La AIE recorta previsiones

13 de abril de 2022

La Agencia Internacional de la Energía ha recortado sus previsiones de demanda mundial de petróleo para este año. Sin embargo, cree que no habrá graves problemas de escasez a nivel mundial, aunque reconoce que existe incertidumbre sobre el petróleo ruso.

Compartir en:

En concreto, ha rebajado su estimación de crecimiento del consumo en 260.000 barriles diarios. De esta manera, la AIE estima que la demanda mundial de crudo aumentará en 2022 hasta un promedio de 99,4 millones de barriles al día. La cifra representa 1,9 millones más que en 2021, pero 260.000 menos que lo que habían previsto hace un mes.
Esto "debería impedir que se produzca un fuerte déficit" de suministro, explica la AIE, a la vez que señalan que "los volúmenes récord proporcionarán un alivio bienvenido a un mercado petrolero ya ajustado que se enfrenta a una mayor incertidumbre en medio de la multitud de repercusiones derivadas de las sanciones y embargos contra Rusia por parte de la comunidad internacional y los boicots de los consumidores".
Las medidas de confinamiento a gran escala en China para contener los contagios de Covid-19 ha sido gran parte de las causantes de esta decisión. Este país absorbió 730.000 barriles diarios menos de lo anticipado en marzo, cifra que será 925.000 en abril y 690.000 barriles en mayo.

Por su parte, la OPEP avisaba este lunes que las sanciones contra el crudo ruso podrían provocar una de las peores crisis en la historia del suministro del petróleo. "Podríamos ver potencialmente la pérdida de más de siete millones de barriles por día de petróleo ruso y otras exportaciones de destilados, como resultado de las sanciones actuales y futuras u otras acciones voluntarias", ha señalado el secretario general de la OPEP, Mohamed Barkindo, quien ha señalado que "teniendo en cuenta las perspectivas actuales de la demanda, sería casi imposible sustituir una pérdida de volúmenes de esta magnitud".

Compartir en:

Crónica económica te recomienda