La inflación de la OCDE aumenta al 5,8% mientras el BCE pide calma

12 de enero de 2022

Compartir en:

Este incremento, tal y como señalan desde la organización, se debió especialmente a que los precios de la energía se dispararon un 27,7% en el área de la OCDE hasta noviembre, 3,4 puntos porcentuales más que en octubre (24,3%) y la tasa más alta desde junio de 1980.
España se sitúa como el quinto país que sufrió un mayor incremento de precios energéticos, del 35,9%. La subida supera con creces la de la media de la Unión Europea (del 25,9%) y también la de la zona euro (27,5%). Asimismo, por delante solo se encuentran cuatro países de la OCDE: Noruega, con un incremento del 84,3%, Países Bajos (+46,7%), Bélgica (+46,4%) y Luxemburgo (+40,7%).

En cuanto a la inflación de los precios de los alimentos en el área de la OCDE repuntó al 5,5% en noviembre, frente al 4,6% de octubre. De esta manera, excluidos los alimentos y la energía, la inflación interanual de la OCDE aumentó de forma más moderada, hasta el 3,8%, en comparación con el 3,5% de octubre.
Asimismo, entre los países de la OCDE, las mayores tasas de inflación en noviembre se registraron en Turquía, con un 21,3%, por delante de Lituania, con un 9,2%, y de Estonia, con un 8,8%. Por contra, las menores subidas de los precios en términos interanuales se observaron en Japón, con un alza del 0,6%, así como en Suiza e Israel, con subidas del 1,5% cada uno.

En cuanto a la inflación de España en noviembre fue del 5,5%, frente al 5,4% de octubre, manteniéndose por debajo de la media de la OCDE pero por encima de la tasa registrada en otros países como Alemania (5,2%), Reino Unido (4,6%), Italia (3,7%) y Francia (2,8%).

Para el área del G20, la inflación interanual aumentó hasta el 5,9% en noviembre de 2021, frente al 5,3% de octubre. Entre las economías del G20 no pertenecientes a la OCDE, la inflación interanual aumentó en China (hasta el 2,3%, desde el 1,5% de octubre) y también en Sudáfrica (a 5,5%, desde el 5,1%), Rusia (a 8,4%, desde el 8,1%), India (a 4,8%, desde el 4,5%) y Arabia Saudí (a 1,1%, desde el 0,8%). Por el contrario, la inflación se mantuvo estable en Brasil (en 10,7%) e Indonesia (en 1,7%), mientras que disminuyó levemente en Argentina (de 52,1% a 51,2%).

Además, en noviembre, la inflación interanual aumentó en todos los países del G7, excepto en Canadá, donde se mantuvo estable en 4,7%.


Previsiones en la eurozona

El aumento fue particularmente marcado en los Estados Unidos, donde la inflación interanual pasó del 6,2% de octubre al 6,8% en noviembre, la tasa más alta desde junio de 1982, mientras que en la eurozona la inflación aumentó hasta el 4,9% en noviembre, desde el 4,1% de octubre y el -0,3% un año antes.
Sin embargo, el economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), el irlandés Philip Lane, ha defendido las últimas previsiones de la institución, que apuntan a un debilitamiento de las presiones inflacionistas a lo largo del año, que llevará a situar la tasa de inflación de la eurozona por debajo del umbral del 2% en el medio plazo, alejando la necesidad de implementar subidas de tipos en contraste con la situación en Estados Unidos.
Lane considera que existe una "diferencia cristalina" con la situación en los Estados Unidos y el Reino Unido, donde la evaluación sugiere que la inflación no se estabilizará en la meta del 2% a menos que haya un endurecimiento de la política monetaria, mientras que la valoración del BCE para la zona euro "es diferente".

"La alta presión sobre la inflación en 2021 se desvanecerá este año, pero 2022 sigue siendo parte del ciclo de la pandemia. Y cuando termine la pandemia, en 2023 y 2024, la inflación se estabilizará en un nivel más bajo, alrededor del 1,8%, que está mucho más cerca de nuestro objetivo en comparación con lo que teníamos antes de la pandemia", concluyó. Así, el BCE anunciaba el pasado diciembre la revisión al alza de sus pronósticos de inflación respecto a los que hizo en septiembre por el fuerte aumento de los precios de la energía y pronostica ahora un crecimiento en 2021 del 5,1 % con una inflación del 2,6%. Sin embargo, al anunciar esos pronósticos Lagarde consideró que "la inflación podría ser más elevada si los salarios suben más rápido de lo esperado".

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda