PARO OCDE: España a la cabeza

13 de julio de 2022

La tasa de paro de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) se mantuvo estable en mayo en el 5%, el nivel más bajo desde el comienzo de la serie histórica en 2001, con España a la cabeza del desempleo entre las economías más desarrolladas, con un 13,1%.

Compartir en:

De este modo, la tasa de desempleo de mayo fue inferior o igual a la tasa previa a la pandemia en dos tercios de los países de la OCDE. El número de desempleados en la OCDE alcanzó en mayo los 33,848 millones, lo que representa un ligero incremento de 23.000 desempleados respecto del mes anterior. Entre los países de la OCDE, las mayores tasas de paro se observaron en España, con un 13,1%; Grecia, con un 12,7% en abril; y Turquía, con un 11,3% en abril. Por contra, los niveles más bajos de desempleo se registraron en Chequia, con un 2,5%; Japón, con un 2,6%; y Polonia, con un 2,7%.De este modo, la tasa de desempleo de mayo fue inferior o igual a la tasa previa a la pandemia en dos tercios de los países de la OCDE. El número de desempleados en la OCDE alcanzó en mayo los 33,848 millones, lo que representa un ligero incremento de 23.000 desempleados respecto del mes anterior. Entre los países de la OCDE, las mayores tasas de paro se observaron en España, con un 13,1%; Grecia, con un 12,7% en abril; y Turquía, con un 11,3% en abril. Por contra, los niveles más bajos de desempleo se registraron en Chequia, con un 2,5%; Japón, con un 2,6%; y Polonia, con un 2,7%.
En mayo, el desempleo entre los menores de 25 años se moderó al 10,4% desde el 10,6% del mes anterior. Las mayores tasas de paro entre los jóvenes se observaron en España (27,1%), Suecia (21,7%) e Italia (20,5%).

EMPLEO: los “datos” lideran las carreras con más futuro

La combinación de examinar los datos, obtener conclusiones de la información disponible y tomar decisiones más eficaces, es sinónimo de competitividad. Hasta el punto de que, según la Fundación Cotec, el 65% de las compañías corre el riesgo de no ser competitivas, si no adoptan el big data en sus estrategias. 
Esta tecnología puede aplicarse en prácticamente cualquier actividad o sector, eso provoca que las profesionales más demandadas en la actualidad y que reciben un salario más atractivo, se encuentren alrededor de los datos. Es, actualmente, donde el valor del conocimiento de estas tecnologías alcanza mayores cotas, tal y como apunta un informe de IEB School.  Las profesiones relacionadas con esta práctica están siendo tan demandadas que incluso falta personal cualificado para cubrir las vacantes existentes, pues el número de profesionales disponibles en el mercado no crece al mismo ritmo que las ofertas de trabajo. Keepler Data Tech, compañía tecnológica especializada en analítica avanzada de datos, detalla los distintos perfiles que se pueden encontrar en el campo de la ciencia de datos según su visión de estos roles:
- Data Analyst es la base de todos los perfiles profesionales en torno al dato. Suele ser una persona de business intelligence, pero más potente a nivel de conocimiento tecnológico. Cuenta con bastante cuota de mercado y, a largo plazo, es posible que acabe sustituyendo al perfil de business intelligence tradicional. Es el encargado de realizar una analítica exploratoria, con SQL, visualización y algo de scripting con R o con Python. Está considerada como una de las carreras profesionales mejor remunerada.
- Data Engineer es el que cuenta con el conocimiento más fuerte en ingeniería dentro de este colectivo. Su principal tarea es la de distribuir datos de manera accesible a los perfiles más analíticos (Data Scientist y Data Analyst). Es un perfil especializado en la gestión del almacenamiento de los datos (bases de datos, lagos de datos, almacenes de datos) y en procesos programáticos de transformación y carga de datos (pipelines de transformación con Spark/Hadoop, Python o SQL). Es el punto de unión entre los perfiles de Cloud y los perfiles de “puro” Data. Se les puede entender como un ingeniero con algo de conocimiento de modelado de datos y ciencia de datos. También son los encargados, cuando se habla de Data Architects, de diseñar toda la plataforma de datos enfocada a casos de uso de analítica descriptiva y predictiva.
- Business Analyst es el perfil más centrado en la preventa y cuenta con un alto conocimiento en los casos de uso y en la gestión de equipos. La importancia del trabajo de este profesional ha crecido exponencialmente en los últimos años, hasta el punto de considerarse de vital importancia en los procesos de toma de decisiones. Se espera que su crecimiento alcance el 25% en 2028, según un estudio de U.S Bureau os Labor Stadistics. Dentro de este perfil, se pueden encontrar distintas especialidades; descriptivo, diagnóstico, predictivo y prescriptivo.
- Data Scientist es el auténtico científico de datos, con conocimiento matemático, estadístico, scripting en diferentes lenguajes, machine learning. Es el encargado de traducir grandes volúmenes de datos y transformarlos en información útil para las organizaciones. Es el perfil que más interesa a las empresas y el que encuentra trabajo más rápidamente. El sueldo de un Data Scientist junior suele superar los 30.000 euros al año, pero ante la demanda actual de estos profesionales, su sueldo puede alcanzar cifras desorbitadas.
- Data Visualization Specialist, se trata de la evolución de un Data Analyst, pero con más skills de presentación de informes y visualización, un perfil audiovisual. Es también muy similar al perfil de business intelligence, aunque cuenta con el enfoque de hacer informes más reutilizables y automatizados, de cara a reportes más complejos y profundos que un simple dashboard. Son los encargados de buscar nuevas preguntas que hacer en la información, en lugar de intentar únicamente contestar las que ya se tienen.
Alrededor de estos perfiles, empiezan también a surgir otros más especializados por sector, como, son el Financial Analyst, People Analyst, Statistician Analyst y Quants, estos últimos más estadísticos y matemáticos, cercanos al campo de la investigación.


Los “staff” públicos no paran de crecer

Según los datos que aportan sobre la estructura pública estatal tres fuentes oficiales -el Boletín Estadístico de las Administraciones Públicas, el registro de personal del sector público que elabora el Ministerio de Hacienda y las Estadísticas de Ejecución Presupuestaria- el staff de la Administración estatal sigue engordando y suma ya 1.223 cargos a dedo, a los que habría que añadir a los funcionarios de carrera que se destinan a labores de asesoría, y hasta 746 altos cargos.

El Gobierno de coalición con Unidas Podemos -22 ministerios frente a 13 del Ejecutivo de Mariano Rajoy- ha sido sin duda el desencadenante de una situación que supone que a fecha de enero de 2022 haya 307 asesores eventuales más que en 2018 -el 28% más-, un incremento de 75 altos cargos -un 11%- y 471 entes estatales administrativos y no administrativos más que hace tres años -un alza del 20%-. El último censo de trabajadores de las administraciones públicas muestra que solo en los ministerios están ocupados 803 eventuales, personal con sueldos medios de más de 56.000 euros anuales.
A final de año, la nómina de los altos cargos y asesores de Sánchez habrá supuesto un desembolso de más de 160 millones de eurosA final de año, el coste salarial de la cúpula del Gobierno -altos cargos y asesores- superará los 160 millones -hasta abril ya se habían desembolsado más de 53 millones de euros a modo de retribuciones, 13 millones más que en el mismo periodo de 2018. Según el último Boletín Estadístico del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas, con fecha de enero de 2022, de los 730 asesores con los que contaban los ministerios, casi la mitad estaban a disposición del Ministerio de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, que tenía a sueldo 347 efectivos designados a dedo. Mientras, Política Territorial era el segundo departamento que tenía contratado mayor número de asesores, 141.
Esta plantilla contrasta con la que tenía Mariano Rajoy en julio de 2018, 603 asesores, pero coincide en que el mayor número de estos empleados eventuales se concentraba en Presidencia y Política Territorial -434- y que a lo largo del mandato del presidente 'popular' también fue aumentando progresivamente el personal a dedo, 100 más que enero de 2012. Según la ejecución del presupuesto del Gobierno, durante el año 2021 se desembolsaron 18.373 millones solo para pagar al personal público al servicio del Estado. 
Mientras, el número de entes del sector público administrativo estatal, excluidos los órganos con dotación diferenciada en los Presupuestos Generales del Estado, sumaba a 31 de diciembre del año pasado 234 entidades, a las que hay que añadir otras 237 no administrativas -empresas, sociedades mercantiles y fundaciones. En total, 471 entes frente a los 395 de 2018. El crecimiento se ha generado fundamentalmente de la mano de la de los consorcios del sector público estatal. La plantilla de estos entes supera los 136.000 efectivos, que sumados a los 90.000 dependientes de los ministerios suponen en torno a 226.000.  
Durante 2021 se repartieron 11.300 millones de euros a un total de 6.443 entidades públicas estatales, locales y autonómicasEn cuanto a las subvenciones -en el punto de mira de la Unión Europea- a organismos públicos, la estadística elaborada por el Ministerio de Hacienda y Función Pública muestra que solo durante 2021 se repartieron 11.300 millones de euros a un total de 6.443 entidades públicas estatales, locales y autonómicas. El presupuesto en 2018 alcanzó los 7.787 millones, un 45% menos. Solo el año pasado se distribuyeron 62.500 millones de euros en subvenciones de organismos públicos a fundaciones políticas, sindicales, sociales, deportivas o culturales, grandes empresas y pymes, asociaciones de todo tipo y organizaciones religiosas y centradas en personas vulnerables o en el desarrollo en diferentes países.
Hasta 35.000 entidades, con perfiles muy diversos, recibieron ayudas superiores a 100.000 euros durante el año pasado, una cantidad que obliga a una mayor transparencia y publicidad a quien la recibe. También las empresas y organismos que obtienen a través de fondos públicos más de la mitad de sus ingresos son examinadas al detalle. Pese a todo, son cada vez más frecuentes los avisos y alarmas sobre este modelo de alto riesgo, debido al volumen de ayudas, su difícil control y elevado número de receptores y de concesiones, 16,5 millones a diciembre de 2021. Solo en el segundo semestre de 2021 se hicieron públicas 28.708 convocatorias de subvenciones y ayudas públicas en toda España, un dato que facilita el Ministerio de Hacienda, que debe dar publicidad por ley a este tipo de fondos.

Los sueldos están por debajo de la media de su sector

El salario medio bruto mensual en España en 2021 se situó, según los datos que elabora el Instituto Nacional de Estadística a partir de la Encuesta de Población Activa (EPA), en 2.038,6 euros, la cifra más alta desde que comenzó la serie en 2006, y un 2,8% por encima de 2020. 
El salario es uno de los factores que más contribuye a la captación y retención del talento, por lo tanto, es importante hablar abiertamente sobre este asunto, para poder compararnos con conocimiento y lograr una visión más objetiva de nuestra situación en relación con el sector y nuestro entorno. Con este objetivo, Nexian ha querido dedicar su Barómetro del mes de junio a consultar a los trabajadores: ¿Crees que tu salario se ajusta a la media del sector? Estos han sido las principales conclusiones alcanzadas: • El 48,75% de los trabajadores encuestados tiene la percepción de que cobra por debajo de la media. “Dentro de este porcentaje se enmarcan tanto las personas que, efectivamente, tienen un conocimiento de las medias regionales o nacionales de su sector como aquellas que están descontentas con su remuneración sin un conocimiento objetivo de los salarios medios”, señala Nogales. En España, el sueldo más común está comprendido entre los 12.000 y 21.000 euros anuales. “En concreto, más de 4 millones de españoles cobran esa cifra al año, lo que supone el 20,88% de los declarantes” apunta.
• El 27,5% de los encuestados considera que su salario se encuentra en la media. Los promedios salariales varían en función del puesto, el área, la experiencia o la zona geográfica y, generalmente, están marcados por los convenios propios o del sector y la gran mayor parte de las empresas toman estas referencias para establecer las cuantías salariales del equipo. “Por este motivo la realidad es que la mayor parte de los trabajadores cobran acorde a la media, independientemente de las percepciones personales”, señala Nogales.
• Un 7,5% de los participantes en esta encuesta afirmaron cobrar por encima de la media. “Esta situación se da especialmente en las grandes empresas, con convenios propios mejorados o con empleados muy valiosos que negocian mejores remuneraciones, haciendo aumentar la media”, puntualiza la directiva de Nexian. Sin embargo, En España tan solo el 4% de los declarantes -poco más de 910.000 habitantes- obtiene unos ingresos superiores a los 60.000 euros -cifra considerada por un estudio de la Universidad de Princeton como el “salario de la felicidad”. 
• Un 16,25% de los trabajadores consultados en este Barómetro afirmaron no conocer los salarios promedio en su sector de actividad. Si bien “hablar abiertamente del salario es algo relativamente tabú en nuestra cultura, es positivo hacerlo porque, de esta forma, podremos compararnos y conseguir una visión más objetiva de nuestro puesto en relación con el sector y al entorno” asegura Nogales.
Como conclusión, y en opinión de la directiva de Nexian, “un trabajador que se siente valorado es un trabajador más productivo, más rentable y longevo, aportando experiencia, especialización y alto valor añadido a una compañía, puntualiza Nogales, por lo que es de vital importancia adoptar medidas que faciliten el acceso a esta información y que les ayude a tomar conciencia de su situación en el mercado”.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda