BAJA DEL 117% DEL PIB POR PRIMERA VEZ DESDE 2020

La deuda pública en 1,475 billones

17 de agosto de 2022

La mejora de la economía está permitiendo cierto alivio en la ratio de deuda sobre el PIB pese a que este indicador volvió a aumentar entre abril y junio. Así, la deuda del conjunto de las administraciones públicas alcanzó en junio los 1,475 billones de euros, nuevo máximo histórico, tras crecer un 1,3% en tasa mensual, según los datos publicados este miércoles por el Banco de España.

Compartir en:

Utilizando el PIB nominal de los últimos cuatro trimestres, la ratio de deuda sobre el PIB se situó en el 116,8% en el segundo trimestre de 2022, según ha informado el BdE.
En el último año, la deuda pública ha crecido un 3,6%, con 50.677 millones de euros más, como consecuencia de los menores ingresos y los mayores gastos derivados de la crisis de la pandemia y más recientemente por la guerra en Ucrania.
Economía ha destacado, en un comunicado, que la ratio de deuda sobre el PIB siguió reduciéndose en el segundo trimestre y ha bajado del 117% "por primera vez desde septiembre del año 2020", situándose en el 116,8% del PIB hasta junio.En este sentido, ha afirmado que la reducción de la ratio de deuda pública ha continuado en el segundo trimestre del año gracias a la aceleración del crecimiento económico, teniendo en cuenta además lo avanzado que está ya el programa de financiación del Tesoro del Reino de España del ejercicio 2022.

Hasta la fecha, ha recordado, se ha ejecutado el 69,2% del total del programa de emisiones para este año y el 71,7% de las emisiones a medio y largo plazo. Asimismo, ha resaltado que en términos interanuales se observa una "clara desaceleración" en el incremento de la deuda desde los máximos alcanzados durante la pandemia. Para el Ministerio, la tendencia de los últimos trimestres es compatible con la previsión de una ratio de deuda pública del 115,2% del PIB realizada en el Programa de Estabilidad el pasado mes de abril.

Subida mensual

El alza mensual de la deuda en junio se debe principalmente al incremento del endeudamiento del Estado y, en menor medida, al de las comunidades autónomas, mientras que los ayuntamientos reducen ligeramente su deuda. De su lado, la deuda de Seguridad Social se ha mantenido más o menos estable en el sexto mes del año.En concreto, en junio la deuda del Estado se situó en 1,294 billones de euros, también récord histórico, lo que supone un incremento del 1,44% y 18.433 millones de euros más en solo un mes, mientras que en los últimos doce meses se ha incrementado en un 4,8%.

La deuda de la Seguridad Social, en máximos

Por su parte, en el sexto mes del año las comunidades autónomas han elevado su deuda frente al mes de mayo, hasta los 316.647 millones de euros, unos 2.972 millones de euros más, y en tasa interanual experimenta un repunte del 1,5%. De su lado, el endeudamiento de la Seguridad Social se ha mantenido estable en junio, con 99.185 millones de euros, solo dos millones más que en mayo, pero en los últimos 12 meses ha repuntado un 8%, con lo que se mantiene en máximos.

El Banco de España explica que el incremento del endeudamiento de la Seguridad Social en el último año se debe a los préstamos concedidos por el Estado a la Tesorería General del organismo para financiar su desequilibrio presupuestario, acentuado como consecuencia de la crisis del Covid-19 y la guerra de Ucrania. Por último, los ayuntamientos, han registrado una deuda en junio de 22.848 millones de euros, un 0,53% menos que el mes anterior, mientras que en el último año ha repuntado un 0,8%.

FEDEA hay "exceso" de protección estatal hacia las CCAA

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada advierte en un informe sobre financiación autonómica de que el Gobierno central, al igual que sucedió en la crisis de 2009, "ha optado por proteger en exceso" a las comunidades autónomas de los efectos de la crisis derivada del Covid, "trasladando la inevitable caída de ingresos a años posteriores y reduciendo así los incentivos para iniciar los necesarios ajustes".

El volumen total de financiación definitiva que recibieron las comunidades autónomas de régimen común, medida a competencias homogéneas e igual esfuerzo fiscal, experimentó en 2020 una caída de 11.200 millones de euros (-9%) con respecto a 2019 por el descenso de los ingresos tributarios autonómicos y estatales como resultado de la crisis sanitaria, según el análisis de Fedea realizado por su director, Ángel de la Fuente. No obstante, el organismo señala que este retroceso fue "más que compensado" por una inyección de recursos extraordinarios a cargo del Estado por valor de 19.600 millones de euros, de los que 4.400 millones proceden de la condonación este año de los saldos negativos de la liquidación del Sistema de Financiación Autonómica (SFA) correspondiente a 2020.

Aunque no existen datos de financiación definitiva para años más recientes, Fedea apunta que los recursos sujetos a liquidación proporcionados por el SFA "giraron a la baja tras el pico alcanzado en 2020 gracias a un cálculo deliberadamente optimista de las entregas a cuenta", con caídas del 1,8% en 2021 y del 0,9% en 2022. Si se tienen en cuenta los recursos extraordinarios que el Estado ha transferido a las comunidades autónomas en los últimos años, la caída es mucho mayor. Así, incluyendo estas partidas, los ingresos autonómicos procedentes del Estado, calculados con criterio de caja, se redujeron un 3,5% en 2021 y un 5,7% en 2022, respectivamente.

Cantabria, la que más fondos recibe

De acuerdo con este estudio, las variaciones registradas en 2020 en las posiciones relativas de las distintas comunidades autónomas en términos de financiación efectiva por habitante ajustado a competencias homogéneas han sido generalmente "poco significativas" y en ellas ha jugado un papel importante "el habitual baile en las comunidades receptoras del segundo tramo del Fondo de Cooperación".
Así, Fedea destaca el retroceso de Andalucía, que perdió 1,8 puntos de financiación efectiva con respecto a 2019, y los avances de Asturias, que ganó 2,9 puntos, y de Castilla y León y Galicia, que avanzaron 1,9 y 1,8 puntos, respectivamente. Llama también la atención el caso de Baleares que, pese a la fuerte caída de sus ingresos tributarios (en torno a nueve puntos menos), pierde sólo medio punto de financiación total gracias al efecto compensador de otros elementos del SFA, especialmente la transferencia de garantía.
Por otra parte, la Comunidad Valenciana y Murcia intercambiaron posiciones, de forma que Murcia se convirtió por primera vez en la comunidad peor financiada, seguida de la Comunidad Valenciana, Andalucía y Castilla-La Mancha. En el lado contrario, Cantabria fue la región mejor financiada, seguida de La Rioja, Extremadura, Baleares y Canarias. Si se tienen en cuenta las transferencias extraordinarias no ligadas a las necesidades específicas de gasto causadas por la pandemia, las variaciones en los índices de financiación por habitante ajustado con respecto a 2019 son "sensiblemente mayores". Estas partidas, apunta Fedea, "tienden a empeorar" la distribución de recursos por habitante ajustado entre comunidades, incrementando la dispersión de esta variable y "mejorando aún más a las mejor tratadas a expensas de las situadas en la cola inferior de la distribución". "No termina de entenderse la insistencia del Ministerio en repartir estos recursos con criterios que no sólo no ayudan a mejorar el reparto existente de la financiación regional, sino que incluso tienden a empeorarlo, aumentando aún más las importantes diferencias existentes entre las dos colas de la distribución", denuncia Fedea.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda