Los españoles cambian menos de residencia debido a la falta de oferta inmobiliaria

29 de agosto de 2022

En los últimos años está aumentando el tiempo que los españoles mantienen sus casas antes de venderlas. Según los Registradores de la Propiedad, el periodo medio de posesión de las viviendas en España se situó a cierre de 2021 en 16,4 años. La cifra supone un aumento interanual de un 5% respecto al 2020, y supera en más de dos veces el promedio registrado tras el estallido de la burbuja inmobiliaria.

Compartir en:

De hecho, se trata del récord de la serie histórica. Desde que tocó suelo en 2009, con 7,3 años de media, el plazo ha ido creciendo de forma ininterrumpida, llegando a más que duplicarse en poco más de una década.

La red inmobiliaria donpiso justifica esta tendencia debido a la escasa producción de nuevas viviendas en España en los últimos años, que ha limitado las opciones de los compradores a la hora de cambiar de casa. La obra nueva, pese a que está mejorando en términos de volumen, continúa en unos niveles bajos. “En los años de la burbuja se vendían más de 300.000 viviendas nuevas, mientras que ahora estamos en una media de unas 70.000 unidades por ejercicio. Esto significa que no hay suficiente oferta y que hay menor rotación de viviendas, lo que también puede influir en este indicador”, asegura Bermúdez, subdirector general de donpiso.
En los últimos años, de hecho, apenas un 20% de las casas transaccionadas en España han sido nuevas, lo que significa que la mayor parte de las operaciones se han realizado en el mercado de segunda mano. Bermúdez también recuerda que la banca ha endurecido los requisitos a la hora de conceder préstamos para la compra de vivienda desde que estalló la burbuja inmobiliaria y la crisis económica y financiera, lo que impide que muchas familias busquen un nuevo hogar más adaptado a sus necesidades, sobre todo si se trata de un inmueble de nueva construcción, cuyo precio suele ser más elevado.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda