunda jornada consecutiva ante las señales de que los planes para adelantar la construcción de reservas de cara al invierno han dado sus frutos. El contrato con entrega en septiembre del TTF, la referencia europea, baja un 6%, hasta 260 euros por megawatio-hora (MWh) y amplía al 25% su desplome desde el máximo intradía en 340 euros que marcó el pasado viernes.

La reacción del mercado se produce en vísperas de que Rusia corte de forma temporal el suministro de gas a Alemania a través de Nord Stream 1, anuncio que había catapultado los precios en las dos últimas semanas. Sin embargo, varios países de la Unión Europea (UE) avanzaron este lunes que sus niveles de reservas están ya por encima de lo previsto de cara al invierno. El canciller Scholz aseguró que están bien abastecidos en este momento. Las reservas en la UE estaban llenas en un 79,94% el domingo, según los datos de inventario de Gas Infrastructure Europe. El objetivo planteado antes de verano era alcanzar al menos el 80% para el 1 de noviembre de modo que las principales infraestructuras de almacenamiento han alcanzado dos meses antes de lo estipulado ese nivel de reserva.

Según datos de Bloomberg, Alemania tenía sus reservas al 86% y en Polonia casi al 100% el 27 de agosto, mientras que en Portugal estaba completamente lleno. Italia, otro de los países más expuestos al gas ruso, estaba llenó al 81%, mientras que en Hungría se situaba al 62% y Bulgaria al 60%. Los expertos apuntan que el almacenaje permitirá absorber hasta un 30% de reducción del flujo de gas en condiciones normales.

Por otro lado, el anuncio de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, de un nuevo marco de funcionamiento del mercado eléctrico también empujó a la baja los precios. La UE se plantea intervenir a corto plazo con topes a los precios del gas y eléctricos para amortiguar los altos costos de la energía, que han alimentado la inflación y aumentado los riesgos de una recesión. El plan todavía está pendiente de diseño pero los líderes de la UE se reunirán el 9 de septiembre para terminar de darle forma.

Gazprom avisa de nuevo recortes del suministro

Gazprom informó a Engie, energética estatal francesa, que reduciría de forma considerable las entregas de gas a partir de este martes, debido a desacuerdos sobre algunos contratos. La empresa, sin embargo, descarta que esto vaya a producir interrupciones en el suministro, ya que había anticipado posibles cortes parciales o totales por parte de Rusia, e indican que ya han "asegurado" los volúmenes necesarios para abastecer a sus clientes.

En este contexto y a pesar del anuncio, los precios del gas natural de referencia en Europa caen un 5,3% desde los 272 euros/mwh hasta los 253 euros/mwh, aunque permanecen en máximos históricos. “Engie ya había asegurado los volúmenes necesarios para cumplir con sus compromisos con sus clientes, y puso en marcha varias medidas para reducir significativamente cualquier impacto financiero y físico directo que podría resultar de una interrupción del suministro de gas por parte de Gazprom”, ha indicado la compañía en un comunicado el martes. Las entregas de Gazprom a Engie ya habían disminuido "sustancialmente" desde la invasión de Ucrania, por lo que la empresa está manteniendo conversaciones con Sonatrach de Argelia para diversificar proveedores.


Gazprom ha indicado planea detener los suministros en el gasoducto Nord Stream a Alemania a partir del 31 de agosto durante tres días, alegando que realizarán labores de mantenimiento. Las autoridades europeas, no obstante, han puesto en duda que Moscú vaya a reanudar los flujos después de esa fecha, advirtiendo que el Gobierno de Vladimir Putin podría seguir usando "el arma del gas" para presionar a occidente tras las sanciones impuestas por la invasión a Ucrania.
Con más del 90% de su almacenamiento de gas lleno, Francia debería tener suficiente combustible para hacer frente a un invierno con temperaturas medias, señaló el lunes la vicepresidenta ejecutiva de Engie, Claire Waysand. Sin embargo, la situación podría ser difícil durante posibles olas de frío, agregó. Las reservas en la Unión Europea se llenaron hasta el 79,4% el 27 de agosto en comparación con el objetivo del 80% para el 1 de noviembre, según los datos de inventario de Gas Infrastructure Europe.

España sin cortes de suministro

La vicepresidenta tercera Ribera, ha asegurado que "no habrá cortes de electricidad este invierno" ni domésticos ni industriales en España, ya que desde el Gobierno han seguido de cerca la actividad de los operadores para poder determinar si hay algún momento de crisis.

"En un 99% es imposible que haya algún tipo de corte, solamente si se añaden muchos factores inesperados, accidentes, problemas meteorológicos, podríamos encontrar algún tipo de limitación", ha explicado en una entrevista este martes en Rac 1.
Ribera ha enviado un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía, y ha justificado que la situación en España "absolutamente no tiene nada que ver" con la situación de la mayor parte de los países del centro y del norte de Europa, porque España ha estado aislada como una isla energética, que ha desarrollado un sistema mucho más sólido y diversificado, en sus palabras. "Esto no supone que no nos afecte en absoluto, nos está afectando en los precios, porque en los mercados internacionales están alterados y eso, evidentemente, acaba afectando a cualquiera que consuma gas natural, porque hay más demanda en ese producto".

Ha asegurado que el principal objetivo del Gobierno es tomar todas las medidas posibles para "mitigar al máximo el impacto de los precios elevados a través de medidas regulatorias" mientras están impulsando medidas de ahorro o reforzando las medidas de protección social. También ha vuelto a culpabilizar de esta situación al presidente de Rusia, Vladimir Putin, quien en su opinión, ha convertido la energía en una arma de guerra: "Es importante ver qué pasa con el precio del gas, a qué precio está dispuesto a comprarlo Europa, de qué modo la regulación puede disociar el precio del gas con el precio de la electricidad, porque el coste de producir electricidad no es el mismo coste que supone generar electricidad con gas".

"El precio del gas no puede ser el que marque el precio de toda la electricidad que consumimos, porque el precio del gas solo importa alrededor del 20% de la electricidad que consumimos, el resto se produce con otro tipo de costes que no tienen nada que ver con el coste del gas en los mercados internacionales y no tiene sentido retribuirlo de la misma manera", ha añadido. Ribera dice que se tiene que apostar "definitivamente" por las energías renovables, para reducir al máximo las opciones basadas en gas y buscar alternativas de proximidad. "Es cierto que estamos en una situación difícil, pero también es verdad que nunca nos habíamos encontrado en una situación difícil con tantos recursos disponibles", ha manifestado.
Asimismo, ha asegurado que Cataluña "va tarde" en la transición hacia las energías renovables, y ha manifestado que espera que la Generalitat acelere el ritmo, en sus palabras. Ha recordado que Cataluña es una Comunidad muy industrializada, en la que, como en el resto de España, los ciudadanos esperan tener un confort energético, por lo que ha asegurado que "las pequeñas intervenciones no serán suficientes para cubrir la demanda de consumo" de renovables de los catalanes.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda