PMI SERVICIOS: su expansión favorece el ritmo de crecimiento

03 de junio de 2022

El fuerte crecimiento económico del sector servicios español se mantuvo en mayo, mientras la inflación da indicios de haber tocado techo, aunque las presiones de los altos precios siguen siendo considerables. La mejora de la situación de la pandemia respaldó una mayor demanda, según el índice PMI.

Compartir en:

Así se refleja en el Índice de Actividad Comercial ajustado estacionalmente, elaborado por S&P Global Market Intelligence, que disminuyó de 57,1 registrado en abril a 56,5 en mayo, pero sigue indicando un fuerte ritmo de crecimiento. El índice se ha situado por encima del nivel de ausencia de cambios de 50 por cuarto mes consecutivo.
La expansión de la economía del sector servicios en España se mantuvo en mayo, ya que tanto la actividad como los nuevos pedidos aumentaron por cuarto mes consecutivo. El empleo creció a la tasa más alta en casi un año a medida que aumentan los desafíos de la capacidad operativa; mientras tanto, la confianza sobre el futuro se mantuvo positiva ya que las empresas experimentaron una nueva mejora de la actividad en un mundo que va dejando atrás la pandemia.
No obstante, las presiones de los costes se mantuvieron elevadas y el traslado de estos costes más altos a los clientes siguió siendo notable.
Del mismo modo, los volúmenes de nuevos pedidos recibidos continuaron aumentando en mayo, y el crecimiento se mantuvo saludable, aunque también disminuyó desde abril. Las empresas de servicios informaron de una reactivación del mercado y de la actividad turística a medida que se disipan los desafíos relacionados con la pandemia y además comentaron que este repunte fue impulsado por clientes tanto nacionales como en el extranjero. Los nuevos pedidos recibidos de clientes del exterior aumentaron por primera vez en cinco meses y lo hicieron a un ritmo sólido.

El aumento de los nuevos pedidos puso a prueba la capacidad de las empresas para cumplir con los requisitos impuestos por la nueva demanda en mayo. Los trabajos atrasados aumentaron de nuevo notablemente, expandiéndose al mismo ritmo que la máxima de nueve meses registrada en abril. Hubo informes de que la escasez de oferta y los retrasos en la entrega de productos afectaron negativamente la capacidad de las empresas para satisfacer las ventas de manera oportuna.
Dicha presión en la capacidad ayudó a impulsar un aumento en los niveles de personal en mayo. A pesar de algunos informes de escasez de mano de obra, el crecimiento general del empleo alcanzó su nivel más alto desde junio de 2021.
No obstante, la contratación de personal adicional tuvo que costearse a través del pago de salarios más altos. Junto con el aumento de los precios de la energía, la electricidad y el combustible, además del aumento de las tarifas de los proveedores en general, los gastos medios operativos fueron de nuevo notablemente más altos que en el mes anterior. A pesar de ello, la tasa de inflación disminuyó marcadamente y se alejó más del récord del estudio registrado en marzo pasado.

No obstante, muchas empresas señalaron que no tuvieron más alternativa que repercutir el aumento de los costes a sus clientes a través de un alza de los precios cobrados. La inflación de las tarifas cobradas se mantuvo históricamente elevada pese a que cayó ligeramente frente al récord del estudio registrado en marzo pasado.
Por último, la inflación y los retrasos en la entrega de suministros siguieron siendo las principales amenazas para el sector a medida que avanzamos hacia mediados de año, y estos factores continúan afectando de alguna manera el sentimiento entre las empresas de servicios. No obstante, las tendencias positivas recientes en la actividad y los nuevos pedidos, impulsadas principalmente por una mejora de la situación de la pandemia, hizo que la confianza en general volviera a estar firmemente en territorio positivo en mayo.

Desde S&P Global Market Intelligence destacan que, "en mayo, se observó una continua expansión de la economía del sector servicios española, ya que cualquier inestabilidad del mercado relacionada con la guerra en Ucrania o la alta inflación fue más que compensada por la liberación de la demanda reprimida relacionada con la pandemia. De hecho, el incremento de las ventas fue generalizado, y se observó una bienvenida mejora en los negocios relacionados con el turismo durante el mes".
"Como indicio de que han tocado techo, las tasas de inflación tanto de los precios pagados como de los precios cobrados fueron más bajas en mayo. Pero las presiones de los precios siguen siendo causa de preocupación, y los efectos de segunda ronda se observarán de cerca, especialmente dados los informes de que los salarios son más altos y de que el fuerte crecimiento del empleo se está manteniendo", añaden.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda