Sigue la emigración a la vendimia francesa

29 de agosto de 2022

La campaña de la vendimia francesa ha sido destino tradicional de miles de españoles, convirtiéndose así en el flujo migratorio agrario más voluminoso de España hacia otro país. CC OO, “estima que 14.500 españoles trabajarán en la uva francesa, siendo un 80% procedente de Andalucía, sobre todo de Granada, Córdoba y Jaén”.

Compartir en:

Se trata de una cifra muy similar a la campaña del año pasado, a pesar de los temores a que la sequía que también asola al país vecino merme la cantidad de uva recogida. El jornalero español está acostumbrado a vendimiar en Francia. Jiménez cuenta que “el temporero español está muy bien visto, la cuadrillas se completan con familiares españoles que, debido al gran número de temporadas que han viajado a Francia, conocen al encargado de la tierra que van a trabajar.”


Respecto a las condiciones laborales, “ganan un 30% más que en España, cobran 8,58 euros por hora netos durante los 20,25 días que dura la campaña con una jornada de 35 horas semanales y el alojamiento a cargo de la empresa”. Hay algunos jornaleros que “amplían su estancia hasta 20 días más para realizar tratamientos de sanación a la viña”, añade. El Gobierno de Francia proporciona subsidios familiares, según el nivel de ingresos, para aquellos trabajadores que tengan dos hijos o más menores de 20 años. Para optar a éste se debe trabajar mínimo 18 días al mes o 200 horas al trimestre.
Por su parte, en España, la vendimia produce una media de 42 millones de hectolitros entre mosto y vino. Vizcaíno, responsable sectorial del Vino de COAG, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos, explica que “ya en la campaña anterior, la climatología provocó que la recogida se quedara en 39 millones. Para este año, se espera una pérdida adicional del 2%.” Asimismo, relata que en variedades “como chardonnay o sauvignon ya estamos notando la merma”. Para el resto, como la uva tempranilla, cuenta que “se podrán salvar si hay un descenso en las temperaturas, sobre todo por la noche”.

Sobre los precios, Vizcaíno espera que con la situación similar que vive el resto de países con importante producción vinícola se reviertan los precios, pero “los especuladores nos hacen trabajar por debajo del coste de producción, esperamos que suba el precio aunque vamos a seguir teniendo pérdidas”, añade.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda