El precio de la luz cambia su tendencia y se dispara un 77%,

25 de septiembre de 2022

El precio promedio de la luz para los clientes de tarifa regulada vinculados al mercado mayorista abandona la racha bajista y subirá este lunes un 77,7% con respecto a este domingo, cuando se situó por debajo de la barrera de los 100 euros el megavatio hora (MWh) por primera vez desde el pasado mes de abril.

Compartir en:

En concreto, el precio se situará este lunes en 160,57 euros por MWh, según los datos provisionales del Operador del Mercado Ibérico de Energía (OMIE). Este precio es el resultado de sumar el promedio de la subasta en el mercado mayorista a la compensación que pagará la demanda a las centrales de ciclo combinado por la aplicación de la 'excepción ibérica' para topar el precio del gas para la generación de electricidad. En la subasta, el precio medio de la luz en el mercado mayorista -el denominado 'pool'- se sitúa este lunes en 119,77 euros por MWh. El precio máximo se registrará entre las 20:00 y las 21:00 horas, con 218,60 euros por MWh, mientras que el mínimo para la jornada, de 75,64 euros por MWh, se dará entre las 02.00 horas y las 03:00 horas.

A este precio del 'pool' se suma la compensación de 40,80 euros por MWh a las gasistas que tiene que ser abonada por los consumidores beneficiarios de la medida, los consumidores de la tarifa regulada (PVPC) o los que, a pesar de estar en el mercado libre, tienen una tarifa indexada.

La tarifa regulada de la luz cae un 1,9% en septiembre

El recibo de la electricidad de un hogar medio acogido al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC, la tarifa regulada) alcanza los 83,91 euros en lo que va del mes de septiembre, lo que supone un descenso del 1,9% con respecto al mismo periodo de agosto, cuando ascendió a 85,54 euros.


Así lo refleja el simulador de la factura de la electricidad de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que revela que con respecto al año pasado, la factura se ha disparado un 37,6%, puesto que el recibo se elevó a 61 euros en idéntico periodo de 2021. Esta leve caída, que podría acabar con la tendencia al alza experimentada desde junio cuando Rusia limitó el suministro a través del gaseoducto North Stream, llega después de que agosto cerrara con la segunda factura más alta de la historia, solo superada por la de marzo de este año, pese a contar con el tope al gas y la rebaja del tipo del IVA del 11% al 5%. Se explica por la evolución en estos últimos días de septiembre, ya que durante la primera quincena del mes subió en torno a un 2,5%.

Dicha evolución del precio de la luz se corresponde con la factura de un consumidor medio con una potencia contratada de 4 kW y una demanda anual de 3.240 kilovatios hora (kWh). En junio de 2021 entró en vigor el nuevo sistema de formación de los peajes y los costes regulados del recibo, con los tres tramos horarios de facturación. Para hacer la simulación del precio, se ha calculado un consumo del 30% en hora punta, del 25% en hora llana y del 45% restante en hora valle.
Estas oscilaciones en el precio de la electricidad se producen básicamente por las variaciones en el coste de producción, que se incrementa cuando hay poca aportación de fuentes de generación renovable como el agua y el viento y mucha de fuentes fósiles más caras, especialmente el gas o el carbón. También se ve afectado por otros factores como el precio del petróleo y los derechos de emisión de CO2.

UP pide a Ribera un plan de ayudas para impulsar las cooperativas energéticas

Unidas Podemos ha reclamado a la vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, el reconocimiento normativo de las cooperativas energéticas sin ánimo de lucro, facilidades para su constitución y medidas de apoyo como planes específicos de ayuda o incentivos fiscales.

Todo ello en una proposición no de ley registrada en el Congreso en la que plantean la trasposición europea que regula esta figura, así como varias modificaciones legales que faciliten su desarrollo. Es el caso de la Ley de Cooperativas, donde piden reconocer este tipo de cooperativas entre las clases reconocidas o la Ley de régimen fiscal de las cooperativas, para considerarlas especialmente protegidas. Asimismo, plantean priorizarlas en planes estatales de producción, distribución y consumo energético con una dotación presupuestaria específica para ayudas y programas de apoyo, y la elaboración desde el Ministerio para la Transición Ecológica de un plan de apoyo, en colaboración con las comunidades autónomas.

Las cooperativas energéticas, explica Unidas Podemos en su iniciativa, se organizan en torno a entidades, públicas o privadas, de un entorno cercano para facilitar servicios energéticos -producción, distribución, consumo- a partir de fuentes renovables a sus miembros o a una comunidad local. Además de facilitar un "acceso justo y asequible" a energía por parte de una comunidad, esgrimen que también supone una oportunidad de inversión y de generación de ingresos para una economía local y aboga por el empoderamiento y la participación ciudadana, con una toma de decisiones democrática en la producción, distribución y consumo de energía.
Uno de los ejemplos más representativos de las cooperativas energéticas de la esfera nacional está en el municipio alicantino de Crevillente. A través de un proyecto piloto, la cooperativa local produce, distribuye y comercializa la energía en el pueblo con el objetivo de ser independientes desde el punto de vista energético e "intentar depender lo mínimo del mercado" y, consecuentemente, traducir el modelo "en ahorros en la factura de la luz o bien en obra social para el municipio". La iniciativa dió sus primeros pasado en 2020 en la pedanía de Crevillente de El Realengo y sus 300 habitantes lo notaron pronto en su factura, que se vió reducida en hasta un 30%. En el momento actual se estima que alrededor de unas 1.200 familias se están beneficiando de un importante ahorro en la factura al pertenecer a esta comunidad energética, de las 30 que existen en España en estos momentos, “además de contribuir a la transición energética al consumir energía renovable".

Además de las instalaciones fotovoltaicas colectivas que se distribuyen a lo largo de los espacios públicos del municipio (en la cubierta de un parque, del campo de fútbol, del ayuntamiento, del centro de mayores... o el huerto solar a 5 kilómetros del centro de la localidad), la cooperativa ofrece la posibilidad a ciudadanos particulares de financiar la instalación de los paneles en sus casas. La comunidad energética lo instala y el particulpar lo va amortizando con una parte del ahorro en la factura de la luz que consigue al entrar en la comunidad energética, de tal modo que en tres o cuatro años el consumidor ha amortizado su huerto solar instalado en el tejado de su casa.

El proyecto persigue alcanzar para el año 2030 una potencia total en servicio de 5.000 kW, de los que aproximadamente 1.600 kW se desarrollarán sobre cubiertas de edificios o espacios municipales, situadas en el entorno urbano, y el resto en plantas solares de pequeño tamaño (1 a 5 MW) ubicadas en el entorno periurbano del propio municipio. Así, Enercoop hoy en día produce, distribuye (dispone de más de 400 kilómetros de líneas de media -115 kilómetros- y baja tensión, 293) y comercializa electricidad, además de conformar un grupo de compras cooperativo con otras compañías comercializadoras.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda