España segundo mayor productor de vino del mundo

29 de marzo de 2022

Pese a una cosecha mediocre, lastrada por las condiciones climáticas, España será este año el segundo mayor productor de vino del mundo. 35 millones de hectolitros. Por delante solo queda Italia, ya que, de forma excepcional, supera a Francia.

Compartir en:

Es la tercera vez en este siglo que España logra esta posición a nivel mundial, tras 2003 y 2013. En esta ocasión, la explicación está en la desastrosa situación francesa, cuya producción ha caído un 27% a causa de las heladas, hasta un nivel no visto desde 1957, según la Organización Intenacional de la Viña y el Vino. En su informe de perspectivas para 2021, la institución calcula que este año se vivirá la segunda peor cosecha del siglo a nivel mundial. Supera por poco los niveles de 2017, otro año horrible para el sector, y se queda un 7% por debajo de la media de estos dos últimos decenios.
Y la razón principal de este bajón es por la situación climática en los tres principales productores vinícolas: Italia, España y Francia. Aunque la caída más acusada es en el país galo, las otras dos potencias también sufren un retroceso en su producción. Pero si hablamos del valor, no hay cambios: Francia se mantiene como líder indiscutible, pese a todo.

Clasificación mundial

Volviendo al volumen, y para comprender mejor la dicotomía que vive el mercado del vino, Estados Unidos se ha reforzado como la cuarta potencia mundial, con un 6% más de producción. A continuación en el ranking se sitúan Australia y Chile, que han registrado sendos incrementos del 30% en la producción, lo que les ha permitido superar al otro gran actor sudamericano, Argentina.

Los países del hemisferio sur, en conjunto, van a alcanzar un nivel de producción récord, con casi un 20% más respecto al año anterior, gracias a la ausencia de incidentes climáticos, que ha impulsado las cosechas. Porque como recuerdan desde la Organización Intenacional de la Viña y el Vino, en un informe recogido por EFE, los incrementos de la cosecha no tienen nada que ver con un aumento de las superficies dedicadas a este cultivo.

China inició una reconstrucción en su sector del vino de la que no se intuyen ni la dirección ni el fin

¿Y qué pasa con China? ¿Qué pasa con esa potencia mundial en tantos y tantos sectores? Pues... no se sabe bien. Es el gran agujero negro en el mercado mundial del vino, después de que hace cinco años iniciara una reestructuración del sector, en el que nadie intuye ni cuál es su final ni qué dirección lleva.

Los expertos de la organización, de hecho, ni siquiera se atreven a presentar previsiones sobre la producción del gigante asiático. En 2020, por poner un ejemplo, su producción se cayó hasta la mitad de la registrada en 2016. Lo único que se atreven a adelantar los expertos es que es el único país en el que el consumo no se va a recuperar, tras el retroceso global registrado en 2020 por la pandemia. En este sentido, el consumo mundial subirá un 2% este año, aunque aún no logrará superar los niveles prepandémicos. El director general de la organización, el español Pau Roca, se muestra optimista, porque el sector da signos que se adapta a las condiciones, en especial las impuestas por la crisis de la covid.
Por ejemplo, mientras el vino representa el 14% de las ventas de bebidas alcohólicas, en el comercio online ese porcentaje se dispara hasta el 40%. El reto es el impacto que va a tener el cambio climático, las catástrofes naturales cada vez más regulares.

Pese a todo, no quiere decir que el calentamiento global vaya a desplazar geográficamente las regiones vinícolas, por ejemplo al norte de Europa. Porque el vino es una actividad muy vinculada al territorio. Lo que si tendrán que hacer los productores es jugar con los distintos elementos para potenciar los resultados, como pueden ser las variedades de viña o las prácticas de cultivo.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda