LA CESTA DE LA COMPRA SIGUE DISPARADA

El IPC de septiembre se sitúa en el 8,9%, un punto y medio mas bajo

14 de octubre de 2022

La tasa anual del Índice de Precios de Consumo (IPC) general en el mes de septiembre es del 8,9%. Esta tasa es más de un punto y medio menor que la registrada el mes anterior.

Compartir en:

Los grupos que destacan por su influencia en el descenso de la tasa anual son:
• Vivienda, que disminuye su variación más de 10 puntos y medio, hasta el 14,2%, a causa de la bajada de la electricidad frente a la subida de septiembre de 2021.
• Transporte, con una tasa del 9,4%, más de dos puntos inferior a la del mes anterior. Esta evolución está causada por el descenso del precio de los carburantes y lubricantes, frente al aumento registrado en septiembre de 2021, y la bajada en los servicios de transporte.
Por su parte, el grupo con mayor influencia positiva es:
• Alimentos y bebidas no alcohólicas, que sitúa su tasa en el 14,4%, seis décimas superior a la del mes pasado, y la más alta desde el comienzo de la serie, en enero de 1994. Destacan en este comportamiento los incrementos de los precios de las legumbres y hortalizas, leche, quesos y huevos y carne, mayores este mes que en 2021.

Los grupos con mayor repercusión mensual negativa en la tasa mensual del IPC son:
• Vivienda, que presenta una variación del –5,2%, consecuencia de la bajada de precios de la electricidad. La repercusión de este grupo en el IPC general es –0,779.
• Transporte, con una tasa del –1,4%, que repercute –0,193, y está causada, principalmente, por el descenso de los precios de los carburantes y lubricantes y el transporte
combinado de pasajeros.
• Ocio y cultura, con una tasa del –1,4% y una repercusión de –0,086, debidas al descenso de los precios de los paquetes turísticos.Por su parte, entre los grupos con repercusión mensual positiva destacan:
• Vestido y calzado, con una variación mensual del 3,6%, que recoge el comportamiento de los precios al comienzo de la temporada de otoño-invierno. Este grupo repercute 0,180 en
el IPC general.
• Alimentos y bebidas no alcohólicas, que presenta una variación del 0,5% y una repercusión del 0,111. Entre los aumentos destacan los de las legumbres y hortalizas, la leche,
queso y huevos y la carne.
En este grupo cabe reseñar, aunque en sentido contrario, la bajada de los precios de las frutas.

Resultados por comunidades autónomas.

La tasa anual del IPC disminuye en septiembre respecto a agosto en todas las comunidades autónomas.
Los mayores descensos se producen en Extremadura, Castilla-La Mancha y Comunitat Valenciana, con bajadas de 2,1, 2,0 y 1,9 puntos, respectivamente. Por su parte, los menores se producen en Comunidad Foral de Navarra y en Canarias, de 1,2
y 1,3 puntos, respectivamente.

 

La tasa de variación anual de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) disminuye dos décimas, hasta el 6,2%, situando su diferencia con la del IPC general en más de dos puntos y medio.

 

Previsiones FUNCAS hasta diciembre 2023

Los precios al consumo registraron en septiembre un descenso del 0,7%, lo que ha reducido la tasa general de inflación interanual en 1,6 puntos porcentuales hasta el 8,9%. La tasa armonizada descendió 1,5 puntos porcentuales hasta el 9%, lo que supone un punto porcentual menos que la media de la eurozona. La inflación subyacente también descendió en dos décimas porcentuales hasta el 6,2%, y el núcleo inflacionista, que excluye todos los alimentos y los productos energéticos, se situó en el 4,4%.

Los resultados han sido inferiores a lo esperado en todos los componentes, destacando especialmente la desviación en los productos energéticos.
Dentro de la inflación subyacente, la correspondiente a los servicios descendió hasta el 3,8%, como consecuencia de bajadas de precio en paquetes turísticos y transporte de pasajeros que más que compensaron los incrementos de los precios en restaurantes, servicios de comida y alojamientos. En los bienes industriales no energéticos, la tasa de inflación también se redujo, hasta el 5,3%, debido sobre todo a que los crecimientos de los precios en prendas y calzado han sido menores en septiembre que el mismo mes del año pasado. En sentido contrario, la tasa de inflación de los alimentos elaborados ascendió hasta el 12,8%, destacando el incremento de los productos de panadería, los lácteos (queso y yogur), legumbres y hortalizas procesadas, zumos y aceite de oliva.

En cuanto a los componentes más volátiles, la tasa de inflación de los alimentos no elaborados se ha elevado hasta el 13,8%, arrastrada por las legumbres y hortalizas, la carne de porcino y el pescado, que contrarrestaron la bajada de la carne de vacuno. En sentido contrario, la inflación energética se redujo, hasta el 22,4%, gracias a la bajada del precio de la electricidad y de los combustibles y carburantes.

En suma, la inflación se modera para la mayoría de los componentes, con la excepción de los alimentos tanto elaborados como no elaborados. El número de subclases con una tasa de inflación superior al 6% en septiembre fue de 102 (de un total de 197 subclases), similar número que en julio y agosto (102), frente a 11 en septiembre del año pasado, y 31 al inicio de este año.
El precio del petróleo descendió en septiembre por debajo de los 90 dólares y ahora se ha elevado hasta en torno a los 95$. En escenario central de previsiones se parte de la hipótesis de una cotización del barril de Brent en torno a 90$ a partir de noviembre. El precio de la electricidad, por su parte, se elevaría un 20% hasta final de año, y después se mantendría en ese nivel.

 

Esta hipótesis, junto con los resultados inferiores a lo previsto en la mayoría de los componentes del índice, llevan a revisar a la baja la tasa media esperada para 2022 hasta el 9%, frente al 9,1% anterior. Ahora se espera una tasa interanual en diciembre del 8,4% (8,6% anterior). Para 2023 la tasa media anual prevista es 4,8%, sin cambios con respecto a las previsiones anteriores, aunque la subyacente se ha reducido hasta el 4%.
Para el escenario tensionado se supone un encarecimiento de un 40% con respecto al nivel actual en el precio de la electricidad. Las tasas medias anuales para 2022 y 2023 serían de 9,2% y 5,9%, respectivamente. Finalmente, en un escenario en el que el precio de la electricidad se mantiene estable, las tasas respectivas serían 8,7% y 3,7%.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda