El paro sigue descendiendo

04 de abril de 2022

El número de personas en desempleo registrado en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), al finalizar el mes de marzo, ha descendido en 2.921 respecto al mes anterior (-0,09%). El paro registrado se sitúa en 3.108.763 personas, la menor cifra registrada en este mes desde marzo de 2008. Respecto a marzo de 2021, el paro ha descendido en 840.877 personas (-21,29%) la mayor reducción interanual de la serie histórica.

Compartir en:

Contratación

El número total de contratos registrados durante el mes de marzo ha ascendido a 1.671.841. Supone una subida de 267.734 (19,07%) sobre el mismo mes del año 2021. La contratación indefinida registra 513.677 contratos, récord absoluto para cualquier mes de la serie histórica que representa el 30,73% de todos los contratos. Se han firmado 306.486 contratos indefinidos más (147,92%) que en el mismo mes del año anterior. Comparado con marzo de 2019 se han realizado 334.000 contratos indefinidos más y 372.000 contratos temporales menos.

El paro por sexo y edad

El desempleo femenino desciende en el mes de marzo con respecto al mes de febrero en 9.219 mujeres (-0,50%) hasta un total de 1.831.428 paradas registradas. El desempleo masculino se incrementa en 6.298 personas (0,50%) y se sitúa en 1.277.335 parados registrados. Si lo comparamos con marzo de 2021, el paro femenino baja en 446.671 mujeres (-19,61%). El paro masculino también se reduce en 394.206 hombres (-23,58%). El desempleo de los jóvenes menores de 25 años sube en el mes de marzo en 7.365 personas (3,27%) respecto al mes anterior. En términos interanuales se ha reducido un 34,9%, hasta situar el total de parados jóvenes en 232.845, la menor cifra en un mes de marzo.

 Paro por sectores económicos

Por sectores económicos, en el mes de marzo el paro desciende en Servicios en 18.090 personas (-0,82%) y sube entre el colectivo Sin Empleo Anterior, en 6.764 personas (2,71%); en Construcción, en 5.664 personas (2,33%); en Agricultura, en 1.568 personas (1,01%) y en Industria donde el desempleo crece en 1.173 personas (0,46%).

Paro por comunidades autónomas

El paro registrado en el tercer mes de 2022 baja en 9 Comunidades Autónomas, especialmente en Canarias (-3.381), Illes Balears (-3.014) y Galicia (-1.173).

Los beneficiarios existentes a final del mes fueron 1.844.256 personas. La inversión total en prestaciones en el mes de febrero fue de 1.881,9 millones de euros. El importe medio mensual por beneficiario, sin incluir el subsidio agrario de Andalucía y Extremadura, en el mes de febrero de 2022 ha sido de 1.045,8 euros.
Se han abonado un total de 82 millones de euros en nóminas por ERTE.

La S Social incrementa sus afiliados

La Seguridad Social sumó en marzo 140.232 afiliados frente a febrero, sin ajuste estacional, con lo que se han registrado 19.834.504 trabajadores de media en el tercer mes del año, en línea con el crecimiento habitual de los meses de marzo de los ejercicios anteriores, según ha informado el Ministerio Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Supone el mejor mes de marzo desde 2019.

En el último año y sin ajuste estacional, la afiliación ha crecido en 913.602 personas, lo que supone un aumento del 4,83% del número medio de trabajadores.
En términos desestacionalizados, el número de afiliados a la Seguridad Social se situó en 19.958.479 personas en marzo, tras aumentar en el último mes en 23.998 respecto al mes anterior (un 0,12% más). Se trata del nivel más alto de la serie histórica, tras once meses consecutivos de crecimiento. El primer trimestre de 2022 cierra con la creación de 119.000 empleos, a pesar de la incertidumbre generada por la guerra a partir del 24 de febrero. Respecto al trimestre anterior, el empleo ha crecido en más de 170.000 empleos, superando el crecimiento registrado en los años previos a la pandemia.
El dato de marzo supera en 472.615 personas la cifra de ocupados de febrero de 2020, mes previo al inicio de la crisis sanitaria del Covid-19. El crecimiento de la afiliación respecto al nivel previo a la pandemia es generalizado por sectores y la mayoría de ellos se sitúan en niveles de empleo superiores a los que registraban en marzo de 2020. Se ha producido un incremento especialmente intenso en sectores innovadores como Información y Comunicaciones (12,4%) y Actividades Científico-Técnicas (6,8%).
Si se mide el empleo en horas trabajadas, se aprecia la recuperación también respecto a antes de la pandemia. Por sectores, también ha crecido especialmente en Información y Comunicaciones.

Asimismo, es generalizada la recuperación del nivel de afiliación a la Seguridad Social previo a la pandemia geográficamente. En 30 provincias se registra un nivel de empleo de más de un 2% superior al que tenían antes del inicio de la pandemia y en algunas de ellas, el crecimiento llega a superar el 6% del empleo.
Desde el Ministerio explican que el empleo ha vivido distintas etapas a lo largo del mes de marzo, según se aprecia en los datos de afiliación diaria. Así, en la primera mitad del mes, se registró un fuerte crecimiento, superando el promedio de años anteriores en la mayoría de los sectores. Pasada la mitad de marzo, coincidiendo con diversos paros en algunas actividades, se produjo una ligera desaceleración en algunos sectores (transporte, industria manufacturera o construcción), que mostraron un ritmo de crecimiento menor del que habitualmente registran en marzo.
Finalmente, en la última semana del mes, se ha producido una recuperación de estos sectores y, con ello, del conjunto del empleo, hasta recobrar un comportamiento muy similar al de los años previos a la pandemia. "Tres meses después de la entrada en vigor de la reforma laboral, se aprecian con mayor intensidad sus efectos positivos, con un incremento del peso de los contratos indefinidos sobre el total y una aceleración de la reducción de los contratos de muy corta duración", señalan desde el Ministerio.
En marzo no sólo se aprecia la continuidad de la creación de empleo, sino que" también se acentúan los efectos positivos que la reforma laboral está teniendo sobre la calidad del empleo". En concreto, en marzo se registran 1.021.278 empleos indefinidos más que hace un año, con una aceleración del crecimiento de este tipo de empleo. Este crecimiento de los contratos indefinidos se está acelerando a medida que avanza el ejercicio 2022 y es generalizada en todos los sectores.

El 75% de los afiliados tienen contratos indefinidos, lo que supone 5 puntos más de lo habitual antes de la pandemia, y un 25% son temporales. En los años previos a la pandemia, esta distribución era del 70% de indefinidos, frente al 30% de temporales. Por su parte, el empleo temporal sigue cayendo. "Las medidas incluidas en la reforma laboral contribuirán a ahondar en este comportamiento", asegura el Ministerio.
También se aprecia en los contratos firmados en el inicio de 2022 un descenso del número de contratos de muy corta duración, tras la introducción de un nuevo desincentivo el pasado 1 de enero. En concreto, el peso de los contratos de un día de duración se ha reducido más de 17 puntos, pasando de superar el 30% de los contratos firmados en un mes en los años previos a la pandemia al 13%. Por su parte, los contratos que duran entre dos y siete días también se han reducido pasando de superar el 30% de los contratos firmados cada mes al 17,3%. También se aprecia la mayor supervivencia de los contratos: mientras que en años anteriores sólo el 11,7% de los contratos firmados desde el inicio del ejercicio seguían vigentes en marzo, ahora ese porcentaje llega al 50,2%. Esta tendencia a la reducción de los contratos de muy corta duración tras el desincentivo introducido en la reforma laboral se está acentuando a medida que avanzan los meses del año 2022.

El número de trabajadores protegidos por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) vinculado al Covid-19, procedentes de alguna de las modalidades de ERTE puestas en marcha durante la pandemia, ha cerrado marzo de 2022 en 79.441 personas, que representan el 0,5% del total de afiliados. Además, otros 17.162 trabajadores están en otras modalidades de ERTE no relacionadas con la pandemia. En ambos casos, supone una fuerte reducción respecto de los niveles de octubre de 2021, cuando se puso en marcha la última prórroga de los ERTE. En marzo, el número de trabajadores en ERTE-COVID en suspensión parcial (41.591) supera la cifra de trabajadores en suspensión total (37.850), según los datos preliminares de la Seguridad Social.
A partir del 1 de abril entró en vigor el nuevo esquema permanente de ERTE, aprobado con la reforma laboral, que sigue un modelo similar al vigente hasta marzo con exoneraciones en las cotizaciones sociales. Con las nuevas fórmulas se prioriza la reducción de jornada sobre la suspensión de empleo y el objetivo, al igual que con los ERTE-COVID, es que las empresas utilicen este mecanismo de ajuste y no el despido, en caso de crisis económicas o sectoriales.

Además, desde el 1 de abril se ha activado el Mecanismo RED sectorial para las agencias de viaje, tal y como se acordó en el pasado Consejo de Ministros, debido a su situación diferencial respecto al resto de actividades: se trata del sector que tiene un mayor porcentaje de trabajadores en ERTE (23%), casi cinco veces más que el siguiente sector con más trabajadores protegidos.
Por otro lado, en cuanto a las prestaciones de autónomos, más de 100.000 trabajadores por cuenta propia se han beneficiado de la exención del 90% en sus cotizaciones del periodo de liquidación de marzo de 2022 prevista en el artículo 1 del RD-ley 2/2022. Además, unos 1.500 trabajadores autónomos siguen recibiendo alguna de las prestaciones extraordinarias por el Covid-19 debido a que su actividad aún se encuentra afectada.

 

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda