El sector manufacturero, estancado

02 de diciembre de 2021

La presión de los precios y los problemas de suministro en la economía mundial continuaron frenando el crecimiento económico del sector manufacturero español en noviembre. Se observa un aumento récord de los precios y unos mayores plazos de entrega, la producción aumenta a un ritmo más lento a pesar del marcado incremento de los nuevos pedidos y la confianza disminuye, pero el empleo vuelve a crecer.

Compartir en:

El Índice PMI del sector manufacturero español, publicado este miércoles y elaborado por la consultora Markit, bajó de 57,4 registrado en octubre a 57,1 en noviembre. De todos modos, el índice PMI se ha situado por encima del nivel de ausencia de cambios de 50 por décimo mes consecutivo. En noviembre hubo poca evidencia de que los problemas de suministro y la presión de los precios que han caracterizado al sector manufacturero español en los últimos meses se atenuaran, ya que se establecieron nuevos récords tanto en los plazos de entrega de los insumos como en la inflación de los costes. En consecuencia, la actividad industrial se vio limitada, ya que la producción aumentó a un ritmo más lento, mientras que las empresas se mostraron cada vez más preocupadas por el futuro.
Los resultados de la última encuesta contradijeron una vez más las tendencias contrastantes dentro del sector. El crecimiento de la demanda siguió siendo positivo, con un marcado aumento de los nuevos pedidos, apoyado en parte por un mayor incremento de los nuevos pedidos de exportación. Hubo informes de que la demanda del mercado mantuvo una fuerte tendencia subyacente, aunque las empresas encuestadas informaron de la preocupación de algunos clientes con respecto al aumento de los precios.
De hecho, las tarifas cobradas por los fabricantes españoles aumentaron en noviembre a la tasa más pronunciada en la historia del estudio en respuesta a un aumento récord de los costes de los insumos. Se comentó que los precios de los metales, los envases, el combustible, la electricidad y el transporte de mercancías se han encarecido.

Las presiones de los precios siguieron estrechamente vinculadas a las limitaciones de la cadena de suministro, y los fabricantes volvieron a informar ampliamente sobre los problemas en la entrega de insumos en noviembre. Según los datos más recientes, los plazos medios de entrega de los insumos se alargaron al ritmo más pronunciado en casi 24 años de recopilación de datos, en medio de informes generalizados de un desajuste entre la oferta y la demanda en los mercados mundiales de productos.
Las dificultades relacionadas con el transporte, especialmente el transporte marítimo, también persistieron, y se informó que los desafíos en general para la compra de insumos fueron un impedimento importante para el crecimiento de la producción en noviembre. En consecuencia, la producción de los fabricantes españoles aumentó, pero a su ritmo más lento en diez meses.
La preocupación sobre la persistencia del aumento de los precios y los problemas de suministro afectó la confianza. Aunque las empresas esperan que la recuperación de la demanda y de la actividad del mercado continúe, la confianza sobre el futuro disminuyó hasta su mínima de 13 meses en noviembre.
Las empresas también indicaron que el incremento de los precios de los insumos y la escasez de suministro fomentaron la compra anticipada de los productos disponibles en los mercados. Los últimos datos mostraron otro fuerte incremento en la actividad de compra y, en consecuencia, las empresas aumentaron sus stocks de compras por sexto mes consecutivo.

Puesto que la producción se vio limitada y los nuevos pedidos continuaron aumentando a un ritmo vertiginoso, inevitablemente los trabajos atrasados continuaron acumulándose en noviembre. Los pedidos pendientes de realización aumentaron por décimo mes consecutivo, aunque el ritmo de crecimiento fue el más lento desde agosto pasado. No obstante, las empresas volvieron a aumentar sus niveles de personal. La tasa de expansión fue sólida, extendiendo el actual período de crecimiento a nueve meses.
"Los consabidos problemas de suministro en la economía mundial continuaron frenando el crecimiento económico del sector manufacturero español en noviembre y las severas restricciones en la entrega de los insumos dejaron a las empresas con dificultades para incrementar la producción en línea con otro mes de fuerte aumento de los nuevos pedidos", comentan desde Markit.
Añaden que, "como era de esperar, la escasez de existencias y las dificultades del transporte continuaron impulsando la presión de los precios, registrándose un incremento récord de los costes de los insumos y, en consecuencia, de las tarifas cobradas, ya que las empresas no tuvieron más alternativa que proteger sus márgenes de beneficios lo mejor posible. Estas dificultades, que muestran pocos indicios de atenuación, están afectando la confianza, y las expectativas han disminuido ligeramente. No obstante, si se resuelven, las empresas prevén que el crecimiento de la demanda y de la cartera de pedidos mantendrán una evolución positiva en los próximos meses".

Compartir en:

Crónica económica te recomienda