LOS DATOS SIGUEN SIENDO MALOS

Funcas el PIB 2022 crecerá un 4,5% y un 1,1% en 2023

16 de noviembre de 2022

El Panel de Funcas espera que la economía española crezca este año un 4,5%, tres décimas más de lo estimado en septiembre, cuando aún no estaba incorporada la revisión de las cifras de Contabilidad Nacional para el segundo trimestre. También en el tercer trimestre el PIB creció más de lo previsto, un 0,2%. Para el cuarto, la mayoría de panelistas prevé crecimiento negativo. Para 2023, el consenso ha rebajado la previsión de crecimiento del PIB desde el 1,9% hasta el 1,1%, con un crecimiento nulo en el primer trimestre e incrementos de en torno al 0,5%-0,7% en el resto.

Compartir en:

Este año la aportación del sector exterior será de 2,9 puntos (1,4 puntos más respecto al anterior Panel) y la de la demanda nacional de 1,6 puntos, 1,1 menos en relación con el consenso de septiembre. Todos los componentes de la demanda nacional han sufrido una intensa revisión a la baja. La desaceleración se prolongará durante 2023, año en el que el sector exterior tendrá una aportación negativa, de -0,2 puntos, mientras que la demanda nacional aportará 1,3 puntos, siete décimas menos respecto a lo estimado en septiembre.

• El consenso revisa al alza la tasa de inflación media anual en 2022 hasta el 8,7%, y la de 2023, al 4,1% • El Euribor superaría el 3% al final de 2023 y el rendimiento del bono a 10 años rozaría el 3,5% • Frente a las incertidumbres, el mercado laboral (0,9% de crecimiento del empleo en 2023) y el superávit externo (0,5% del PIB) son factores de resistencia

La inversión y el consumo de los hogares registrarán un crecimiento inferior al de 2022, mientras que el consumo público volverá a tasas positivas frente al retroceso de este año. La estimación para la inflación media anual en 2022 se revisa al alza en una décima hasta
el 8,7%, mientras que la subyacente se mantiene en el 5%. Para 2023, la previsión de la tasa general media sube tres décimas, hasta el 4,1%, y la de la subyacente dos décimas, hasta el 4%. Las tasas interanuales del índice general esperadas para diciembre de 2022 y de 2023 son del 7,1% y 2,8%, respectivamente.
Respecto al mercado laboral, los panelistas esperan un crecimiento del empleo del 3,5% en 2022, dos décimas más que en septiembre, porcentaje que se reduce en seis décimas hasta el 0,9% para 2023. La tasa de paro media anual bajará este año hasta el 13% –tres décimas menos respecto al anterior Panel– y se mantendrá en ese nivel en 2023.
El superávit externo se mantiene pese al encarecimiento de la factura energética. Los panelistas esperan un saldo positivo para este año del 0,6% del PIB y un 0,5% para 2023.El déficit público se mantendrá en cotas elevadas. En concreto, el saldo negativo de las
cuentas públicas sería del 4,8% el PIB este año y del 4,5% el próximo. En un contexto internacional de fuerte deterioro económico y de presiones inflacionistas, las decisiones de los bancos centrales siguen marcando la política monetaria, cuyo giro ya incorporan los mercados. Así, los panelistas han revisado fuertemente al alza sus previsiones de tipos de interés. La facilidad de depósitos del BCE se situaría en el 2,5% al final del periodo de previsión, el Euribor superaría el 3%, mientras que el rendimiento del bono a 10 años rozaría el 3,5%.

El CGE avisa de la caída del consumo por la inflación

Economistas y empresarios consideran que, aunque los precios deberían ir ajustándose, puede que algunos componentes del Índice de Precios al Consumo (IPC) no hayan tocado techo, por lo que piden medidas más contundentes y específicas por sectores.

Todos los expertos que han participado en la jornada organizada por el Consejo General de Economistas de España ‘¿Qué efectos está teniendo la crisis de precios sobre el sector empresarial español?’, coinciden en señalar que esta situación podría generar una desaceleración del consumo a corto plazo, que podría lastrar el crecimiento de la economía. Sobre el pacto de rentas, señalan que no basta con que las empresas reduzcan sus márgenes y que los trabajadores moderen sus salarios, sino que también habría que involucrar a todos aquellos agentes económicos que intervienen en las cadenas de oferta y demanda, como son los empleados públicos, pensionistas y todas las Administraciones públicas nacionales, autonómicas y municipales.
El presidente del Consejo General de Economistas de España, Pich, cree que «pese a las mejoras en el IPC, hay que ser prudentes», no solo porque la tasa de inflación subyacente siga siendo elevada, sino también porque ya se están viendo signos de desaceleración de la economía, «por lo que podría incrementarse el déficit, la deuda y la tasa de paro más de lo previsto».

El director financiero del Grupo DIA, Soto, también cree que la inflación no ha tocado techo todavía. Las causas que más afectan a su sector están relacionadas con el shock de oferta, fundamentalmente por el incremento del coste de la energía y de materias primas alimentarias. «Esta inflación de oferta lo que hará será reajustar precios y costes y estaremos en un nivel distinto de lo que estábamos antes, pero creo que estabilizará en unos meses», apunta. También avisa del efecto en el consumo: «En nuestro sector esto se empieza a notar cuando vemos que los clientes incrementan su frecuencia de visita, con una cesta de la compra más pequeña y mayor peso de la marca propia».
«Es cierto que se han subido pero menos de lo que los proveedores nos han subido a nosotros sus precios, lo que lleva a tensionar márgenes y a seguir buscando eficiencias en el resto de la cuenta de resultados».

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda