INCERTIDUMBRE

A más del 52% de los españoles les preocupa su nivel económico

14 de septiembre de 2022

Los gastos del inicio escolar, la subida desorbitada de precios y la inestabilidad económica actual son algunos de los motivos que preocupan a los españoles en este nuevo curso, según una encuesta realizada por IO Investigación

Compartir en:

A estas preocupaciones se suma la incertidumbre del gasto del inicio escolar en plena inflación, que será mayor que en 2021, según los expertos. En septiembre las familias se preparan para la gran compra de inicio de curso, este año con precios más altos, que incluye libros de texto, ropa y material básico de papelería, entre otras cosas. Cabe destacar que la prensa y los artículos de papelería han sufrido una inflación del 6%, subida que muchas familias españolas no saben cómo afrontar. Algunas comunidades autónomas ya cuentan con planes de ayuda para que las familias puedan ahorrar el máximo posible este septiembre.

La Comunidad de Madrid, por ejemplo, cuenta con el Plan Accede, una iniciativa que facilita que los alumnos de primaria y secundaria puedan reutilizar libros de años anteriores, reduciendo la lista de los que han de adquirir nuevos. Castilla y León también facilita la entrada al nuevo curso con Releo Plus, que, siguiendo la misma línea, promueve el uso gratuito de libros de texto en las aulas.
A la incertidumbre económica se ha sumado este año la polémica sobre el adelanto del inicio del curso escolar, que en comunidades autónomas como Cataluña se ha anticipado una semana para los grupos de infantil y primaria. Este adelanto se ha aprobado con la intención de responder a una demanda histórica: facilitar la conciliación familiar. De todas formas, los españoles consideran que una semana es insuficiente. Más del 61% de los encuestados por IO Investigación coinciden en que las vacaciones escolares y laborales siguen sin estar bien conciliadas.

Según datos del mismo estudio, esta situación es percibida como injusta porque no todo el mundo tiene el poder adquisitivo para contratar a alguien que cuide de los menores mientras ellos trabajan, o directamente no es posible hacer coincidir las vacaciones, ya que no todos pueden tomarse su descanso durante el verano. Además, más del 62% considera que los días que tiene de vacaciones al año no son suficientes. Actualmente los trabajadores españoles tienen derecho a 30 días de vacaciones naturales o 22 días laborales por ley, en función de la empresa y contrato que tengan.

El teletrabajo y la jornada intensiva, posibilidades para muy pocos

Pese a que al inicio de la pandemia parecía que el teletrabajo había llegado para quedarse, se demuestra que las empresas están apostando por las jornadas laborales en la oficina y cada vez ofrecen menos ventajas respecto a las jornadas intensivas, incluso en verano. La encuesta, lanzada a más de 1.000 personas residentes en España, también ha analizado cuántos gozan de teletrabajo y jornadas flexibles y qué opinan sobre estas ventajas. Casi el 60% de la población no cuenta con jornada intensiva durante los meses de más calor, siendo el 83% los que consideran que es un valor añadido a la hora de elegir la empresa donde trabajar. Respecto al teletrabajo, únicamente el 16% se ha conectado online desde donde ha pasado las vacaciones, pese a que el 68% también lo considera un valor añadido para aplicar a una oferta laboral.
Expertos de la Organización de Consumidores y Usuarios aseguran que el teletrabajo puede significar un ahorro energético y económico importante, objetivo que la mayoría de los gobiernos europeos comparten dada la situación de inestabilidad energética, política y económica. Más concretamente, los desplazamientos en vehículos de gasolina a oficinas cercanas pueden significar un coste mensual de 92€, mientras que a lugares de trabajo más alejados puede ascender a 264€.

De cara a los primeros días después de vacaciones, muchos creen que necesitan 2 días para adaptarse y recuperar el ritmo prevacacional, y confiesan tener ciertas dificultades para organizarse. En la misma línea, más del 77% opinan que tener una jornada laboral flexible a la vuelta de vacaciones les ayudaría a sobrellevarla. Algunos aseguran que esta permisividad les ayudaría a acostumbrarse a la rutina o poder ir a recoger a los más pequeños en sus primeros días de colegio.

Cada vez hay menos teletrabajadores

Este viernes 16 de septiembre se celebra el Día Internacional del Teletrabajo ocasión para monitorizar el estado actual del desempeño profesional en remoto en España: 1 de cada 5 personas (en concreto, un 21% de la población activa) teletrabaja, según una encuesta elaborada por el portal de empleo InfoJobs.

Es el dato más bajo de toda la serie histórica realizada desde febrero de 2021, cuando casi un tercio de los trabajadores (el 31%) lo realizaba en España. Según la última encuesta realizada por la plataforma sobre una muestra de casi 5.000 personas representativa de la población activa, actualmente solo el 7% tienen un trabajo 100% remoto que realizan desde casa. El resto tienen un régimen híbrido, siendo la opción de 3 o 4 días de trabajo desde el puesto en el centro de trabajo y el resto desde casa el modelo más común (6%).

Esta tendencia coincide también con la que viene registrando la EPA: entre el segundo trimestre de 2020 y el segundo de 2022, el número de ocupados que teletrabajaban, aunque fuera una parte de la jornada, se redujo en un 23%, pasando de los 3,5 millones de trabajadores en el segundo trimestre de 2020 a los 2,7 millones en el mismo periodo de 2022. Cuando se les pregunta a los encuestados por las ventajas del teletrabajo o del trabajo presencial, los partidarios del primer modelo señalan como principales beneficios una mayor conciliación personal (77%) y una reducción considerable del absentismo (48%). Entre los presenciales, destacan el aumento de la productividad en reuniones (65%) y en el trabajo en general (56%).
En cuanto a los aspectos negativos asociados a cada modelo laboral, el teletrabajo destaca por que supone un esfuerzo en ciberseguridad (70%) y por la dificultad de desconectar (60%). Con respecto al trabajo presencial, la facilidad de un accidente laboral (82%) y el coste extra para la empresa (42%) son los principales inconvenientes.

Más allá de la primera residencia

La gran ventaja del teletrabajo es la movilidad. Así, lo mismo se puede trabajar desde la propia casa que hacerlo desde una segunda residencia, pasar temporadas en entornos rurales o incluso teletrabajar junto con otros compañeros que sean vecinos. Quienes trabajan completamente en remoto así lo han entendido: si en 2021 el 71% de ellos siempre trabajaba en su residencia habitual, este año la cifra se reduce al 64%. El otro 36% trabaja desde más de un lugar.

Entre estos teletrabajadores que se han desplazado destacan quienes vuelven con su familia a su ciudad o pueblo natal (15%), seguidos de los que han trabajado en casas de otras personas (13%) y de quienes viajan y teletrabajan (12%).
Por otra parte, más de la mitad de los teletrabajadores declara haber tenido que realizar modificaciones en el domicilio debido al puesto en remoto. El 35% ha tenido que acondicionar alguna estancia de la casa para teletrabajar y el 32% ha realizado compras necesarias como cascos, micrófono, silla, etc. Solo el 5% ha tenido que realizar reformas de gran calado en la vivienda y el 3% ha cambiado de vivienda para poder teletrabajar más cómodamente.

La opinión de las empresas

El 66% de las empresas declaran que tienen instaurado el teletrabajo, de las cuales el 60% confirma su intención de mantenerlo. De estas, el 46% lo hará con una jornada híbrida y el 14% con una modalidad 100% en remoto. El 24% no lo tiene aún claro y el 17% dejará de ofrecer el teletrabajo como modelo laboral.
No hay diferencias grandes entre el tamaño de empresas o el tipo de sector. Si bien es cierto que las empresas grandes y aquellas vinculadas con los sectores cuaternario y quinario declaran mayor proporción de opciones de teletrabajo.

Una oferta cada vez más amplia

Pero una cosa es la población activa en su conjunto y otra la captación de personal para nuevos puestos mediante la publicación de vacantes en portales de empleo como InfoJobs: en esta plataforma no ha dejado de aumentar en los últimos cinco años el protagonismo de las ofertas que incluyen alguna posibilidad de teletrabajo: se ha pasado de las 15.711 vacantes de este tipo registradas en 2018 a las 556.088 vacantes con las que cerró 2021.
Y esta tendencia no se ha ralentizado en 2022 y ya el primer cuatrimestre de este año ha registrado un volumen de vacantes bajo la fórmula de teletrabajo mayor que 2018 y 2019 juntos.
Los datos de 2022 hasta agosto incluido, muestran que la tendencia sigue subiendo y ya se encuentra solo un 7% por debajo de las cifras de 2021 faltando aún cuatro meses para que termine el año. La tendencia de crecimiento pronostica que este año marcará un récord en ofertas con trabajo en remoto y superará los datos de 2021, mostrando así una tendencia estable y al alza.

Sectores con más demanda de teletrabajo

En lo que llevamos de año, los tres sectores en los que se han ofertado más puestos con opción de teletrabajo son Comercial y ventas (285.394 vacantes), Informática y telecomunicaciones (95.791) y Atención al cliente (35.947). Estas tres áreas han vivido una fuerte digitalización en los últimos años. Aunque IT tradicionalmente ha sido el sector del teletrabajo por antonomasia, las áreas comerciales y de servicio al público a través de medios online han crecido en los últimos años, ofertando cada vez más puestos en remoto y no siendo necesaria la asistencia a un lugar físico de trabajo.
Por su parte, los sectores con menos ofertas son Diseño y artes gráficas (843 vacantes con opción en remoto), sector farmacéutico (955) y Profesiones, artes y oficios (1.058). Sectores con pocas vacantes en general y en los que, además, la digitalización no es posible por la naturaleza del empleo.

Es interesante, por otra parte, estudiar el peso que el teletrabajo tiene en las nuevas ofertas que se lanzan por sectores. Así, en 2021 (último ejercicio completo), el sector IT fue el que mayor proporción de vacantes en remoto tuvo, representando el 61% de todos los puestos ofertados en InfoJobs en ese sector durante ese año. Le siguen Comercial y ventas (37%) y Marketing y comunicación (33%).
En cambio, los sectores en los que el teletrabajo es prácticamente inexistente son Profesiones, artes y oficios (1%); Compras, logística y almacén (1%); Sanidad y salud (2%), y Turismo y restauración (2%).

El teletrabajo se consolida en torno a las grandes ciudades

Si analizamos por provincias, el volumen total de ofertas de teletrabajo no se distribuye homogéneamente. Si estudiamos los tres últimos años, observamos que las seis provincias donde la presencia del teletrabajo es más fuerte son Madrid, Barcelona, Valencia, Málaga, Sevilla y Alicante. En todas ellas se han disparado las ofertas con puestos en remoto desde que irrumpió la pandemia, pero con algunas diferencias entre sí.
Analizando en detalle, observamos que hay varias tendencias presentes. Por un lado, la fuerza tractora de Madrid y Barcelona. Las dos metrópolis de España contaron el primer año de pandemia con un gran volumen de ofertas de teletrabajo, tendencia que no ha dejado de aumentar.

Por otro lado, se observa el crecimiento experimentado en Valencia y Sevilla, que en 2020 cerraron con unas 10.000 vacantes. En último lugar, destacan las provincias de Málaga y Alicante, cuyo crecimiento ya ha igualado a las dos anteriores localizaciones.
De hecho, en estas dos últimas provincias (Málaga y Alicante) entre enero y agosto de 2022 ya se ha superado la cifra de vacantes de teletrabajo registrada en todo el año 2021. El crecimiento del desempeño remoto en ellas parece incluso más sólido (en términos relativos) que el de las grandes áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona.
Es previsible que estas seis provincias ocupen un lugar destacado en el desarrollo del teletrabajo en España, ya que son destinos que aúnan grandes ventajas para el desarrollo de la ocupación a distancia: grandes urbes con un fuerte dinamismo económico y muchas de ellas emplazadas en la costa o en zonas con un clima atractivo.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda