2023 EL PIB CAERA

2022: la OCDE deja en un 4,4% su previsión de crecimiento para España

26 de septiembre de 2022

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) mejoró este lunes al 4,4% su previsión de crecimiento para la economía española en 2022, tres décimas más que en su anterior previsión de junio, mientras que para 2023 empeoró su pronóstico y situó el crecimiento en el 1,5%, siete décimas menos.

Compartir en:

A su vez , ha empeorado también sus augurios sobre la inflación en España para este año, que aventura que acabará en el 9,1% de subida, un punto más que en su dibujo anterior de junio. Para 2023 también la ve peor que hace tres meses, y la vislumbra en un repunte del 5,0%, dos décimas más que en junio. La oganización que dirige Cormann ha mantenido en el 3% su anterior cálculo de subida del PIB mundial para este año y lo ha recortado seis décimas para 2023, hasta el 2,2%. La organización ha rebajado sus estimaciones de crecimiento para este año siete décimas a la economía de Alemania (+1,2%), dos décimas a Reino Unido (+3,4%) y una décima a Estados Unidos (+1,5%) y las ha elevado en la zona euro para Italia nueve décimas (+3,4%) y a Francia dos décimas (+2,6%).

Con todo, añade el organismo, existe una "incertidumbre significativa" respecto a las proyecciones. En caso de que haya escasez de combustibles, especialmente gas, el crecimiento en Europa para 2023 podría reducirse otros 1,25 puntos, provocando una recesión, mientras que el crecimiento global se reducirá en medio punto adicional. Los principales problemas radican en "la guerra en Ucrania y el aumento de los precios de la energía", circunstancias que "han llevado a reconsiderar los objetivos presupuestarios a corto plazo, a pesar de la mayor deuda acumulada durante la pandemia, el aumento de los rendimientos de los bonos y las presiones de gasto a más largo plazo". La organización asegura que casi todos los países han tomado nuevas medidas fiscales para proteger a los hogares y las empresas del aumento de los precios de la energía y los alimentos y varios países europeos, entre ellos España, han anunciado nuevas medidas de socorro a sus economías, pero el impacto sobre la deuda se presenta "incierto".

"El tope propuesto a nivel de la UE sobre los precios pagados a los productores de electricidad de bajo costo (energías renovables y nuclear) y un posible impuesto adicional sobre las ganancias extraordinarias de los productores de combustibles fósiles podría proporcionar algunos recursos adicionales para los países que actualmente no imponen tales gravámenes, pero no se incorpora en las proyecciones", agrega el informe.

Eso sí, el organismo ha pedido apoyos fiscales para amortiguar el impacto de los costes energéticos en hogares y empresas, aunque ha subrayado que deben ser temporales, centrados en los más vulnerables y preservar los incentivos para reducir el consumo. Además, cualquier otra acción fiscal dirigida a mantener los estándares de vida debe tener en cuenta la elevada inflación y evitar ayudas permanentes.

Las previsiones de la OCDE, según explican fuentes del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital confirman "el fuerte crecimiento de la economía española". El departamento que dirige Nadia Calviño subraya que con la revisión al alza para este año, España "superará la media de crecimiento mundial, del G20 y de la zona euro". Respecto al avance proyectado para 2023, Economía pone de relieve que España "quintuplicará el crecimiento medio previsto para la zona euro. Respecto a la inflación, el Ministerio destaca que la escalada de los precios en España estará el próximo año 1,2 puntos por debajo de la media de la zona euro, mientras que la inflación subyacente -que no tiene en cuenta, por ejemplo, la energía- se alineará con la media de la zona euro en 2022. La OCDE puntualiza en su informe de hoy respecto al conjunto de los países que en las proyecciones macroeconómicas no ha incorporado el impacto del tope a la remuneración de las energías renovables y nuclear y tampoco el impuesto sobre las energéticas.

 

HERNANDEZ DE COS: el mercado laboral apunta a la desaceleración

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha indicado este lunes que los últimos datos del mercado laboral apuntan a una desaceleración de la creación de empleo y los indicadores de confianza más recientes anticipan una "pérdida de dinamismo" de la actividad y del gasto de los agentes.


Hernández de Cos, que ha participado en un desayuno informativo organizado por Globalcaja y la Cámara de Comercio de Castilla-La Mancha, ha señalado que ya se empiezan a observar signos de "ralentización" en los principales indicadores de consumo e inversión. Por ello, el gobernador ha destacado que la información disponible apunta a una desaceleración de la economía española en los próximos meses, tras la recuperación experimentada hasta el verano, en un contexto de incertidumbre "muy elevada" y de escalada de la inflación, como consecuencia de la invasión de Ucrania.

Asimismo, ha reiterado que la convergencia de la economía española hacia los niveles previos a la pandemia está más retrasada que en el conjunto del área del euro y se mantiene "incompleta y heterogénea" por sectores. El gobernador ha adelantado también que el aumento en el precio de la energía anticipa "ajustes" en el gasto de las familias, de una manera heterogénea por nivel de renta del hogar.

Pacto de rentas

Para Hernández de Cos, el pacto de rentas resulta "crucial" para evitar una espiral inflacionista, que tendría efectos potencialmente "muy adversos" sobre la actividad y el empleo. A través de este pacto, ha indicado, empresas y trabajadores acordarían compartir la pérdida de renta para la economía nacional. Asimismo, ha añadido que un diseño adecuado del pacto tendría en cuenta el "impacto asimétrico" de las perturbaciones actualesentre trabajadores, empresas y sectores y debería ser de carácter plurianual.
El gobernador ha señalado que las tensiones inflacionistas se explican, principalmente, por factores de naturaleza global y afectan al conjunto de la zona del euro. Ello ha propiciado la reacción del BCE que, desde diciembre de 2021, ha comenzado con el proceso de normalización de la política monetaria.

Política monetaria

"El Consejo de Gobierno del BCE seguirá tomando medidas mientras la información disponible apunte a que la inflación podría mantenerse por encima del objetivo de medio plazo", ha subrayado.

Así, ha apuntado que el incremento de los tipos de interés de referencia del mercado se está transmitiendo gradualmente al coste del crédito bancario y, por tanto, los criterios de concesión de los préstamos bancarios se han endurecido durante el segundo trimestre del año.
Por último, ha apelado a la necesidad de adoptar políticas económicas que se centren en apoyar a los más vulnerables, aplicar reformas "decididas" por el lado de la oferta, un compromiso firme con la sostenibilidad fiscal y el refuerzo del proyecto europeo.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda